Festival Internacional de Poesía de Medellín

SANTIAGO MUTIS

Colombia, 1951


COLOMBIA HOY

Han vuelto otra vez los días de la Colonia:
figuras martirizadas abandonadas a la penumbra
a las interminables galerías sin tiempo
a la atmósfera enrarecida de los templos

Tensos rayos de luz descienden como saetas
como coros como presagios
de que todo y nada son lo mismo

y el hombre – la carne el cuerpo –
sufre
crucificado a semejante mentira
Algo nos ama y nos destruye
el mundo sin paisajes sin lágrimas;
sólo gestos cautiverio suplicios
éxtasis simulacros infierno
vacío . . .

Una caricia
       nos desnuda
              nos desfigura
maldita
como una flor oscura
tierna
que nos desea y repudia.

Quién vive

Nombres feroces tienen algunas cosas
entre los hombres

El domingo el azul las playas
¿No hay nadie que responda?

Monedas, sólo monedas
de oro

Sombras estrellas jardines
No hay nada que amanse estas voces
que queman muy hondo, más allá
donde no hay aire ni luminosas sombras

LAS CEREMONIAS DE LA SANGRE

Una lacerante rabia ilumina
como fiebre mis días primeros
Una recua imbécil de maestros
despedazó mi infancia
Su negligencia quemando la terrible pureza
a su alrededor, devastando la plegaria
Días inocentes, como calles
sembradas de escuelas antros carnicerías
Vidas desfiguradas
a las puertas del Paraíso
de cada día
Si Dios supiera lo que han hecho
y lo que han dejado de hacer
Si Dios supiera cómo callan
No los alumbra el miedo
ni les canta
la luz
       brotando
de los pechos
              de sus madres
Ay, la vida pasa como la esbelta sombra de un navío
sobre un sagrado espejo de sangre

Lunas, mil lunas de nieve
sobre el fuego santo
y en el cielo brillan
los aullidos de fogosos mataderos

La voz de Dios como un manto fúnebre
deja su escarcha
en las aldeas del invierno
y congela la leche en los establos

La lluvia brilla como un país sin luna
– alma pura –
donde se extravían caravanas y veleros
como dulces campanarios
como una sola misa
una comunión única en todas las catedrales

Alguien susurra – tal vez mi madre –
en mi oído los nombres
de las plantas, las semillas, los brotes
los nombres rojos de los pájaros
sin fastidio
entre lágrimas

Santiago Mutis nació en Bogotá, Colombia, en 1951. Ha publicado los libros: Tú también eres de lluvia; Soñadores de pájaros; El visitante; Afuera pasa el siglo; Relámpagos de la ciudad, Guillermo Wiedemann, Eduardo Ramírez Villamizar y Panorama inédito de la nueva poesía en Colombia. Es editor desde 1975, y dentro de esta labor ha compilado las obras de José Asunción Silva, Aurelio Arturo, José Antonio Osorio Lizarazo y Álvaro Mutis, entre otros. Ha sido subdirector de Procultura, fundador de la Revista Gaceta, Director de publicaciones del Instituto Colombiano de Cultura y director del Centro Editorial de la Universidad Nacional de Colombia y la Revista Literaria Gradiva. Al decir de Juan Manuel Roca, “Al mismo tiempo de su sugestiva poesía, de sus inquietantes versos, Mutis es uno de los divulgadores críticos de la plástica colombiana más serios, más avisados. Lo que hace ver aún más como una propuesta evidente los vasos comunicantes que hay entre su sentir poético y su mirada pictórica. Lo que refuerza sus vecindades con la pintura. Se sabe que Mutis abandonó muy tempranamente la carrera de matemáticas, que es uno de los mejores editores con que cuenta el país, además de un incansable creador de revistas y publicaciones. Se sabe pero muy pocas veces se dice. Rastreador de botánicas secretas, de señales de este y otros mundos, Santiago Mutis ha ido construyendo un mundo propio sin alardes, casi de una manera asordinada. Según sus versos “el símbolo es un objeto cotidiano/ en tierras del sueño”. De ese territorio incierto nos trae noticias”.

Mapa del Sitio
Gulliver: