Festival Internacional de Poesía de Medellín

DANZA EN LAS RUINAS
DE LA ALDEA DE UNGERET

Las cejas
Preparadas para volar,
Los ojos detrás de ellas,
Las manos dispuestas,
Elevadas en movimiento,
Las piernas las siguen.
El corazón se alza en vuelo,
Y el pene del sol
Se desliza del firmamento.
La lengua está reseca
Es una estampilla pegada al paladar...

Alrededor del eje del torso
El cuerpo gira.
Todo lo que ha muerto
En esta aldea
Revive en el torbellino de la danza.

Giramos y giramos,
El mundo estaba girando
El demonio, Shaitan*, giraba.
Igual que lo hace el águila
Sobre las altas montañas,
Descubriendo con su vista a un gamo herido.

* Shaitan: Satanás para los musulmanes.

CUMPLEAÑOS

Alguien ha partido
Para no regresar,
Por lo tanto nunca ha venido...
Alguien está regresando con lentos pasos,
Para no acercarse a mí...

Yo me hallo en la vasta extensión de oscuros cortinajes,
Cuánta tristeza,
Cuánto temor,
Cuánto atiborramiento.

El mundo y sus labores
No me esperan.
Nadie me espera.
No hay cartas,
Ningún llamado,
No hay canciones...

Nadie me espera,
Mi madre no me espera,
Mi padre no me espera.
(Han cancelado los vuelos)
Esta es la fiesta de la soledad,
Cumpleaños
Detrás del blanco muro de la soledad...
¡Es como si el día me hubiera parido!

SOBRE KHAYAM, PARA KHAYAM

No bebas,
No bebas,
No bebas,
No lo hagas por los enfermos,
No lo hagas por mí.

Las lágrimas de vino,
Impiden que mis huesos ahora fríos
Se entibien.

Hace ocho siglos
Que estoy bebiendo.

Desde el fondo de una jarra
Para mí misma.

Yo misma,
Fondo blanco,
Fondo blanco,
¡Fondo blanco!

Traducciones de Esteban Moore

GULRUKHSOR SAFIEVA nació en la aldea de Yahch, en  Komsomolobad, distrito de  Tayikistán, en 1947. Hija de granjeros, sus padres murieron siendo ella una niña. En 1968, se gradúo en filología en la Universidad Tajik en la ciudad de  Dushanbe. Poeta, escritora, dramaturga, letrista de canciones, cantante y traductora. Ejerce el periodismo y ha sido editora en jefe de revistas y diarios. Ha dado a conocer setenta títulos en distintos géneros. Fue  presidenta de la Unión de periodistas, secretaria de la Unión de escritores Tayikistán, presidente del Fondo Internacional de la Cultura de Tayikistán; diputada en el Supremo Soviet de la Unión Soviética  (1989-1991) y  miembro de la Unión de escritores  de la Unión Soviética. Integra la Unión de Escritores de Asia y África. Ha sido designada poeta laureada de  Tayikistán y su obra ha sido distinguida con varios premios, entre ellos: Premio Americano de  Khamet, 1994; Premio Komsomol, 1978 y el Premio Komsomol de Tayikistán,  1976. Su obra ha sido traducida a distintas lenguas, entre ellas, las de los países de la ex Unión Soviética. Ha dedicado una novela  a la vida de las mujeres del Asia Central y en ensayo publicó en Irán, su trabajo sobre las Rubaiatas de Omar Khayam. Es autora también de una importante investigación sobre el folklore del Valle de Karategin. Varios de su libros fueron publicados en  Moscú. A partir de 1989, reside tanto en la ciudad de Dushanbe como en Moscú. Ocupa la presidencia de la Academia Internacional de Cultura de Euroasiática;  de la Academia Mundial de Poesía y del PEN club de Tayikistán; asimismo es miembro de: la Unión de escritores de Moscú; del PEN Internacional en Moscú y  del Fondo de Literatura Internacional. Ha realizado lecturas de su obra en:  Luxemburgo, Inglaterra, Francia, Moscú, Escocia, Alemania, Bélgica, Irán, entre otras ciudades y países. Al decir del escritor kurdo mundialmente famoso Chingiz Aitmatov “…Son poetas verdaderos, a los que el destino les concedió ese talento. Pero incluso ellos deben pasar por la áspera escuela del sufrimiento para conseguir la armonía de la palabra y el pensamiento, y poder ser nombrados dentro de la literatura con ecos mundiales. A pesar de todas estas dificultades Gulrukhsor Safieva mantuvo el derecho de cantar en el jardín de los poetas Tajiks seleccionados por el destino para la grandeza. Cuando uno lee su poesía, se pregunta cuánto puede ser guardado en el corazón humano. Si esto es amor, si es amor compartido o rechazado, si es amor perdido y luego recuperado, y son incontables los matices de los impulsos del corazón, semitonos, tímidas esperanzas, llamadas ardientes, enojo y amargura – ¡¿sin duda, es este el mismo corazón?! Mientras que lee su poesía, usted piensa cuánto tiempo puede ser asido por el corazón del hombre. ¡Si éste es el amor, o compartió o el amor no recompensado, perdido y restablecido nuevamente, e incontables son las cortinas de los impulsos del corazón, de los tonos medios, de las esperanzas tímidas, de la llamada llameante, de la cólera y de la amargura. Este es el corazón de la poetisa Gulrukhsor Safieva...”

Mapa del Sitio
Gulliver: