Festival Internacional de Poesía de Medellín

INVOCACIONES DE LA PALABRA

(para ser ejecutado con acompañamiento musical completo)
    

       En el principio no estaba la Palabra
       En la Palabra estuvo el Comienzo

 

Desenreda el viento
Dale veloces piernas a la hoja encogida;
El caballo de palabras ha galopado
Entre nubes, entre truenos, entre rugientes aguas...
Abre de golpe la puerta de tus oídos

       Araba ponmbe ponmbe ponmbe
       Araba ponmbe ponmbe ponmbe*

La palabra, la palabra, es un huevo
Del nido del halcón y la paloma
Su cáscara la vaina de la espada de la rabia
Su yema un suelo abonado de bilis y bendición

La Palabra, la Palabra, es el pico del pájaro carpintero
Que golpetea la jungla del silencio
El ojo del gato que perfora el atuendo de la noche
La Palabra, la Palabra, es la simetría audaz de la alzada de la cebra
La fogosa caída de los cascos de elocuentes corceles
La Palabra, la Palabra, es la axila de piedra
La arista del letárgico mármol

La Palabra, la Palabra, es la demencia de la luna
La furia canina de las mareas ladrando
La Palabra, la Palabra, es el diente lácteo de las montañas del coco
Las lágrimas gozosas de la aurora

       Araba ponmbe ponmbe ponmbe

 

Yo veo la Palabra
           sondeando en distantes nubes ecos de dorados lenguajes
Yo veo la Palabra
           afeitando testas montañosas con navajas de razón
Yo veo la Palabra
          sobre los labios del revólver, animalmente rojos
Yo veo la Palabra
          en los parlamentos de lenguas beligerantes
Yo veo la Palabra
            con deleitoso oído, tallos de éxtasis oscilante
Yo veo la Palabra
          en el sueño de un sueño
          en el sueño de un sueño            
          en la nube que reúne la lluvia       
          en la lluvia que desencadena la tierra

 

Abuubutan Eja okun       (Inagotable, Pez de la mar)
Abuubutan Eja osa          (Inagotable, Pez del lago)
Adunnni lenu                   (Una dicha para tener en la boca)
Ma dunni lorun                 (Aterrador de tener en torno al cuello)

     Araba ponmbe ponmbe ponmbe

 

La Palabra, la Palabra, es la ceniza del ocaso
El arcoíris de los errabundos cielos
La Palabra, la Palabra
                   es rocas y raíces
                   arena y piedra
                   óxido y polvo
                   amor ---- y lujuria

 

La Palabra es la ventana fisgona de colas vertiginosas
El valle vital de la doncella la Palabra, la Palabra, es la canción
de la azuela a punto de hervir 
El lírico respirar del fuego sobre la arcilla
La Palabra, la Palabra, es el carraspeo de la navaja del barbero
Las pisadas del sol sobre la superficie alquitranada del lago

     Araba ponmbe ponmbe ponmbe

 

La Palabra es lluvia
La Palabra es polvo
      La Palabra es lluvia-polvo

La Palabra es negra
La Palabra es blanca
     La Palabra es negra-blanca

La Palabra es vida
La Palabra es muerte
      La Palabra es vida-muerte

     Araba ponmbe ponmbe ponmbe

Regala pensamientos óseos
La carne de lenguas frescas
Deja que rotundas risas desanuden el ceño
De arrugados momentos;
Esparce la Palabra
En el valle de la luna
Deja que cantos de cosecha recojan la plenitud
De proverbios venideros

                                             
En el Principio no estaba la Palabra     
En la Palabra estuvo el Comienzo

Araba ponmbe ponmbe ponmbe
Araba ponmbe ponmbe ponmbe

* Este refrán se usa por el efecto de su sonido (qua performance); no posee significado semántico traducible.

CARTA DESDE NAIROBI

 

Ologuro,

He buscado por todas partes una postal que
Verdaderamente cuente la historia de este delicioso país
Pero una agónica frustración
Insiste en recompensar mi búsqueda

Por supuesto, las postales abundan
En sus monótonas centenas:
En aeropuertos, parques, lobbies de hotel,
Incluso en esos multitudinarios almacenes de ciudad

Pertenecientes a aquellos que dicen que mi  “Acento
Africano" ofende sus oídos.
Pero lo que impacta a la vista son sus
Conceptos Fuera de lugar sobre África:

Elefantes apareándose, rinocerontes errantes
Jirafas en reuniones tribales
Sobre copas de árboles y congestionadas autopistas
Leones corriendo tras manadas de impalas...

Ocasionalmente, retratos del tímido Masai
O similares especímenes de una exótica "Tribu Africana"
Desnudos con sus copiosos abalorios
Sonriendo a la cámara

He buscado, y todavía estoy buscando;
Tan pronto como encuentre una en un idioma humano
De este complejo y hermoso país
Lo enviaré en un correo triunfante


Safarimente tuyo,

                     Ayekooto
                   

 

ALUPAYIDA*

 

Permanezco por largo tiempo en el río
Y me convierto en un pez
Con cabeza hecha de coral
Y aletas que domestican la distancia
De agitadas profundidades

Permanezco por largo tiempo en el pez
Y me convierto en montaña
De cresta acunada por la niebla
Y pies alfombrados de hierba
Que endulza el aliento matinal con mágico jazmín

Permanezco largo tiempo sobre la montaña
Y me convierto en un pájaro
Con un nido de paja políglota
Y canciones que agitan los oídos
De bosques que dormitan

Permanezco largo tiempo con el pájaro
Y me convierto en carretera
De largos ojos polvorientos
Y piernas enroscándose por entre el zarzal
Como precoces pitones

Permanezco largo tiempo sobre la carretera
Y me convierto en cigarrillo
Encendido por ambas puntas por poderosos geiseres,
Luciérnaga de alas de ceniza en noches
De oscuridad silenciosa
Permanezco largo tiempo con el cigarrillo
Y me convierto en payaso
Con una cara ancha y pintada
Y un vientre lleno a rebosar
Con ondulantes risas

Permanezco largo tiempo con el payaso
Y me convierto en sabio
De barba centelleante
Y fábulas que se aplican a narrar historias
De recuerdos grisáceos

 

Permanezco largo tiempo en s-i-l-e-n-c-i-o
Me convierto en Palabra

 

* Metamorfosis

 

 

LA GENEROSIDAD DEL EMPERADOR

 

Y gritaba el pueblo:

Echa una mirada a nosotros los hambrientos
Y a nosotros los sedientos

Nuestros bebés mueren en la cuna
La vieja edad entre penurias

Los capataces son generosos con los látigos
Los colectores de impuestos hacen batidas en los caminos de toda aldea

El firmamento
Es el único techo sobre nuestras cabezas...

Y, conmovido y absolutamente compadecido,
El Emperador envía

       100 bolsas de sustantivos
       Y 1000 medidas de adjetivos.

 

 

PELEA DE AMANTES

 

He escuchado a las hojas discutir
en el parlamento del viento

He agarrado unas pocas palabras calientes
sobre los labios de palomas en concilio

He visto vino y agua
chocando cuernos en un vaso agitado

Incluso entre lengua y boca
existen peleas ocasionales...

Pero no importa cuán ruda pueda ser la palabra
Nosotros no la cortamos con un cuchillo

 

LA PALABRA ES UN HUEVO

 

Mi lengua es un fuego color rosa
No dejes que encienda tus orejas

Cuando los proverbios colisionan
En la calle de las risas expectantes

Y momentos murmurantes se esfuerzan por sobrevivir
Elegía desde los labios del sol poniente

Contaremos los dientes
De la luna

Y cantaremos pequeñas coronas
Para estrellas perdidas...

La Palabra, la Palabra
Es un huevo:

Si cae sobre el afloramiento
De un lapsus de la lengua

Se rompe
Irrecobrablemente

 

 

ESCRIBO, LUEGO SOY

 

...la pura capacidad alfabética de escribir fue la auténtica comodidad que
separó al animal del ser humano, al esclavo del ciudadano, al objeto del sujeto.
          -- Henry Louis Gates Jn., Figuras en Negro

 

 
Yo blando la Palabra como un machete
La afilo cada mañana
Sobre la piedra de afilar de la Historia
Luego la almaceno
En la funda de recuerdos heridos

A mediodía el machete se vuelve panga 
Navegando silencioso y galante,
A través de la conspiración del viento,
Halando un insolente sol
Por su barba

Anochece y la panga se potencia en una pluma
Con una vigilante plumilla
Y una fuente de mares agitados
Revolviendo nombres sepultos,
Prestando lengua a mudos antojos

Y ahora
La Palabra, una vez albatros,
Es fénix de cenizas de ébano;
La puerta una vez cerrada por el amo
Es abierta de golpe por la energía del metal significativo.

 

 

YO QUIERO TOCAR EL MUNDO

 

Estoy poseído por un impulso de tocar el mundo
Un impulso más intenso que la brisa de la aurora
Irreprimible como una fe obstinada

De tender un puente a través de los mares
Narrarle a cada montaña un cuento humilde
Mirar a los árboles unir raíces debajo de la tierra

Cantar en el este y danzar en el oeste
Tener la luna unida al sol
En el centro del cielo, sin un eclipse

Intercambiar apasionados respiros a través de la colina
Donde las voces re-memoren sus ecos
Sembrando palomas en el viento

Ver el océano en una gota de agua
El arco iris, unión de sol y lluvia
La vía que corre de puerta a puerta

     Yo quiero besar mil estampillas de correo
     Humedecer incontables sobres en sus erráticas lenguas
     Atar cada playa con urgentes mareas

Estoy poseído por un impulso de tocar las nubes
Cosquillear cada sueño en su axila
Dorado eslabón en una cadena horizontal del ser

Soy una viña rastrera intentando alcanzar la luz
Mano de la noche, animada por dedos
Un adjetivo esperando un sustantivo.

 

 

HIJA DE LA PALABRA

 

Yo invoco

La tristeza
   Hija de la Lágrima

La Lágrima
   Hija del Río

La Riada
   Hija de la Lluvia

La Lluvia
   Hija de la Nube

La Nube
   Hija de la Mar
La Mar
   Hija de la Luna

La Luna
   Hija de la Palabra

 

PREGUNTAS PARA LA ESPOSA DE UN POETA

 

¿Despierta él en la mañana
        con un ditirambo en la mano?

¿Se desconecta él –simplemente se desvanece–
        en medio de una charla?

¿Tiene usted que tocarlo ocasionalmente
        para asegurarse de que aun se encuentra a su lado?

¿Habla él en medio del sueño?

¿Corre a veces fuera de la ducha, enjabonado,
         a agarrar la pluma para capturar un pensamiento pasajero?

¿Habla él consigo mismo y/o asiente en acuerdo
         con algún espíritu indiscernible?

¿Alterna momentos de alegría beatífica
         con períodos de acallado meditar?
¿Replica él a veces como una culebra cascabel?
    
¿Saborea el más selecto de los vinos
         y come, cuando hace falta, como un lobo?

¿Hace el amor como un huracán
        y luego se acurruca como un bebé entre sus senos?

¿Moldea pan con las palabras para el desayuno
         y destila álamo* en vino para el invitado a cenar?

¿Persigue el aroma de hadas suculentas?

¿Se vuelve loco con las huellas
        del emperador en la jungla de la ciudad?

¿Se siente alguna vez como
         transformando su pluma en pistola?

¿Conoce cómo dejar la ira por la visión,
     el sino por el lugar de destino?

 

¿Sabe cómo soñar?

 

* Una canción episódica, multi-tonal de los Ekiti-Yoruba

 

 


ENCUENTRO

  (para Olle Nordberg cuya carta inspiró este poema)

 

Cuando llegue a Nairobi
Llevaré un rostro
No muy distinto del
Que viste hace algunas estaciones

Mis lentes, ahora bifocales,
Sus molduras redondeadas con los años,
Todavía se asientan sobre el humilde puente
De mi nariz. Yo husmeo a través de ellos

Como un sabio cosiendo los andrajos
De una época rota.
Encontrarás un mostacho
Floreciendo pacientemente sobre el arrecife

De mi labio superior
Y una melena, ahora corta,
Victoriosamente salpimentada
Deleitosamente cepillada

Me hallarás con mi acostumbrado smock* Mbari
100% algodón, adornado con todo detalle
Por la aguja de la bordadora,
Mi cabeza orgullosa y puntual sobre mis hombros

Estaré allí con los erráticos goces y tristezas
De un poeta en edad herida
Llámame Atayerobioko** Iwalewa***
Y escucharás mi respuesta desde todo viento

 

*Un traje bohemio preferido por los artistas en Nigeria
**Uno-que-remodela-el-mundo-como (un herrero) remodela-un-azadón
***Temperamento-es-belleza.

 

DISPUESTO PARA EL AMOR

 

La luna juega a las escondidas
Detrás de las nubes. Una apacible sonrisa
Permanece en los labios del cielo

Las mareas provocan y se enmarañan
Al borde del agua. El ciervo mira a
La cierva con profunda y seductora pasión

      Sun mo bi, Ologuro*
      Estoy dispuesto para el amor esta noche

Puedo escuchar a las palomas zureando
En su jaula. Puedo escuchar a alapandede** 
Intercambiando notas en el sombreado alero

Oge*** provoca al viento con su inquieta cola
En el estrecho sendero en medio de los muros
La bendición bulbosa del baobab se mece en el viento

      Sun mo bi, Ologuro
      Estoy dispuesto para el amor esta noche

Toca mi cuento
Husmea mi canción
Observa las líneas punteadas

Sobre las páginas de mi piel
Extiende mi flor
Desata mi delirio

      Sun mo bi, Ologuro
      Estoy dispuesto para el amor esta noche

Revuelve pequeños fuegos en el surco entre mis promontorios
Plántame, una canción, en tus limosos acres
Pasa la mano por mi memoria, moldea mi máscara

Deja que las ásperas hojas acaricien el fruto
Al extremo de la rama. Sacia esta búsqueda
Con la magia de rumorosos momentos

       Sun mo bi, Ologuro
       Estoy dispuesto para el amor esta noche

Ajusta esta cuenta con el argumento
Del corazón. Favorece mi súplica. Clama 
Al cielo sobre las alas de mi canción

Mira mi rostro más allá del espejo
Sopesa mi alma. Quita el miedo de mi sueño.
Pronuncia mi nombre. Mi nombre, mi nombre. Pronuncia mi nombre. . .

      Sun mo bi, Ologuro
      Estoy dispuesto para el amor esta noche
 

 

LA TARDE DE TU SONRISA

 

Yo habito la tarde de tu sonrisa
Tu gracia dorada se desliza a casa, hacia mí
Como golondrinas reclamando de vuelta su nido
En las techumbres de cielos oscurecidos

Yo permanezco en el provocador escote
En medio de tus promesas, el leve estremecimiento
De un rostro avivado por la dicha,
Radiante como la caoba pulida

Tu magia detiene mi mirada
Aun cuando los gallos persiguen sus gallinas
Alrededor de la raída falda del bosque,
La lagartija agama asintiendo con su cabeza ancestral

En rojo amén a una plegaria más allá de nuestros oídos.
Los humos que se elevan son un rumor de comidas venideras
Constante pelea de mortero
Dedos de cebolla de mimados deseos

Esta tarde, suave como una promesa, tenue como neblina
Y tú, mi dorado gong, mi eterno poema; pregonero de amor,
Yo vivo sobre el lírico promontorio de los labios de la estación
Aun mientras acechamos el sol naranja detrás de los árboles.
                                                      

 

EL POEMA DE AMOR MÁS LARGO DEL MUNDO

 

           Sí. . .

 

NACIDO ENTRE DOS MARES

 

Nacido entre dos mares
Galopas hacia la tierra
Sobre una caballería de olas

Tu risa blanca como las nubes
Tu tristeza azul según las estaciones
En tus ojos, águilas marinas vuelan

Desprovistas de alas,
Sus canciones pequeños himnos
En el firmamento que escucha

Sus plumas verdes como helechos a la orilla
De un arroyo donde las lluvias se esparcen
El viento suave y extrañamente en

Calma. Tus palabras caen
Como la lluvia, algunas veces atronadoras
Algunas veces matizadas como un retruécano pagano

Hija de dos mares,
Intérprete de las canciones de mi río
Examinadora de mis momentos silenciosos

 

 

ALGUNOS DÍAS

    (para Akawu)

 

Algunos días conocen
la secreta inclinación del corazón

sus aurículas son acres de arcilla
humedecidos por el rocío más gentil

su música el palpitar de cada pulso
las sonrisas crecen en el jardín de sus labios

hay gracia en su saludo
deleite en su aprobación

una luna piadosa se sienta
en el centro de su noche

sus horas maduran
en las sombras de un sol generoso

cuando pasan
las casas abren de par en par sus puertas

las flores los visten
con sus más extraordinarias fragancias

para ellos la ternura no es traición
la compasión no es limitación

algunos días
no son alérgicos a la dulzura

algunos días
no sienten miedo de los seres humanos

 

JAZZ

 

(de ‘ruido de negros’ a estado-del-arte)

 

Una vez
surgido de una estropeada trompeta

rescatado de un oxidado abandono
por los impacientes dedos de unas manos extenuadas por el látigo;
animado por un nuevo viento,

fortalecido por un extraño trueno metálico
que estremece los aleros de somnolientos oídos

una vez
arrastrado acento de sórdidas callejuelas

y sueños largamente pospuestos
en la memoria azul de aprisionados respiros...

Ahora
cuerno de vacas de buenos cascos

pausadas cámaras purpúreas
con fraseos repetidos de sincopado silencio. . .

la piedra una vez envilecida por el maestro constructor,
¿es realmente ahora la esquina de la reluciente casa?

 

 

EL LAGO SE COMIÓ MIS POEMAS

-Un canto a Katrina (2)-

Sugudu pebe pebe
Ojo buruku Esu gb’omi mu*

El día que el Lago rompió el dique
Saltó la barrera
Y engulló a la ciudad

Las crecientes se comieron mis libros
Consumieron mi guardarropa
Me llevaron a un ático sin aire

Un caimán vagabundo se hizo cargo de mi estudio
El carro de la familia flotó como un bote de cartón
Luego desapareció tras la casa de nuestro vecino

Los pozos sépticos de la ciudad vaciaron sus intestinos
En las aguas embravecidas; chorros tóxicos
Borbotearon desde una costa violada
Mientras los recuerdos familiares se hundían uno a uno
Entre la fétida refriega, nuestro atesorado
Pasado se sumergió en el lodoso caos

Habiéndose ausentado el gobierno en día festivo,
Mi S.O.S. cayó en oídos sordos
El silencio asesinó mi grito

Ah el día que el Lago rompió el dique
Los vientos destecharon mi casa
Las crecientes devoraron mis poemas

Sugudu pebe pebe pebe
Ojo buruku Esu gb’omi mu

*Terrible día, el hambriento Esu se saciaba con agua
Nota: Esu es el dios Yoruba del destino y la casualidad.
*Sugudu pebe pebe es intraducible; usado aquí frecuentemente por su efecto dramático, eufónico.

 

ODA A LA RABIA

 

No se lleven mi rabia
Mi ceño fruncido, mis dientes apretados,
La turbulencia de mis labios

Temblando con palabras no pronunciadas;
La acezante pantera de mis mejillas
Donde una vez moró un dichoso* hoyuelo

No se lleven mi rabia
Un volcán se congrega en la boca de mi estómago
Déjenme eructar fábulas y canciones de fuego

Los sueños se mueren, las aguas aúllan
Monarcas medievales decretan nuestras vidas desde rocosas cumbres
La justicia se balancea sobre ordinarios cadalsos

Son obesos los que entonan alabanzas, magra la Verdad,
Comedores de carroña atestan las calles,
Con extremidades de niños entre sus dientes

Aquellos que nada saben
Comercian sabiduría con creyentes en nada
Entre farsa y fe un credo común

No se lleven mi rabia
Mi sustantivo obstinado, mi adjetivo que,
Como el escorpión, porta una cola candente

Cuando el emperador estira sus talones
Yo le niego el honor de estrechar mi mano
Mis palmas están hechas de una arcilla más suave

No se lleven mi rabia
Mi obstinada furia, mi temperamento
Que enciende la forja de sueños más cuerdos

 

SWING SENCILLO

 (un jazzístico tributo a Nueva Orleans)

Gran Swing   Sencillo Swing
Un viento de saxo explota en las calles,
Congregando oídos, congregando piernas
A lo largo de adoquinados senderos sonoros;
El franco rostro del tambor,
Ancho como los vientos, ancho como el cielo,
Hace erupción en tonalidades de bronce
Amistosamente como el agua, más profundo que el mar

Gran Swing   Sencillo Swing
Multitudes del Norte
Multitudes del Sur
Multitudes, oh sí! De nuestro iracundo Sur;
Multitudes de tigres, multitudes de mariposas
Multitudes de agua, multitudes de fuego
Cuando el tambor lo ordena,
Todas las tribus obedecen

Swing grande   Swing sencillo
S-p-a-a-a-s ‘n y especias
Deliciosas rencillas de jungla en ollas de sopa:
Tiernas pinzas de cangrejo
Los seductores lazos de camarones
Y la Jamba...oh la Jambalaya
Siete continentes, siete historias
En las naciones unidas de una olla

Swing grande   Swing sencillo
River Road abajo abajo abajo
Y juerguistas disfrazados dando vueltas y vueltas como ejes mágicos
River Road abajo abajo abajo
Y arco irisadas sombrillas arriba arriba en el firmamento
River Road abajo abajo abajo
Botes de Blues abajo del Miss, del Miss, del Mississippi
River Road abajo abajo abajo

Swing grande   Swing sencillo
Dichosos ruidos acrecentados como retumbar de trueno:
Palpitantes leyendas de Congo Square
Gruesas carcajadas de Mardi Gras;
Interminables aderezos de La Ciudad Que Olvidó la Preocupación,
Sus fértiles encrucijadas, su deleite dulce y agrio
Swing grande   Swing sencillo
Swing g-r-a-n-d-e   Swing r-e-a-l-m-e-n-t-e sencillo 

 

YO QUIERO TOCAR EL MUNDO

 

Estoy poseído por una urgencia de tocar el mundo
Una urgencia más intensa que la brisa de la aurora
Irreprimible como una fe obstinada

De tender un puente a través de los mares
Narrarle a cada montaña un cuento humilde
Mirar a los árboles unir raíces debajo de la tierra

Cantar en el este y danzar en el oeste
Tener la luna unida al sol
Centro-del-espacio, sin un eclipse

Comerciar apasionados respiros a través de la colina
Donde las voces re-memoren sus ecos
Sembrando palomas en el viento

Ver el océano en una gota de agua
El arco iris, unión de sol y lluvia
La vía que corre de puerta a puerta

     Yo quiero besar mil timbres de correo
     Humedecer incontables sobres en sus erráticas lenguas
     Atar cada playa con urgentes marea-mientos

Estoy poseído por una urgencia de tocar las nubes
Cosquillear cada sueño en su axila
Dorado eslabón en una cadena horizontal del ser

Soy una viña rastrera intentando alcanzar la luz
Mano de la noche, animada por dedos
Un adjetivo esperando un sustantivo.

 

HIJA DE LA PALABRA

 

Yo invoco

La tristeza
   Hija de la Lágrima

La Lágrima
   Hija del Río

La Riada
   Hija de la Lluvia

La Lluvia
   Hija de la Nube

La Nube
   Hija del Mar
El Mar
   Hijo de la Luna

La Luna
   Hija de la Palabra

 

MI ARS POETICA

 

En el Principio no estaba la Palabra
En la Palabra estuvo el Principio*

 

El universo era vacío indistinto antes de que naciera la Palabra. La Palabra dio nacimiento al Canto. El Canto dio nacimiento a la Poesía. La Poesía dotó a la Vida de sonido y de sentido. A través de ella, la Musa de los vientos dio nacimiento a la música de Ser. La Poesía nos ayuda a apreciar el valor de la armonía; ella mejora nuestra capacidad para enfrentarnos con el caos. Ella consolida el antiguo maridaje de verdad y belleza, forma y contenido, pensamiento y sentimiento. Venido de una cultura Yoruba que subraya la relación mutua entre lo bello y lo útil, yo estoy constantemente consciente del poder potencial de la poesía y su permanente responsabilidad para la creación de un mejor mundo. Para mí, poesía es atayerobioko (aquel que restaura el mundo del modo que un herrero restaura un azadón). Ella es el sueño de donde proviene la realidad, el manantial de visión y acción. Ella es, para mí, el más elocuente antídoto contra el silencio, el diálogo afirmante de vida de la condición humana…. Mi filosofía y práctica de la poesía han sido capturadas en el poema de abajo, tomado de mi primer libro de poemas:

 

POESÍA  ES**

 

Una fuente de vida
que reúne afinación
cuanto más gargantas reune
precursora de la acción
más mentes conmueve

Poesía es
la cantilena del vendedor ambulante
la elocuencia del gong
la lírica del mercado
el rayo luminoso
sobre el rocío matinal en la hierba

Poesía es
lo que el viento suave canta
a la hoja danzante

lo que la suela dice al polvoriento sendero
lo que la abeja zumba al néctar seductor
lo que el aguacero tararea al sombrío alero

Poesía es
simiente de ningún oráculo
para una solitaria piedra filosofal

 

Poesía
es
hombre
significativo
para el
hombre  

* De La Palabra Es un Huevo, 2000.
**Extractado de mi poema ‘Poesía Es’, Canciones del Mercado, 1983, 2006.

Traducciones de Rafael Patiño

Niyi Osundare nació en Ikere-Ekiti, Nigeria en 1947. Poeta, dramaturgo, ensayista, periodista y profesor de inglés en las universidades de Nueva Orleans e Ibadan, es un intenso poeta  político y un vehemente defensor de los derechos humanos. Su premiado Selected Poems fue publicado por Heinemann en 1992. Ha publicado más de una veintena de libros  incluyendo su más reciente libro de poesía, Days, 2008. Influido por la tradición Yoruba, es uno de los más destacados dentro de la generación de poetas nigerianos anglófonos contemporáneos que emergieron después de Wole Soyinka, J.P. Clark-Bekederemo y Gabriel Okara. Sus poemas han ganado muchos premios nacionales e internacionales, entre ellos el Commonwealth Poetry Prize en 1986. Entre sus obras publicadas se encuentran: I Sing of Change; Songs of the Marketplace; Village Voices; Moonsongs; The Eye of the Earth; The Nib in the Pond; Waiting Laughters; y Midlife.

Osundare hace abundante uso de la tradición oral, y su imaginería y escenarios son esencialmente rurales. Él dice que su primer propósito es desmistificar la poesía y hacerla accesible al hombre común para quien canta. Como la voz del pueblo, su condena a la clase dirigente y a los vicios sociales en general es inequívoca y su llamado sin precedentes al cambio en cada faceta de la sociedad.

Mapa del Sitio
Gulliver: