Festival Internacional de Poesía de Medellín

Joumana Haddad (Líbano)

Árbol azul

Cuando tus ojos se encuentran con mi soledad
El silencio se convierte en frutas
Y el sueño en temporal.
Se entreabren puertas prohibidas
Y el agua aprende a sufrir.

Cuando mi soledad se encuentra con tus ojos
El deseo sube y se derrama
A veces marea insolente
Ola que corre sin fin
O savia cayendo gota a gota
Savia más ardiente que un tormento
Comienzo que nunca se cumple.

Cuando tus ojos y mi soledad se encuentran
Me entrego desnuda como la lluvia
Generosa como un seno soñado
Tierna como la viña que madura el sol
Múltiple me entrego
Hasta que nazca el árbol de tu amor
Tan alto y rebelde
Tan rebelde y tan mío
Flecha que vuelve al arco
Palmera azul clavada en mis nubes
Cielo creciente que nada detendrá.

Cuando me hice fruta

Hombre y mujer fui concebida bajo la sombra de la luna
Pero Adán fue sacrificado a mi nacimiento,
Inmolado a los vendedores de la noche.
Para colmar el vacío de mi otra esencia
Mi madre me bañó en aguas del misterio,
Me puso al borde de cada montaña
Y me moldeó en luz y oscuridad
Para que me volviera mujer-centro y mujer-lanza
Traspasada y gloriosa
Ángel de los placeres que no tienen nombre.

Extranjera crecí y ninguno cosechó mi trigo.
Diseñé mi vida sobre una hoja blanca,
Manzana a la que ningún árbol dio a luz.
La compartí y salí
En parte vestida de rojo y en parte de blanco.
No era sólo en el tiempo o fuera de él
Porque maduré en los dos bosques
Y me acordé antes de nacer
Que soy una multitud de cuerpos
Que dormí por mucho tiempo
Que viví por mucho tiempo
Y cuando me hice fruta
Supe
Lo
Que
Me
Esperaba.

Pedí a los magos que me cuidaran
Así que me llevaron.
Dulce era mi risa
Azul mi desnudez
Y tímido mi pecado.
Volaba sobre la pluma de un ave
Y me hacía almohada en la hora delirante.
Cubrieron mi cuerpo de amuletos
Y untaron mi corazón con la miel de la demencia.
Protegieron mis tesoros
Y los ladrones de mis tesoros
Me trajeron silencios e historias,
Y me prepararon para vivir sin raíces.
Y desde aquel día me voy
Me reencarno en la nube de cada noche y viajo.
Soy la única en decirme adiós
Y la única en darme la bienvenida.
El deseo es mi camino y la tormenta mi compás
En amor no echo el ancla en ningún puerto.
Gemela de la marea alta y baja
De la ola y de la arena
De la abstinencia de la luna y de sus vicios
Del amor
Y de la muerte del amor.
Durante el día mi risa pertenece a los otros
Y mi cena secreta me pertenece.
El que sabe mi ritmo me conoce
Me sigue
Pero nunca me alcanza.

Traducidos por Joumana Haddad

Sombras apenas

Yo pretendo que soy yo misma
Pero desconocidas criaturas viven en mí.
Ojos que no son míos ven el mundo por mí,
Y otros cuerpos se pasean con mi vida.

Yo pretendo que soy yo misma
Pero yo soy la conocida, encubierta.
Ni mis minas han sido descubiertas
Ni mis metales pulidos.
Lo que aparece de mí
Son sombras apenas que tú lanzas
Y ellas actúan por mí.

Son meras ideas que tú inventaste.
Tú puedes pensar que vivo aquí,
Pero no he llegado todavía, ni estoy a punto de hacerlo.
Para cruzar hacia ti no existe espacio para mí,
Ni luna para hacer una cita,
Ni noche para descender desde la luz del día.

Yo pretendo que soy yo misma
Pero vago en mi inexistencia.
El ocio sigue siendo una invitación allí,
El caos pastorea las estaciones todavía.
El tiempo allí no se ha convertido en tiempo todavía,
Ni las formas han llegado todavía a convertirse en formas.
Los labios son labios por naturaleza,
Y las nubes no persiguen a las lluvias de ellos.

Libre, yo desaparezco en mi espejismo.
No tengo identidad de la cual desistir,
Ni pertenencia para peligrar por ella.
Multiplico hasta extenuar los números
Y soy ignorante de ellos como de sus nombres lo es el mar.
Nadie me llama,
Nadie me conoce.
Solamente palabras
Lentamente me hacen.

Yo pretendo que soy yo con ustedes todos
Pero otras criaturas viven en mí.
Y si no he nacido todavía
Si mi ilusión me ha precedido para ti
Es porque he preferido retrasarme un poco
Hasta que llegue mi momento
Y entonces aquellas otras criaturas que he sido desaparecerán
Y yo me convertiré en mí misma.

Traducido por Rafael Patiño

Joumana Haddad Líbano, 1970. Poeta, traductora, periodista y profesora. Trabaja desde 1997 en el periódico libanés An Nahar. Publicaciones: El tiempo de un sueño, 1995; Invitación a una cena secreta, 1998; Abismo, 2000; No he pecado bastante, antología, 2004; El retorno de Lilith, 2004. Prepara una antología de la poesía libanesa moderna en español. Su poemas han sido incluidos en dos antologías realizadas por Abdel Kader Janabi sobre la poesía árabe moderna y publicadas en París: Le poème arabe moderne (el poema árabe moderno) y Le verbe dévoilé (El verbo develado). Ha entrevistado a reconocidos autores internacionales, entre ellos, José Saramago, Paul Auster, Umberto Eco, Yves Bonnefoy, Peter Handke, Wole Soyinka y Antonio Tabucchi.
Mapa del Sitio
Gulliver: