Festival Internacional de Poesía de Medellín

 

EL PIE SIGUE AL PIE

 

El pie sigue al pie,
la mano le da su aprobación;
 
de repente
 
–el sol pierde la cabeza
en las copas de los árboles y crece el pájaro,
adormilado,
agitando el ramaje–
sientes en el costado
el abrazo del aire ligero;
 
de repente
 
el pie sigue al pie,
la mano le da su aprobación.

 

JUSTO EL DÍA

en que decidimos
vivir juntos
vi, de camino a casa,
una cantidad de mujeres bellas.

 

 

NUNCA HUBIESE PENSADO
 

Nunca hubiese pensado
que pudiese ser tan hermoso*
oír decir
mi nombre.
 
Hace treinta y cuatro días,
esta idea todavía
me hubiese hecho reír a carcajadas.

 

PORQUE

 

Porque tan pronto lo dices,
y tan pronto aceptas que,
en el acto, defiendes lo dicho,
es como si hubieses dejado de ser,
la mitad de ti misma es ya esa palabra,
en realidad no existes más.

 

 

NOCHES ENTERAS 

 
Mi mujer está más contenta:
por fin he vuelto a trabajar.
 
Pero ¿qué hago?
 
Pienso en ti
Y escribo poemas.
Noches enteras.

 

CON LA EDAD

 

No llegué a casa sino hasta la madrugada.
Y desde hace una semana me siento mal por ello.
 
Entre nosotros cambió probablemente algo.
 
Contigo me aburro,
en otras partes también me aburro.
Lo mismo, o tal vez más.
 
No llego sino hasta la madrugada
durante una semana me siento mal.
 
Entre nosotros cambió algo.
Quisiera decir:
“El amor ha retornado.”
Pero no sería verdad.
 
Acaso sea sólo aquello de lo que se dice
que llega con la edad.

 

 

Y

del bolsillo interior
de la chaqueta, en extraña soledad,
saco sobres oficiales
y en ellos, en un tiempo robado, desigualmente
y forzado a esquivar las direcciones,
escribo un par de poemas breves.
 
En la premura no sé qué hacer
con ellos. Tampoco en la calma.
 
Los pongo entre fotos viejas
para volver a encontrarme alguna vez.
 

 

ALLÁ Y AQUÍ

Muy de mañana nos separamos frente a la puerta.
Los relojes hacen tictac en imperativo,
sólo Ahoy,
Ahoy.*
   
Tú estás después allá,
yo estoy después aquí.
 
Eres allá una de allá,
soy aquí uno de aquí.
 
Esto nos confunde un poco,
pero la idea de volver a casa nos alegra. 
 
A veces, sin embargo, llegas a casa siendo una de allá,
y yo soy uno de casa.
O yo regreso siendo todavía uno de aquí,
y eres tú quien es de casa.
 
Entonces solemos discutir.
Entonces no es raro que suene el toque de difuntos.
 
El de casa no ama a la de allá,
la de casa está enojada con el de aquí.
Cuando ambos volvemos a estar en casa,
amanece, pero
lo sentimos por el allá y el aquí.
 
Traer tu allá a casa,
y traer también mi aquí a casa:
esto vuelve a ser amor.

* Expresión usada entre los marineros para indicar que hay un barco a la vista (N. de la T.)

 

OTOÑO

Los árboles aún retienen las hojas,
pero cada vuelo vertical sobre su corona
nos arranca una ilusión.
 

 

Traducciones de Diana Carrizosa


MISTER PERPLEJO Y SUS PUPILOS

 

II

miren, dijo Míster Perplejo
         a sus pupilos y a otros clientes
         en un restaurante chino donde
         mascaban especialidades de toda suerte
en una mesa redonda situada en una esquina
         el personal chino
         disfrutaba su seco arroz crudo

Míster Perplejo y sus pupilos consignaron en un libro:
Los anfitriones saben qué es lo mejor para comer


III

cuando un censo de apartamentos, casas y personas fue anunciado,
         Míster Perplejo imploró a los pupilos
         ofrecerse como voluntarios del proceso
nuestra tarea todavía está pendiente pues sufrimos
         un corte de energía, nuestra abuela se intoxicó, nuestras llaves e deslizaron por el desagüe etc. fueron sus elaboradas excusas
         así que en consecuencia, se produjeron toda suerte de dolores
         para que hallaran algún resultado razonable.

todos los periódicos sostuvieron que todo el proceso estuvo muy bien
numerosos testigos escogidos al azar, sin embargo, sorprendieron contando a
         Míster Perplejo y sus desesperados
pupilos que derramaron lágrimas en sus platos

cuando una terrible última disputa sobre la metodología
de contar gente, casas y apartamentos, finalmente menguó,
Míster Perplejo desplegó los rollos
y las cifras de casas y apartamentos excedieron marcadamente
         el número de hogares

Los pupilos rumiaron por horas, días, y semanas, y sólo entonces Míster
Perplejo y sus pupilos tomaron nota:
Hay un número menor de hogares ya que cada ser humano parece no ser capaz de construir más que uno solo. Si no pueden mantenerlo, ellos viven en un apartamento.

 

VIII

escuchen, así habló míster Perplejo
         una vez mientras viajaba de noche en un largo coche de remolque,
no obstante, sus pupilos estaban ausentes, y
         los otros pasajeros permanecieron impertérritos en su sueño
en consecuencia, El Libro de Míster Perplejo Y Sus Pupilos mantuvo
         una página en blanco.

 


IX

consideren a aquellos tres,
         dijo míster Perplejo, señalando al otro lado de la manzana,
         pero ni sus pupilos ni los fortuitos transeúntes
         pudieron ver más que a un solo hombre
¿qué quiere decir? continuaron preguntándose

puedo ver caminando allá, dijo Míster Perplejo,
         a  un padre, a un hijo, y a un nieto, todos juntos

Entonces Míster Perplejo y sus pupilos hicieron esta anotación en su libro:
Tres son uno y uno es tres.

 


XII

recuerden, increpó Míster Perplejo a sus pupilos
         mirando abiertamente a las muchachas,
         esa juventud de ellas se marchitará
         como, en igual medida, el tiempo
         de vida de nuestros instrumentos caducará

por lo tanto Míster Perplejo y sus pupilos dejaron esta nota en su libro:
Lo que quiera que la vida sea está sujeto a declinar.

 


XX

afuera de la catedral, en el valle, las bellezas
que los absorbían, un grupito
de damas estudiantes de filología se escabullía

Míster Perplejo se expuso a ser arrastrado
         dentro de este multilogo referente a la semántica de las frases,
         de pájaro en mano, matorral trillado, hacha de guerra enterrada,
el coco parlando total Holandés,
o de silente ama de casa
hablamos de todo pero en efecto
no hablamos, es decir, no hacemos el amor
para volver silencioso el hogar

¡no lo permita dios!, suspiró de todo corazón una de las jóvenes
filólogas

las estudiantes habían hecho llegar su bus convenientemente a tiempo

y mientras el cielo oscurecido se hizo bastante aterrador,  Míster Perplejo y sus pupilos
         entraron al templo

En su libro, Míster Perplejo y sus pupilos introdujeron lo siguiente:
Todos nosotros lo vimos crecer en multitud.

 


XXI

bajaremos el clima,
         dijo Míster Perplejo
¿por favor explica usted?
         Rogaron tanto sus pupilos como los escuchas fortuitos

dije lo que dije, explicó Míster Perplejo

¿quiere decir lluvia?
¿sol, neblina, o viento?
¿heladas o calores?
¿o las sequías que arruinan cosechas?
         Míster Perplejo hizo una pausa para
         poner una sofisticada cara astuta antes de replicar
el clima significa todo
lo que se nombra, pero incluso mucho más
lo que no capto es la inclinación de ustedes a fragmentar una noción en pedazos

El mensaje introducido en el libro de Míster Perplejo Y Sus Pupilos reza así:
La esfera de una palabra está dada. Escucha atentamente a tu maestro para no desperdiciar tiempo en el futuro con lo que ha sido establecido.

*


Junto al bus número treinta y ocho abajo de la calle Dostojevski
cuando las luces nocturnas se trenzan en la tarde,

como en Manchester desde el estadio hasta
el sitio donde un polaco andrógino
que estuvo donde Adolfo
y que habla checo,
vendía perros calientes.

Uno de aquellos para quienes el mundo, esta esfera terrestre,
yace boca abajo entre sus pies. Sin embargo resbaló.

Después de tanto tiempo ya no era tan patético,
pero no era por eso que yo no mostraba pesar.

Yo no mostraba pesar porque te fueras en una semana.
Tomarías un aeroplano y eso sería todo.
Yo no mostraba pesar porque no te escurrirías entre mis dedos.
Tomarías un aeroplano y eso sería todo.
Yo no mostraba pesar tampoco porque me conocieras
en cualquier momento que arriesgamos conocernos, porque
tú no tomaste ese avión y, aun así, eso fue todo.



EN LA TARDE

 

En la tarde te encuentras agotado –
La mañana fue de un afán terrible.

¡Mira!
Ya vamos conduciendo hacia el trabajo.



COMO SOBRE EL FILO DE UN CUCHILLO

 

Mi corazón se encuentra en mi garganta por el miedo.
Por la ventana abierta miro fijamente al asfalto.
Atrás a mi espalda un candelabro cuelga tercamente.
Preciosas luces de neón se deslizan sobre la tierra.

 


AGONÍA MOMENTÁNEA

 

Corriendo sobre la playa
está la gran hueste ¡de tus jóvenes senos!


HASTA HOY NO TE HABÍA DICHO

 

Yo te amo.

Hasta hoy ello es cierto todavía.

 

 

HISTORIA EN DOS PARTES

 

i.
De nosotros existen dos. Y dos hijos.
Nosotros mismos nos hemos duplicado de algún modo
desigual.
(Y nos hemos reconciliado con esto, desigualmente.)

ii.
“Ven, que tú seas el gallo
y yo la gallinita.

Yo incubaré huevos para ti
de vez en cuando.”

 

GENÉTICAS

1.
Cada vez te pareces más
a tu madre

en tu apariencia, también

lo que no me place…

2.
De igual manera estás disgustada
porque cuando vuelvo a casa
es como si mi padre
hubiera retornado,

3.
al menos mi hijo
se comporta conmigo así tan impredeciblemente
como yo acostumbraba serlo
en casa.

 

 

ALGUNOS DÍAS NO DESPIERTO EN ABSOLUTO

 

Recuerdo las catedrales de Liverpool;
el poeta que escribió en Mersey,
“La muerte es la única parada gramaticalmente correcta.”
No tengo idea de qué más decir.

 

A MI HIJO MAYOR

 

Perdónanos por tu infancia no tan confortable, digo yo
y tú dices que nos aprecias a los dos;
Mami Mirka y también a mí-Braňo.

Así que hablamos. Con los ojos.
Con tus ojos infantiles y con los míos
casi infantiles aún.

A veces me siento mal
cuando tú lo entiendes todo
e incluso un poco más que eso.

La ciudad ruge inexorablemente alrededor de nosotros.
Se apoderará de ti como tu sabiduría.
Entonces, con el tiempo, leerás los poemas
en los que he escrito
cómo crecía la ciudad sobre mí.

Nos encantaría que fueras jovial
para juguetear como hacen los niños.
Pero nosotros tres, Mirka, tú y yo
Inventamos juntos tantas cosas, al mismo tiempo.

Descubrimos el mundo para tus ojos menudos.
Así algunas veces parece que pudieras enojarte.
Algunas veces no lo haces.
Ve a dormir.
Duerme.
Cuando crezcas, contestarás.

 

 

POEMA EN INGLÉS

 

Cuando una mujer quiere ser fornicada,
el fornicador habrá de ser un chico
que no caiga dormido…

¡Pero yo! –
que estoy por encima de los 40… –
¡Feliz noche!

CUANDO NO PUEDES PENSAR EN UNA EXCUSA APROPIADA

 

 

GRAN AMOR

 

Hay ciertamente un gran amor entre nosotros –
Poseo irrefutable evidencia:

Voy contigo a los mismos lugares
Adonde llevo a todos mis
Grandes amores.

AL MENOS LA VERDAD, DEBES COMPONER UNA VERDAD DECENTE.

 

 

HE VISTO A DIOS APENAS DOS VECES

Apenas dos veces he visto a dios
Una vez, recostado contra el pórtico de una vieja cervecería,
desaliñado, con jeans harapientos y una camisa de marinero
y lo-juro-por-Dios, ligeramente ebrio,
supongo que no tenía un céntimo encima, ni siquiera para el bus
y que de vez en cuando su hogar se hallaba más bien a una gran distancia,
pero por las migajas y chelines por los que hubiera de preocuparse,
era bastante claro que no movía un dedo-
Por qué molestarse, decía él, estoy simplemente dichoso de estar vivo
y yo vivo, no es sino mirar a aquellos dos, cómo les encanta tomarse las manos.
Y la segunda vez de hecho no era Dios
sino una diosa
estaba sentada frente a mí en la lúcida penumbra de la tarde
y eras tú
Ella rogaba que rezara por ti
y no me pareció descabellado
así que rezo, del modo que sé hacerlo, rezo por ti

                  De este modo:
Una vez cuando le dije de nuevo que la amo
Su rostro se ensombreció súbitamente. En ese preciso momento
Pensé que la Tierra había saltado fuera de su órbita entre un Agujero
Negro. En ese preciso momento
Yo estaba completamente temeroso que por duelo una bandera bajara hasta su media asta,
pero no
ella dijo solamente
si también pudiera escucharte esto después de veinte años
Así que garantízame esto, que ocurra exactamente así
o garantízame un poco más
para que pueda amarla una completa veintena de años
para  no decir una palabra en veinte años hasta encontrarla
así habríamos de encontrarlo en veinte años con intervalos de veinte pasos de largo
a ese tipo que no come cuento, de jeans y camisa de marinero
que simplemente empujará a su camarada
y casualmente comentará
mira eso, cómo les encanta tomarse las manos
                                            AMÉN

 

Traducciones de Rafael Patiño Góez

 

Braño Hochel   nació en Eslovaquia en 1951. Poeta y traductor, profesor de estudios de traducción de la Universidad Comenius, en Bratislava. Editor en jefe de Revue aktuálnej kultúry RAK, de circulación mensual y Presidente de la Asociación de Escritores de Eslovaquia. Director de the Budmerice Summer School of Translation, vice-director de Studia Academica Slovaca, y coordinador de the TEMPUS JEP project, Lenguaje– Literatura – Traducción“. Graduado en Inglés y en Estudios Eslovacos. Como autor y traductor ha recibido diversos reconocimientos.

Gulliver: