English

LINA ZERÓN

MEDIO OTOÑO DE ORIENTE

Todos los árboles en Oriente Medio lo saben
la tierra devorará el cadáver de las hojas,
y las calles vacías rebosarán de amarillo
en este otoño que se viste de sangre.

Antes del invierno morirán los niños
y no me reconoceré más en sus ojos,
no tendrán dónde anidar los pájaros
ni los perros dónde aullar a la luna.

Mi llanto tiene el mismo origen de las hojas
los días pronto serán la pátina del silencio.

Todos lo saben en esta guerra nueva,
es algo innato en el corazón del hombre
en los cielos manchados de herrumbre
donde la mitad de oriente es color muerte
y la otra mitad es mercancía de invierno.

*

Hace mucho fui gitana azul,
tiré mis cartas con la mano izquierda
mientras la otra tocaba con desprecio tu recuerdo.
Cadenciosos futuros reverberaron en mis labios
y el sol de marzo calentó mis andariegas manos
que me condujeron al viejo edificio de tu cuerpo.

Ayer, fui una iglesia colmada de oraciones,
un ángel cercando el cuadro de mi santo preferido,
-“San Judas Tadeo en ti confío mis secretos”-
mi moral sujeta con alambres ortopédicos
porque este amor que por él siento
es un disfraz de noche de espantos mal cosido.

Hoy, tú eres ave carroñera despavorida tras los restos
que me busca fuera y dentro de sus delirios
entre las letras del teclado
donde a veces soy luminoso texto
otras oscuridad de invierno
pero nunca la misma.

Mañana seré cirquera,
prestidigitadora,
tú, una ronda de poemas tirados por esta talladora de la vida
entre los versos de mi último libro.

En el futuro serás ni 2 minutos por teléfono.

*

Estoy mejor sin ti
ahora que el silencio condenó tu boca blasfema,
que mi sosiego se ciñe a tu ausencia,
y confino tu recuerdo a la sombra del espejo. Estoy mejor sin ti,
sin la sobrecama nocturna de caricias
forjada con olor de ignotas pieles
y los besos de buenas noches
extraviados antes de llegar a casa. Sin ti me va muy bien,
Mayo trajo consigo nuevas flores
que he zurcido a la funda de mi almohada
para que ni en sueños se cuele tu memoria.
No soy más la pasajera de tu tren del miedo
no me asusta más tu indiferencia
                               propia de los muertos
ni mi amor diluido en la infinita
                              inexistencia de tu alma.
Si, estoy mejor sin ti,
dejé de ser tierra que anhela tu lluvia
árbol en espera que el ave anide en sus ramas
me volví interminable sendero
¿y tú?
insalvable distancia.

LINA ZERÓN nació en México, en 1959. Poeta, narradora, periodista y promotora cultural. Directora de Linajes Editores y Revista Café México. Su poesía ha sido traducida a 12 idiomas y recogida en más de 40 antologías, también en revistas y periódicos en el mundo. Cuenta con numerosos reconocimientos a nivel nacional e internacional, entre ellos. Galardón como “La mujer del año 2002” por su labor cultural y trayectoria poética en el Estado de México y con la presea “Guerrero Águila” por su trayectoria poética, 2005, 2do. Lugar Premio Melilla, España, 2003, Premio Barcelona 2004, poesía de amor. Ha escrito 11 libros de poesías, entre ellos: Consagración de la piel. 2007. Ciudades donde te nombro, 2005 Nostalgia de Vida 2005. Un cielo crece en el fondo de tus ojos, 2004. Vino Rojo 2003, Moradas Mariposas, 2002, Amoradas Borbolestas, 2001, Rosas Negras para un Ataúd sin cuerpo, 2000, Espiral de fuego, 1999, 2 novelas y un libro de cuentos. De ella nos comenta Claude Couffon: “Como traductor de su poesía al francés, puedo afirmar que su escritura tiene una fuerza propia sin igual, que cada verso es tan simple y a la vez potente sin apartarse nunca de la estética poética. Su poesía tiene una fuerza sin paralelo que viene de sus horizontes coloreados siempre inexplorados que sólo ella deshoja con perspicacia, eficacia y sin reticencia alguna. Sus imágenes son contundentes. Su imaginación no tiene paralelo. Zerón es una poeta como existen raras veces, concreta, profunda y a la vez de elevadas metáforas. Hay muchos elementos que caracterizan su arte, no puedo mencionarlos todos pero quisiera destacar especialmente uno de ellos: la música de las palabras que resuenan  idénticas a instrumentos que centellean en los oscuros silencios. Esta melodía de sus versos permite a sus lectores recibir aún más la poesía y el discurso que nos da a conocer. Esta es la razón por la que cada poema es una luz que se enciende...”

Última actualización: 28/06/2018