Festival Internacional de Poesía de Medellín

Mohammad Al-Maghut


El cielo yermo de la Tinta

Tres lanzas bajo la lluvia,
tres lanzas en mi corazón.
Estos son mis últimos cantos,
este es el himno de la derrota.  

Pájaros míos, azules y emigrantes,
sois fríos como la escarcha.
Me recordáis a la noche,
me recordáis a los pechos llenos de
leche en otoño
en las ventanas apagadas del
pueblo.
Y, también al llanto de los
soldados en ciudades extrañas.  

He terminado:
el humo asciende por mi corazón.
Cielo yermo de la tinta,
¿acaso no hay una nube pasajera?
¿acaso no hay una pequeña cabaña
al pie del monte del dolor?

Yo duermo entre espinas y ellos
duermen en la seda.
Escribo sobre la mujer, las estrellas
y el deseo
y amo los deshechos de las calles.
Ya estoy harto de ti, Beirut,
cáncer de seda,
ni la mujer, ni la libertad, ni el
honor, ni el dinero
pueden arrojar esta angustia de mi
corazón.
Déjame agonizar encima de las
montañas,
déjame aletear como un águila entre
los pies.  

Vosotros, mis enemigos y amigos,
que me leéis sobre las albardas y los
lomos
y coméis de mi tristeza como perros
salvajes,
tiraré esta pluma al viento,
la enterraré como a un pájaro
en las nieves blancas
y partiré sobre una yegua de tinta.
Y no volveré.

El Huérfano

Ah,
es el sueño, el sueño,
mi carroza dorada y fuerte
se destruyó,
y sus ruedas quedaron
desperdigadas, como los gitanos,
por doquier.
Soñé una noche con la primavera
y, cuando desperté,
las flores cubrían mi almohada.
Soñé una vez con el mar
y, por la mañana,
estaba mi cama llena de conchas y
aletas de peces.
Pero cuando soñé con la libertad
la soga
rodeaba mi cuello como un halo de
luz.
Ya no me encontraréis a partir de
ahora
en los puertos o entre los trenes;
me encontraréis allí...
en las bibliotecas públicas,
durmiendo sobre los mapas de
Europa,
como un huérfano sobre la acera,
tocando con mi boca ríos y ríos,
fluyendo con mis lágrimas de un
continente a otro.

Oiga, Turista

Mi infancia y mi vejez están
lejanas;
mi patria y mi exilio, también.
Turista, préstame tus prismáticos,
tal vez fugazmente una mano o
un pañuelo
que me hace señas en este universo.
Hazme una foto mientras lloro,
mientras me siento sobre mi
trasero con mis harapos,
frente al umbral del hotel,
y escribe en el reverso de la foto:
éste es un poeta de Oriente Medio.  

Pon tu pañuelo blanco en la acera
Y siéntate a mi lado bajo esta tierna
lluvia.
Voy a revelarte un peligroso
secreto.
Despide a tus guías y a tus
acompañantes
y tira al barro o al fuego,
todas las notas e impresiones que
has escrito.
Cualquier viejo campesino
puede relatarte, en una tonada de dos
versos,
toda la historia de Oriente Medio
mientras se lía un cigarrillo delante
de su tienda.
 

Un Viajero Árabe
por Las Estaciones del Espacio

Científicos y técnicos,
dadme un billete al cielo.
Sí, mi triste país me envía,
en nombre de sus viudas, viejos y
niños,
a que me deis un billete gratis al
cielo
porque en mis manos, en vez de
dinero,
hay lágrimas. 

¿Que no hay sitio para mí?
Ponedme entonces al final del
vagón,
sobre la parte trasera
que soy del pueblo y estoy
acostumbrado.
No dañaré ninguna estrella
ni atentaré contra ninguna nube.
Todo lo que quiero es llegar,
cuanto antes, al cielo
para poner el látigo en el puño de
Dios
así quiera incitarnos a la
revolución.
 

Los extraños

 Nuestras tumbas oscurecen en la
colina
y la noche cae en el valle,
caminando entre la nieve y las
zanjas.
Mi padre vuelve asesinado sobre su
caballo dorado:
en su pecho delgado
se agitan las toses de los bosques
y el murmullo de las ruedas
destruidas.
El dolor perdido entre las rocas
canta una nueva canción al hombre
errante,
a los niños rubios y al rebaño
muerto en la orilla pedregosa.
Montañas cubiertas de nieve y de
piedras,
río que acompaña a mi padre en
aquella tierra extraña,
dejad que me apague como una vela frente al viento,
dejad que sufra como el agua
alrededor de la nave:
el dolor extiende su ala traidora
y la muerte, prendida en el lomo del caballo,
penetra en mi pecho
como la mirada de una adolescente,
como el dolor de un aire glacial.

Mohammad Al-Maghut es poeta, dramaturgo y periodista. Nació en 1934 en Al-Salamiyaa, Siria. Ha publicado tres colecciones de poemas: Sadness in Moonlight, (1959), A Room with Millions of Walls (1964) y Joy is not my Profession (1970) y fue el primer poeta árabe moderno que llamó la atención sobre el complejo colorido de la vida sencilla. Escrita durante su exilio en Beirut, su poesía es uno de los trabajos pioneros en el verso libre árabe, sin métrica. Al-Maghut presentó una nueva visión de la existencia, desconocida para las nuevas generaciones de poetas y es todavía una fuerza influyente en la moderna poesía árabe. Ha publicado también dos obras de teatro: The Hunchbacked Bird (1967) y The Clown (1974), una novela, The Seesaw (1991), y dos colecciones de artículos satíricos.

Mapa del Sitio
Gulliver: