English

Mario Noel Rodríguez

Amante lucha


“Un manotazo rudo, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida”
Miguel Hernández

Una camionada de amaneceres,
un no respirar para que no huya el canario.
Un sudario sin estrenar para los nazarenos de frontera,
ansiosos de tocar las arenas movedizas del bienestar.
Un ramillete de silencios estallando en las manos inertes.
Una tabla con dibujos a yeso y nostalgia.
Una mochila acostumbrada al infierno.
¿Qué no daré?

Irma de la ausencia a largos tragos,
esta mañana el sismo te trae tan clara.
Grito, grito, y en la mudez tu risa,
pájaro que bendijo las andanzas locas,
días esos de tinta negra en el viento.

Le doy mi pan huidizo –mi luz indoblegable-
a tu corazón maravillado con lo que ya no viste.

Irakundia

Sangre a caballo, a pie, mural, sin diámetro,
Sangre muerta de la sangre viva
…”
César Vallejo

I

Vedla sin lágrimas con sus hijos en brazos,
bajo su corazón atesora viejos poemas de invierno,
ella muerde una canción como olvidando algo.
Un violín toca desconsuelo tras las murallas...
Ella va dispuesta a golpear el sol.

Ahora el viento enfrenta a la ceniza,
lo que fueron banderas no saben de países,
una rata en cámara lenta se persigue ella misma,
el cielo se desploma con todos sus caballos.

Madre vigilia, miel sometida,
primavera balando por sus hijos,
Madre ahogada en yardas de sangre,
sorda la herida entre mugre y metralla.

Madre fiel de brazos partidos en cien,
odiosa la hora de la muerte que escombra.
Que el extraviado gorrión planee en tu hombro,
que el arroyuelo humedezca tu corazón de alas.
Levántate señorial contra el terror, Madre azul.
Levántate animada contra el odio, Madre arco iris.
Levántate en trompetas contra la vileza, Madre crepúsculo.
Levántate acuarelando de amor la crueldad, Madre mayor.

Madre Tierra, Madre sin tiempo para cruces,
toma de nuestras manos estos buchitos de paz,
bebe hasta saciarte de luz,
ven con nosotros a intentar el mañana.

II

“El mundo da tanto miedo”
Mohammed, niño iraquí

Yo conviví con otras muertes,
en lengua muerta pronuncié su cal cayéndome;
muertes que trataba de abrazar con versos,
muertes en esquinas que no quiero,
muertes que no entendían nuestra voz sedienta.

Yo vi a Mateos partidos por odioso rayo,
a Martas huérfanas señalándose el estómago,
a Zenaydas apuñaladas por neblina de metal,
a Saras maquilladas de ceniza absurda.

Luto en las pestañas y en los costados,
luto escalando kilómetros, diámetros, días.
Un lamento que descose fronteras,
que se anida en la pared de los refugios.

Que las sirenas huyan con su angustia,
que llamen con frenesí la alegría.
Que nadie nazca humillado entre bombas,
que el amor sepulte el pasar de la ira.

Ven te arrullo, ciudad del canto humillado,
ven que te sacudiré la sombra,
acércate que haré pedazos la muerte,
polvillo caótico, maná de odios.

 

Lamento

A Febe Velásquez, sindicalista

Amargo el aire que la vio pasar,
quien estuvo la recordará con palidez.
Turbio el nido que la engendró,
quien la vio lleva el olfato rancio.
Las palomas fueron golondrinas un instante,
el mediodía medianoche de golpe.
El viento del norte levantó papeles,
alguien pensó en la cena de los olvidados.

¿Cómo llamarte efímera?
¿Qué voz usar para denunciarte?
¿Qué mundo imaginar para alejarte?
¿Qué fuegos purificarán tus pisadas en nosotros?
Yo te vi y estás presente,
perdida entre el ruido que escombra,
bala que te llevaste a la obrera,
bala que sangraste en el costado a la poesía de esos días.

Video: Pasión por Frida Kahlo

Fotografía: Fredy Amariles

Mario Noel Rodríguez  Poeta, escritor, gestor cultural. Su obra poética se encuentra dispersa en antologías y revistas de América Latina y España. Director y conductor del programa radial “Verso libre”, fundador del grupo literario “Tareya”, del grupo artístico “Cofradía de San Simón”, organizador del “Encuentro Centroamericanos de Escritores por la Paz”, presidente del Foro de Escritores de El Salvador, miembro del grupo literario “La casa de Juan Caminos”. Invitado al X Festival Internacional de Poesía de Medellín. Ha merecido importantes premios hispanoamericanos: en dos oportunidades el de Poesía en Quetzaltenango, Guatemala (1997, 2008), así como el de Caja de Compensación “Javiera Carrera” (Chile, 1984). Sus publicaciones: Breve breve que la vida es breve, Epitalamio, Por aquí pasaba un río, Este andar sobre las aguas, Fotomovida, Rumor del rocío, Agítese antes de leer, Sonectud, y Brasil poemas para cantar un país. Prologuista de importantes antologías salvadoreñas: del grupo “Serpientemplumada”, del colectivo “El Cuervo”. Desarrolla el programa “Literatura y Cine”, dirigido a estudiantes de tercer ciclo y bachillerato.

Última actualización: 28/06/2018