Festival Internacional de Poesía de Medellín

ENTREVISTA

Baila sobre corrientes de aire
que no me molestan,

una mota de polvo,
planeando el pequeño Bóreas del pasillo.

Me transformé en espera, y la mente
vaga sobre la distancia. En algún sitio,

una mariposa del caos, está batiendo
sus alas. No tengo oído

para el sonido de sus diminutos movimientos,
oscilaciones que sólo percibirá el ojo.

O quizás el pasillo sea la campana de cristal
de esa teoría. Me he vinculado

al polvo y lo siento en mis huesos-
si esta partícula se desvanece ante la mirada

era un pájaro de mal agüero.

CHARLES DARWIN
EN EL CONDADO DOWNE (CERCA DE 1880)

Vestido con la autoridad del negro, un capellán del demonio con barba blanca,
te paras siniestro en tu galería. La enredadera a tu derecha no tiene hojas,
debe de ser otoño, quizás invierno, cada brote en esa rama ha sido observado.

Moisés ha descendido de la montaña y está incomodo entre los peces
que aletearon de charca en charca y que luego heredarían la tierra.

Toda esa charlatanería victoriana: las curas de agua fría al amanecer
, la piel remojada y estirada con vinagre y los sorbos de agua ozonizada.
Han arrugado tu rostro, produjeron bolsas bajo tus ojos y te han
convertido en un demacrado y viejo evolucionista.

Cuando el joven Fitzroy advirtió que tu nariz carecía de energía
y determinación. ¿Qué pensaría de ella ahora? Ella también
ha evolucionado, sólo los ojos están separados de las especies
espiando bajo tu frente de escarabajo.

Darwin, un sujeto renuente pero blando, un retrato sobre la repisa de mi chimenea,
contemplando más allá de tu siglo. En copas,
te he hecho pasar ante las visitas como mi abuelo. ¿Paterfamilias,
se rompió tu rutina ese día? Te habrá llevado semanas reordenarla.

Esa caminata diaria, el sendero de arena del pensamiento, donde
me dijeron que las crías de ardilla se treparon a tu espalda,
confundiéndote con algo más lento y más amigable que un hombre.
Caminaste preocupado entre los cerezos, los avellanos y los carpes
plantados por tu mano. Desde la galería esos árboles se ven crecidos,
han alcanzado la altura de las cúspides. Tu ojo derecho ve que
la naturaleza es pródiga, el izquierdo, perezoso y de reojo,
discierne el torpe y destructor movimiento de todo ello.

PATEANDO NEUMÁTICOS

Puede existir un sitio en algún lugar al este
de Drumshando donde durante el descanso la conversación cotidiana
gira en torno de amoladoras de corte, carburadores,
cigüeñales y semiejes torcidos. Si yo supiera de esto,

no me considerarían un extraño, y descansaría
en overol frente a un taller, pateando los días
como si fueran neumáticos y reconocería la marca
y origen de los automóviles que pasan. Me inclinaría

con la destreza del experto sobre el motor de todo coche
que entrara en el taller, luego enderezaría la espalda y para hacer
algo distinto olfatearía el aire. Mientras la radio engrasada como
una batería inservible parlotea cada hora con las noticias del mundo.

Traducciones de Esteban Moore

JOSEPH WOODS nació en County Louth, Irlanda, en 1966. Director de Poetry Ireland,  organización nacional para la promoción de la poesía en Irlanda dedicada a cuatro actividades básicas: publicaciones, educación, información y administración de eventos y recursos. También es miembro de la junta directiva de los  festivales Franco - Irlandés de poesía e Imram, éste último dedicado exclusivamente a la poesía en lenguaje irlandés. Igualmente, pertenece al comité editorial de New Writing (Nueva Escritura), el diario internacional para la práctica y de la teoría de la escritura creativa con sede en la Universidad de Gales. Entre sus publicaciones están Navegando a Hokkaido, 2001; Relaciones, 2005 y Nuestro Japón Compartido, 2007, antología de poesía irlandesa contemporánea. Entre sus obras también hay artículos en revistas como The Irish Times, Poetry Ireland Review, Cyphers, Cuirt Journal, Stand Magazine, The Gettysburg Review, Agenda, The Honest Ulsterman, Journal of Irish Studies IASIL-Japan y The Café Review. En el año 2000 le fue entregado el premio Patrick Kavanagh a la mejor colección inédita. Woods se personifica a sí mismo en sus poemas. En muchos se presenta como un tímido viajero peregrino en contacto con culturas extremadamente diferentes, aunque enriquecedoras (por ejemplo, Japón y Sicilia). Tiene muchos logros en su haber – el premio Patrick Kavanaghllegan en la lista con muchas realizaciones - una concesión de Patrick Kavanagh por la mejor colección inédita, una maestría en Literatura y la dirección de Poetry Ireland. El tono de Woods es distante, pero su escritura posee una gracia y una desenvoltura llamativas. El enfoque de Woods es engañosamente simple. Su poesía es muy visual y transmite acertadamente la sensibilidad del viajero o extranjero; sus ojos parecen buscar y aislar lo extraño y lo familiar, sin nunca poseer absolutamente los lugares u objetos que describe. Lo qué de inusual tiene su trabajo es que Woods supera los problemas de escribir sobre un lugar desconocido colocándose en ninguna parte, a la deriva, y casi ingrávido. Se trata de poesía contemplativa perdida en una ensoñación, y es puro placer a la hora de leer.

Mapa del Sitio
Gulliver: