Festival Internacional de Poesía de Medellín

Etnairis Rivera (Puerto Rico, 1949)

La loba

En fin, que no hay respuestas simples al aullido solitario de una loba.
Debí nacer en la manada, donde la orfandad no existe.
Cómo habría de descifrar los signos en las múltiples vestiduras de la soledad,
la altivez mortal del que comió de tu mano y atrás dejó el amor sin despedida,
como una choza maloliente.
Cómo hacer recuento de los nombres incontables del amar que van a morir tan lejos.
Debí cerrar puertas y entendimiento, la piel desbocada y sin bridas, el corazón maltrecho,
y hacerme de la idea que no escuché su aullido…auuuuu

El preferido de la diosa

Pero de todos los pájaros,
de sus nombres y siglos, de sus continentes,
de sus cantos y elementos,
eres tú, el de ahora, el de este instante
irrepetible,
el pájaro en tu cuerpo, en tus ojos,
el pájaro entre tus piernas, en tus pensamientos,
el pájaro de tu boca que despierta sueños y lluvias,
el pájaro aquí donde me encuentro,
el que deseo,
el preferido de la diosa,
la temible seductora que nos enlaza
y nos hace olvidar la muerte,
el preferido.

Volver al mar

Es mejor volver al mar
y frente a semejante dios hallarte libre.
El beso al fin lo trae el fluir de cada día,
en algún momento sin prisa,
cuando menos lo esperas o lo sueñas.
Es mejor saber que creer en el amor
o en promesas de hombre loco.
Saber que el alba nace en la piel de los amantes furtivos
así como en el corazón de los eternos amantes,
los que insisten en el reencuentro.
Es mejor volver al mar para todo,
para olvidar y celebrar,
y frente a semejante dios desnudarte
con placer y sin temores, festiva y sin complejo.
Es mejor volver al mar
y frente a semejante dios
hallarte libre.

El beso

El curso de este afán es el de un beso
que ha dado tantas vueltas.
Aquí el amor ahora,
allá el desamor más adelante,
afán gustoso que en la piel estalla
Y ordena el rumbo cada día,
afán de ave que emigra
y busca el viento que le acomode.
Un beso desata lluvias,
levanta aromas antiguos en el ombligo
donde los poetas recuentan la vida.
Un beso amanece pegado al cuerpo
durante meses, hasta que parte el hilo
y se despeña.
Un beso renace de su ceniza
y funda flor en otro templo.

 

Etnairis Rivera nació en San Juan de Puerto Rico, Puerto Rico, en 1949. Pertenece a la Generación Poética del 75. Escribe desde temprana edad; publicó sus primeros poemas en la prensa literaria a los 15 años. Su poesía, que le ha valido importantes premios, ha sido traducida al inglés, francés y portugués, y publicada en diversas antologías y revistas de poesía puertorriqueña e internacional. Escribe relatos, ensayos, y guiones para programas culturales televisivos. Dicta talleres de creación literaria. Es Catedrática de Literatura Hispánica en la Universidad de Puerto Rico. Ha publicado los libros de poemas: Wydondequiera, 1974; María Mar Moriviví, 1976; Canto de la Pachamama, 1976; El día del polen, 1981; Ariadna del Agua, 1989; Entre ciudades y casi paraísos, 1995; El viaje de los besos, De la flor del mar y de la muerte, 2000; Intervenidos (poemario antibélico dedicado a la lucha del pueblo de Vieques, 2003).
Mapa del Sitio
Gulliver: