Festival Internacional de Poesía de Medellín

Miriam Montoya

Inéditos del libro La multitud

Tomo tu pulso con blandas yemas
Gong repetido
cuento milenios de gestación
la errancia de los continentes
gota repitiéndose
abriendo paso a la memoria
caudal de imágenes del animal que al erguirse
mirando al horizonte lanza la jabalina
y escucha el eco de su grito

Vienen en tu pálpito días de penuria
incesantes partos poblando el mundo
años puntuales de migraciones y olvidos
trote de recuas
ríos salidos de madre
la aprehensión de estampidas
el fuego y la clepsidra
raptos e incestos de lejanas teogonías
ascensos por escarpados riscos
hambre y sed bajo la canícula la pleamar anunciando noches de naufragios

Me llegan de tu sangre
roncos tambores
imperios construidos sobre el lomo esclavo
preludios de guerra y muerte
cascos herrados y crines relucientes
heraldos del dios de la venganza

*

Tus pulsaciones anuncian
yunques y martillos
engranajes y poleas
que no paran de multiplicarse
ráfagas de batallas
respiración de sobrevivientes
descuento retrospectivo del fin
el sonido
el silencio
multitudes amándose en el riesgo último
la mudanza de los cuerpos
buscando el acorde
el pasadizo al infinito.

*

Vengo de la noche

del rugido de fieras
acechantes
de la huida por mil puertas
de la oscuridad

Vengo del fuego
de los latidos del corazón

Vengo de los cánticos
del sueño

Del culto de los muertos

De los niños ocultos
entre los arbustos del crepúsculo

Vengo sola
agitando ramos
invocando rayos de luz

Vengo de la noche que al fin
arroja sus lenguas fosforescentes

Vengo sola
cruzando la línea del tiempo
con el aleteo vibrante
de mi hermano en el espacio.

*

La palabra de la noche se eleva
sobre paredes de árboles y ventanas
sobre el canto de los pájaros
sobre el bullicio de la muchedumbre

La palabra de la noche
se hunde tras los montes

Los labios de la noche
sellan con besos el cansancio
la muerte transitoria
el dolor palpitante en las sienes

La palabra de la noche
enmudece las ciudades
silencia los trenes
aquieta las cosas
En los labios de la noche
silban monzones
se empinan las olas
se escuchan voces mayores.

*

Tenemos la certeza
De llegar a Upah
Los silos estarán colmados
Las eras en retoño
Las aguas dulces represas
Una acequia mueve la noria
El molino tritura la semilla
Las flores de algodón
Son un rebaño presto a esquilar
En las curtimbres
Hierven tinturas
Con fuego
Alimentado de carbón
El montículo de piedra
Ha esperado para ser muralla
La gravilla para ser calzada
La montaña ya es cantera
Los hijos tienen padres
Un símbolo y una palabra
Lleva en la memoria
Quien se aleja
La procesión de siglos
Encontrará una tierra
Que asciende bajo sus pies.

*

Nubes que corren y nos repiten
Viento que empuja repitiéndonos
Agua que fluye y nos repite
Rumor de nuestras voces repetidas

Los abrazos llevados los besos
Un paso que nos pierde
Suspendidos en el tumulto

Siluetas y sombras repitiéndonos
Máscaras caídas nos repiten
Fotos congeladas plana repetición

El roto eslabón
Prensado milenios abajo
Bajo el asfalto

Los abrazos llevados los besos
Un paso que nos pierde
Suspendiéndonos en el tumulto

Hojas caducas
Que al árbol desnudan
Descendiendo seducidas
Por el sepulcro común.

Miriam Montoya (Bello, 1963). Vive y escribe en París, donde ha publicadolos libros Fugas y Desarraigos.

Gulliver: