Festival Internacional de Poesía de Medellín

PROMETEO
Revista Latinoamericana de Poesía
Número 86-87. Julio de 2010.

Gustavo Pereira

(República Bolivariana de Venezuela, 1940)

NOCTURNO

 

Cuando las tabernas quedan vacías
el viento de las calles agita el polvo
                                   y juega con los envoltorios
Es el tiempo en que los solitarios recorren la noche
El tiempo en que los borrachos recobran sus delirios
                                   y los vidrios sus dobles
Es el tiempo en que despojadas de humanos
            son más humanas las calles
                                   y terribles los sueños.

 

ENUMERACIÓN DE LOS ENCANTOS DE LA CIENCIA

 

El cuadrivio de la hipotenusa
La energía de las ondas magnéticas
            apuntadas al mero lado izquierdo
La aceleración de las partículas atómicas
            bajo la rótula de un impulso inútil
El aprovechamiento de la energía solar para soslayar
            cuanto se tiene por ridículo
El movimiento de los planetas como acumulaciones
            de epiciclos
                                   y escombros semejantes
La nube de materia y radiación que se expande
            infinitamente al infinito
                        sin que ningún hado alcance a rozarla  
y finalmente
el destello
            de tus ojos
                        cuando
                                   a su furtivo
                                                     disparo
                                                                   capitulo.  

                       

 

PARA DESNUDAR A UNA MUJER

 

Para desnudar a una mujer no hace falta penumbra
ni pericia ni astucia
De nada valen erudición destreza brusquedad
Ni siquiera sabiduría
Para amanecer a su lado
            poco importa el arrojo el valor
                                               la treta o la artimaña
De nada sirven apostura o tenacidad
No hay método ni sapiencia ni sistema que puedan vencer su resolución
   o su mesura
           
Para desnudar a una mujer toda presunción es inútil
                        toda voracidad resulta amarga
                        todo discernimiento se vuelve melancólica penuria

Para desnudar a una mujer basta el instante
   en que el ciego misterio la envuelva y la estremezca
y restaure en su pecho la incordura
   y sepulte su cuerpo en nuestros brazos.                     

 

 

SOMARI DE LA REINA O EL GOLPE DEBELADO

 

En el turbio Café de mi barrio donde empezaba un poema para ti
pasó a mi lado la más perfecta de las diosas
           
Dio unos pasos de sílfide me miró de soslayo sonrió y se sentó
(con otro por supuesto)

Seguí con el poema

Tú seguías reinando.

ESTO QUE NOS PASA

 

         Esto que entre los dos pasa es el precio
             del sobresalto de desparramarnos uno
                   en el otro

         Pasó mil veces pero siempre pasa

         Ningún lugar común será capaz de erigir a su sombra nada
         Ningún desaliento podrá impedir que termine como debe concluir todo
                                      Transgredido
                                      Recurrente
                                      Desquiciado
                                     
         Esto que entre los dos pasa no es demonio suelto
   sino deslumbramiento del infierno
                            inseparable de la brasa que hila
        
         Cuando hayamos suprimido de nuestras vidas el tiempo y los vecinos
                   y la calle y los necios
                   y las escaleras por donde regresar a la cordura
                                                                  y al aburrimiento
         la fascinación de estrecharnos volverá a lamernos y a perdernos
         y así sabremos que esto que nos pasa es simplemente
                                                              cursimente
                                                              neciamente
                                                              perramente amor.            

SOBRE SALVAJES

                   Los pemones de la Gran Sabana llaman al rocío Chirïké-yeetakuú,
                   que significa Saliva de las Estrellas; a las lágrimas Enú-parüpué,
                   que quiere decir Guarapo de los Ojos, y al corazón Yëwán-enapué:
                   Semilla del Vientre. Los waraos del delta del Orinoco dicen Mejo-
                   koji (El Sol del Pecho) para nombrar al alma. Para decir amigo di-
                   cen Ma-jokaraisa: Mi Otro Corazón. Y para decir olvidar dicen
                   Emonikitane, que quiere decir Perdonar.
                  
                                      Los muy tontos no saben lo que dicen
                                      Para decir tierra dicen madre
                                      Para decir madre dicen ternura
                                      Para decir ternura dicen entrega

                                      Tienen tal confusión de sentimientos
                                      que con toda razón
                                      las buenas gentes que somos
                                               les llamamos salvajes.

 

SOMARI CON PEZ Y PÁJARO

        

         En mi cabaña conservo un pez de arcilla
         y un pájaro de sombra
         A ellos acudo para librarme del hastío

         El pez habla por los cuatro costados el pájaro me alumbra
         Sobre nosotros sólo el loco firmamento es perfecto

         Cuando todo duerme
         el pez despierta a los lagartos amordaza las arañas y conforta a
            los náufragos
         Y mientras el cielo nocturno se desliza
         el pájaro de sombra sube hasta el costado del cosmos impasible

         y regresa convertido en punzada.
        


TRAMA DE AMANECER

 

         Cuando en Tokio anochecía
         yo festejaba la radiante aventura de amanecer en tu pecho
        
Había conjugado todos los verbos
         y en ninguno hallé el tiempo exacto de deshacer lo irremediable

         Condescendí con la penumbra
         y me deparó tu resplandor    

         Quería simplemente restituir las coordenadas que nos constituyeron
         El batir de olas que armonizó nuestra existencia

         Arrebato salido de su órbita a encontrarte
         Encantamiento asimilado a tu cuerpo
         Cuando en Tokio amanecía tú anocheciste en mis brazos
         Y esto fue más importante que todos los verbos conjugados
         y más hermoso que la rotación de la tierra.

 

BODHIDHARMA I

 

                   Preguntó un monje a su maestro: “¿Qué sentido tiene que el
                   Bodhidharma venga del oeste?”, queriendo significar: “¿Qué
                   es la verdad?”.
                   El maestro contestó: “El caracol que sube a un palo”.
                   El día anterior, a otro, le había respondido: “La rana lame el
                   humo de las cigüeñas”.

POR LOS NUESTROS

        
        
        
         Por aquellos que amaron o fueron amados sin medida
         Por aquellos que escribieron cartas de amor sin esperanza
         Por quienes rehicieron con ceniza cuanto les fue desarraigado o prohibido
         Por los que no renegaron de sí mismos en la desolación de sus tormentas
         Por quienes se negaron a pactar con la astucia
         Por aquellos que optaron por un pedazo de pan duro entre el coraje y la vergüenza
         Por aquellos que en el desconcierto se precipitaron en la alucinación de la audacia
                   y convocaron el fanal compartido
         Por los que no supieron de treta despreciable
         Por los que atravesaron sin herirse zarpazos y mordeduras
         Por los que hechos polvo aún guardan en el pecho
                   pobres poderes para franquear la inclemencia
         Por quienes resistieron sin quejarse ni pedir nada a cambio
         Por quienes aunque sólo recibieron afrentas y desprecio hallaron en los otros
                   motivos para persistir
         Por aquellos que nos dejaron la llave de los primeros paraísos
                   y descifraron por nosotros los jeroglíficos de los inescrutables
         Por todos los que lucharon y nos enseñaron a luchar
         Por quienes entregaron huesos y sueños como disculpándose
         Por los que no ambicionaron más gloria que su pobre intemperie sin amparo
         Por aquellos que se abismaron ante la maravilla
                   y se reconocieron en sus llamas

                                      digo estos versos.         

 

SOMARI DE LA INCANDESCENCIA

 

         Diré que eras blanca como las desangradas
            amapolas rosa como el carmín de la pasión
         Diré que te consumías en tu poder
         y que no había caracola del océano que no poseyera la
            resonancia de tu cuerpo
         Diré que el esmalte sobre el puerto no bastaba para romper
            el hechizo que te envolvía a la deriva
         Y si el amor concluye de repente diré que fuiste apenas
            incandescencia recobrada en mi copa
                en una habitación de hotel desvanecida en el olvido.


SOBRE SALVAJES

 

                   Los pemones de la Gran Sabana llaman al rocío Chirïké-yeetakuú,
                   que significa Saliva de las Estrellas; a las lágrimas Enú-parupué,
                   que quiere decir Guarapo de los Ojos, y al corazón Yewán-enapué:
                   Semilla del Vientre. Los waraos del delta del Orinoco dicen Mejo-
                   koji (El Sol del Pecho) para nombrar al alma. Para decir amigo di-
                   cen Ma-jokaraisa: Mi Otro Corazón. Y para decir olvidar dicen
                   Emonikitane, que quiere decir Perdonar.
                  
                                      Los muy tontos no saben lo que dicen
                                      Para decir tierra dicen madre
                                      Para decir madre dicen ternura
                                      Para decir ternura dicen entrega

                                      Tienen tal confusión de sentimientos
                                      que con toda razón
                                      las buenas gentes que somos
                                               les llamamos salvajes.


Fin de la historia

“El capitalismo es el fin de la historia”

Tal vez sobrevivan los metales relucientes pero no las mariposas

los plásticos y los escombros pero no los pétalos bajo el rocío
los gremios de rufianes pero no los solitarios
los banquetes y los festines pero no la alegría
los ruidos y los estrépitos pero no la música del amanecer
las mesas servidas como nunca pero no los aromas
las estrecheces de espíritu pero no la compasión
los bandos del poder pero no los secretos del habla
las máquinas traganíqueles pero no el incrédulo azar
las meretrices y las zorras pero no las diosas de la noche
las acritudes y las ferocidades pero no las revelaciones
los circuitos integrados pero no el despertar de la hierba
los malos olores pero no la transpiración de los amantes
la estupidez y la vulgaridad pero no la evidencia de lo sensible
lo redondo y lo cuadrado pero no lo indescifrable
los trajes y las joyas pero no la transparencia de las aguas
las metáforas pero no la poesía.

Somari

Un ridículo poema en tu nombre señora
Una taza levantada en tu nombre señora
La última cerveza en el último bar en tu nombre señora
Todos los sueños ¿adónde escaparon? Aquello que brilló ¿fueron
tus ojos alguna vez?

Déjame extraer la última
moneda de mi manga
por ti señora
La última monea del sol
Un pájaro a lo lejos Tal vez el mar
Parroquianos fumando
y este ridículo poema en tu nombre
amor mío amor mío.

Somari de la piedra del fondo

Salí a luchar pero me vencieron las furias.
Hurgué en lo hondo pero a la luz escaseaba
Subí a respirar

mas por todo aire aspiré arena
Bajé de nuevo y fui piedra del fondo
y acampé allí
y combatí
pero esta vez contra mí mismo.

La incertidumbre de hacer un poema

La incertidumbre de hacer un poema no es porque no haya lectores

o amantes de la poesía
ni porque no queden almas sensibles sobre el mundo

Tampoco porque a veces se derrumbe en nosotros con el escenario

parte de la iluminación
Ni porque en el fondo hacer un poema sea el acto menos afortunado
entre los muchos que la técnica tiene por estúpidos

La incertidumbre de hacer un poema parte del mismo poema

que finalmente ignora su papel como poema
y desea con fervor parecerse a una piedra
a la arena
o al agua
O mejor Ser la piedra
la arena
y el agua
que todo poeta desdice.

 

Gustavo Pereira  Poeta venezolano nacido en la isla de Margarita en 1940. Se doctoró en Estudios Hispanoamericanos en la Universidad de París y ejerció durante veintiocho años la docencia.  Fundador de la revista Trópico Uno, dirigió también la Revista Nacional de Cultura durante cuatro años. Actualmente es miembro del directorio de la Casa de la Poesía, de la Biblioteca Ayacucho y de la revista A plena voz. Su obra poética abarca más de veinte títulos, algunos de los cuales han merecido reconocimientos como el Premio Joven Poesía de las Universidades Nacionales (1965), Premio Universidad del Zulia (1966 y 1967), Premio Latinoamericano de Poesía de la Revista Imagen (1970), Premio Alarico Gómez (1973), Premio Municipal de Poesía de Caracas (1987), Accésit al Premio Internacional Pérez Bonalde de la Casa de la Poesía (Caracas, 1992), Premio Fundarte de Poesía (1993) y Premio de la Bienal Ramos Sucre (1997).  En el año 2000 le fue concedido el Premio Nacional de Literatura. Entre sus libros de poesía destacan Preparativos de viaje, 1964; En plena estación, 1965; El interior de las sombras, 1968; Los cuatro horizontes del cielo, 1973; Sumario de somaris, 1980;  Vivir contra morir, 1988; Escrito de salvaje, 1993; Oficio de partir, 1999;  Sentimentario, 2004 y Equinoccial, El Perro y la Rana, 2008. En 1994 Monte Avila Editores editó su Antología poética con prólogo de Juan Liscano y en el 2004, en la Biblioteca Básica de Autores Venezolanos, Poesía Selecta (selección y prólogo de José Balza). En el 2007 la Casa de las Américas de Cuba publicó una antología de su obra poética, Sobre salvajes, seleccionada y prologada por Norberto Codina. Entre sus libros en prosa figuran El peor de los oficios, Academia Nacional de la Historia, 1991 (2da edición: La Habana, Editorial Arte y Literatura, Instituto Cubano del Libro, 2004), Historias del Paraíso, vasta obra en tres volúmenes sobre la presencia colonialista en el Caribe, Fondo Editorial del Estado Nueva Esparta, 1997 (2da edición: Caracas, El perro y la rana, Biblioteca Popular para los Consejos Comunales, 2007), Costado indio, estudios sobre literaturas indígenas venezolanas, Biblioteca Ayacucho, 2001, Simón Bolívar, Escritos Anticolonialistas, Caracas, Conac-Ministerio de la Cultura, 2005; El joven Bolívar, Caracas, Fundación Defensoría del Pueblo, 2007; Cuentas, Monte Avila Editores, 2007.

Mapa del Sitio
Gulliver: