English

Nicole Cage-Florentiny, Martinica

Por: Nicole Cage-Florentiny
Traductor: Nancy Morejón

Orígenes


Yo habito un atuendo de escamas
Verdes, como la tierra
Yo habito una tierra-sol
En los confines del amor
He bebido en tu fuerza viva
La miel de los frutos prohibidos
He caminado a tus costados
En un país nuestro...
Yo habitaré un atuendo de escamas, verdes
Como la esmeralda, verdes
Para encontrar mi origen,
Pachamama -la madre-
Yo iré al gran sol
El día del postrer aliento
Como los niños de Tata-Inti
Como los guerreros Sílex
Para morir con arma en mano
Como el último de los mohicanos
Como el primero de los negros marrones
Para morir con el amor en el puño
Como la hija de Tituba
Como la hermana de Soledad
Ellos habitarán un país libre
Al alba de una tierra reconciliada
Ellos habitarán un país libre
Los hijos del amor.

 

Canción del exilio


El desierto desgrana su mundo de arenas y silencios
sobre las rutas del exilio, la tierra parece más seca
¡Perdí mi Palestina!
¡Perdí mi Palestina!
Entre el caos de las armas
Perdí mi Palestina
En la noche de un reparto
Y Jerusalén llora todas las lágrimas de Hagar
¿Dónde se extraviaron los hilos de mi historia?
Sobre las rutas del exilio
La tierra parece más seca
Y las lágrimas de mis hermanas no encuentran su fuente
¡Yo perdí mi Palestina!
La tierra está muerta,
Muerta, en la memoria de los hombres
La tierra parece más seca
Sobre las rutas del exilio
Y sin embargo,
En las noches de los campamentos
Me llega el perfume de los olivares
En la noche de los campamentos escucho
Escucho bramar al río
El río fuente - de - las - fuentes
El río rojo de la sangre
Rojo de la sangre de Adonis
Rojo de la sangre de la esperanza
Rojo de la sangre de la vida...

 

Adiós


            a Vincent Placoly


El pájaro de verdes alas
Mira una última vez
La tierra que va a dejar
Sobre su dorso reposa el poeta
Que no despertará mas
Se va el poeta
El niño de las mágicas palabras
Sobre el dorso del pájaro
Sobre las alas del tiempo...
Una lágrima de esmeralda
Corrió del ojo del gran pájaro verde
Pero él debe irse
El cielo profundo lo llama
Sobre la tierra lloran los hombres
Las mujeres, los niños
“Quédate con nosotros Vincent
¿Por qué partir tan pronto?
¿Quién nos dará el furor de las palabras,
La ternura de las palabras?
¿Quién hará desfilar las palabras
Ante nuestros ojos incrédulos?
¿Quién las hará llover
En cabalgata de estrellas?”
La tierra se hace pequeña, pequeña
Y tierna como una queja
Sobre las alas del viento
Se va dormido el poeta
Que sobrevuela una última vez
La tierra que tanto ama
Y yo, la infanta que tanto lo ama,
Sueño que a veces,
Él abre la orla de las nubes
para mirar la tierra, que el ama de tal modo.

 

Presencia

Abuelo, mi padre está llorando
Y yo soy demasiado pequeña para parar sus lágrimas.
Ya tú no estás.
Los corazones tiemblan y se lamentan
Las lágrimas de los mayores hacen que lluevan ciclones en el cielo de los niños.
Dicen que ya tú no estás,
dicen una palabra extraña y la llave de sus ojos se abre nuevamente
En torrentes que se desencadenan,
En lágrimas de sílex.
Sin embargo, cuando el sol posa sobre el mar su delicado pie,
Cuando cae la noche como un telón sobre un día cálido,
Cuando la luna alumbra la noche palpitante,
Yo sé que estás aquí
En el murmullo del viento y el esplendor de la luna,
En la dicha de mi corazón abierto a tu presencia.
Siento que estás aquí
Tan cerca, tan cerca que me parece oírte decir:
Duérmete, mi niña,
Yo habitaré tus sueños.
Duerme y no le digas a nadie
¡Que me has visto esta noche!

 

Canción de agua

Canción de agua
Que salta entre las rocas
Del río del tiempo.
Canción de agua
Cuando Padre y Madre se amaban
Y la leche de las vacas
Corría a mares
En las mañanas de la ternura:
¡La infancia!
La infancia, que sabe a leche de vaca,
A nueces de anacardo y a mango canistel.
La infancia al borde de la fuente
Y el ciruelo de citera ofrecía al viento su densa

  corona de oro.

Canción de agua:
La infancia salta en el desvío de un camino
Que es difícil de alcanzar,
Y dejar allí los ríos joviales
Que cantan canciones del tiempo antiguo,
Antaño,
Cuando Padre y Madre se amaban
Y la leche corría a mares
En la jícara de los días.

 

Hijo de la esperanza

Soy hijo del país de Haití,
Y ese país
Es un barco calado
Inundándose por todas partes.

Mi país haitiano
Es una lancha quebrantada

  en el vórtice del ciclón...

Mi padre dice:
El viento es una larga queja,
Un canto que se mueve sobre los arrecifes,
Un gemido que se ahoga
En la garganta de los hombres, de las mujeres, de los niños,
¡De los balseros fracasados en el lecho deshecho del océano!
Y los ojos de mi padre cargan lágrimas de piedra,
Mi padre dice:
El país haitiano es un ciego en una noche huraña,
El zombi extraviado de un macabro ritual,
¡Una promesa que no desea morir!
Mi madre escucha. Dice:
Rechazo al maleficio...
Yo soñé con la paz,
una avalancha de lluvia
Precipitándose desde los cerros desnudos,
Y la vi resurgir en remos de verdor
Cuando la creíamos apagada para siempre,
Y la vi brotar de las entrañas de un país rendido a sí mismo.
Siembren sal siembren sal,
Y la avalancha de lluvia hará el resto.
Repartan sal, repartan agua.
La esperanza es una planta rebelde
¡Que vuelve a florecer en cada estación!

Soy hijo de Haití.
Espero en la estación de las aguas y las flores nuevas...
 

Video: Blues Nicole Cage en la clausura del 11º Festival Internacional de Poesía de Medellín.


Nicole Cage-Florentiny nació en Martinica en 1965. Además de poeta, es dramaturga, profesora, periodista y promotora cultural. Se graduó en Español e Historia en la Universidad de las Antillas. Recibió el Premio Casa de las Américas, por su libro de poemas Arco Iris, la esperanza, traducido por Nancy Morejón. En 1993 recibió Mención Especial del Premio de Poesía Joven de la Casa de la Poesía y del Ministerio de la Juventud en París, por su libro titulado Lávalas. Es cofundadora de un grupo artístico que utiliza textos poéticos unidos a la música y que ha puesto en escena diversos espectáculos dirigidos al gran público. En 1998 ella tradujo y adaptó la obra del dramaturgo cubano Ulises Cala, titulada «El traje» y en el mismo año, publicó su primera novela, C´est vole que je vole.

Otras de sus publicaciones son: Confidencial, novela infantil, Dapper Edition, París, 2000; L'Espagnole, ediciones Hatier, París, 2002 (ISBN  2-747-30216-4); Aime como música o como morir de novela amorosa, ediciones Le Manuscrit y luego ediciones Scripta en 2006; Son las moscas las que robo, Les Oiseaux de papier, Bretaña, 2006 (ISBN  2-916-35904-4);  ¡Y dices que me amas!  Los pájaros de papel, Bretaña, 2007 (ISBN  2-916-35910-9); Un vestido de cuento de hadas de color sol para niños, Éditions Lafontaine, Fort-de-France, 2007; Palabras de paz por tiempos de guerra, poemas, edición El Perro y la Rana, Caracas, 2007; Dèyé pawol sé lanmou / Más allá de las palabras, el amor, poemas bilingües (francés / criollo) K Éditions, Fort-de-France, 2008; Vole avec elle, novela, ediciones Acoria, París, 2008. Mereció también el Premio Oeneumi, República de Macedonia por una selección de poemas inéditos, 2002; Premio a la Creatividad en el Líbano por Palabras de paz para tiempos de guerra, poemas, 2004; Premio Gros Sel por su novela C'est vole que je vole, 2006.

Última actualización: 09/10/2020