English

Alejandra Castro (Costa Rica)

Alejandra Castro (Costa Rica)

Los emigrantes

Los emigrantes a veces
abandonan sus desgracias en los trenes,
recorren la sangre absoluta
de una mujer degollada en sus confines.
Retoman los caminos de los libros
y el devenir de Fausto a la locura.
Se bañan en la lluvia de los parias,
en el andamiaje de la muerte
                sus mentiras.
Salen a la luna los domingos
persiguiendo su regreso en los amigos.
Recorren las leyendas de la guerra
con una voz distinta
y sus casas son pájaros de sangre
para un insomnio desolado.
Los emigrantes, diminutos malheridos,
conocen del tiempo su afanosa venganza
mientras adquieren lejanías más ingratas.
Dibujan ventanas a sus ruidos,
escriben su historia
en las banquillas
y cocinan terquedades para nombres
que no vuelven y los hijos muertos.
Después desmienten
pero nunca olvidan
y quieren volver
y no vuelven.

Oración del gozo

“Todo cuanto pretenda enmudecerlo
maldito sea”

Felix Grande

Bendito el día que a vos accedí por perverso.
Bendita la noche que sentí la miseria
detrás de tu espalda.
Bendita la virgen múltiple
que acudió a cobijarme las piernas.
Benditos todos los hombres
que no fueron míos
y el coraje de aquel que me quiso.
Bendito el reloj que marca mi paciencia
en cada uno que se esfuma.
Bendito el patético odio inadvertido,
la ridícula fábula del vino anterior
a los besos.
Bendita tu pausa
cuando dije “te quiero”
y brindé en la penumbra
por un cuerpo incontenible.
Bendita la crueldad
que me persigue
y asusta de repente a mis gatos.
Bendita la conciencia
de gozar una mentira
con un hombre a la orilla de mi cama.
Bendito el error que amenaza en el espejo
como el gesto absurdo de las guerras.
Bendita la venganza prometida
en una alcoba,
la amenaza de la sangre
en un cuchillo.
Bendito tu roce depravado
por ser el último que siento.

Alejandra Castro San José, Costa Rica, 1974. Estudios en Literatura Española de la Universidad de Costa Rica, y de Derecho Informático y Constitucional de la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado cinco poemarios: Desafío a la Quietud, 1992 (Premio CEULA); Loquita, 1997 (Premio de la Editorial de la Universidad de Costa Rica); Tatuaje Giratorio, 1999 (Premio Nacional Joven Creación); Hay Milagros Peores que la muerte, 2002; y No Sangres, 2005. Ha publicado en varias revistas y periódicos nacionales y extranjeros. Parte de su obra ha sido traducida al inglés y al francés. Ha sido incluida, entre otras, en la antología Indómitas Voces. Las poetas de Costa Rica, 1994; y en Poesía amorosa costarricense, 2001. Fue miembro fundadora del Colectivo Literario Octubre Alfil 4 y de la Asociación Costarricense de Escritoras.
Última actualización: 28/06/2018