English

Triunfo Arciniegas (Colombia)

 

ASUNTOS DE FAMILIA

EL ABUELO

 

En su vejez
se lavaba los ojos
con agua de rosas.

Dormía la siesta
a la sombra de los duraznos
y nos hablaba de caballos
perdidos en la niebla,
de venados en el temblor del agua,
de una casa que ardió toda la noche.

"El tiempo pasa
como una bola de fuego",
dijo una vez.

La sombra del ala
del sombrero en su rostro,
la lumbre del tabaco,
la paloma de su mano en mi hombro.

De un golpe seco,
en la nunca,
mandaba al otro mundo los conejos.

Ajo en ayunas
y una silla en el patio,
secretos del viejo.

Para mi cumpleaños
abrió el baúl, su mundo,
y escogió algo que por la forma
de sostenerlo
entendí que le era muy querido,
un trompo de colores
que aún conservo.

 

PADRE

 

Esta noche, de regreso,
cuando mamá nos sigue
con pasos de sueño,
él me lleva en sus brazos
y su quijada toca las estrellas.


BIOGRAFIA

 

Con el lápiz del trompo
el niño escribe sobre el polvo
la historia de su vida.

 

EL VIENTO Y SU MEMORIA

 

El viento conserva en su memoria
las sucesivas presencias de las aves.

Adivino que desea
–al rodearme–
decirme de sus vuelos.

A mí, pobre
hombre, detenido,
plantado como un árbol,
enraízado,
triste.

PAÑUELO

 

En la estación
la mujer despidió con un pañuelo blanco
al muchacho que se iba a la guerra.

Casi eran una misma materia
el pañuelo y el humo
del tren que se alejaba.

Sobra decir que el pañuelo
se deshilachó de tanta espera
y el humo desapareció en el viento de los pájaros.


LEJANíA

 

En un cuarto apestoso
El viejo esparce la baraja
Y a través del humo
Me señala tu imagen
Junto a un hombre
Que no soy yo

 

LA MANO QUE TE ESCRIBE

 

La mano que te escribe es la misma
Que te encendió el deseo

Escarbó en la isla de tu cuerpo
Hasta encontrar el más codiciado
De los tesoros

La mano que te escribe duerme conmigo
Me acaricia y me da de comer
A la hora del espanto

La mano que te escribe es la misma
Que cada noche sueña contigo
Y amanece muerta de sed en la almohada
Como una araña en la colina


SALVAJE

Duerme
como las fieras
que se lamen los bigotes
después del festín.

Se estira
sobre la blanca hierba
de las sábanas.

 

 

MONTEADENTRO

 

Bostezan mujeres gordas
la soledad del sexo,
baten la lengua, rajan,
comen prójimo,
descansan sus adiposas nalgas
sobre el cemento caliente de la acera.

Malogradas, esquivas, distantes
de los gestos benévolos,
deshacen matrimonios y desvirgan niñas,
auguran catástrofes y dudan de la dicha,
dando por cierta la más leve sospecha.

Se estiran sus sombras
en el tedio de la tarde,
suben por las paredes
sus cabellos hambrientos.

Ya noche se recogen,
tiznadas de amargura,
espían por las rendijas,
siguen comiendo prójimo.

Hasta dormidas destilan su veneno.


LOCA

 

Dice la loca
que la luna
bebe sus pensamientos,
que la tiene
toda pálida
por dentro.
Dice la loca y se hurga
todos los agujeros.

 

Triunfo Arciniegas  nació en Málaga, Santander, Colombia, en 1957. Ha publicado Cuerpo de amor herido, El jardín del unicornio y otros lugares para hombres solos, Noticias de la niebla, Mujeres muertas de amor. Su obra para niños incluye entre otros los siguientes títulos: El león que escribía cartas de amor, La lagartija y el sol, Las batallas de Rosalino, Los casibandidos que casi roban el sol, La sirena de agua dulce, Carmela toda la vida, La caja de las lágrimas, El árbol triste, Yo, Claudia, Las barbas del árbol.Como expresa Carlos Sánchez Lozano: Reconocido por escribir historias hilarantes, que dialogan intertextualmente con obras clásicas de la literatura infantil, el humor satírico –en muchos sentidos heredero de Swift y de Augusto Monterroso– le ha servido para cuestionar valores y convenciones hipócritas, pero también y fundamentalmente para invitar a los niños –y en general a sus lectores– a encontrar el lado desafiante del lenguaje. : “Mi  humor es puro veneno. El humor permite decir ciertas cosas, abrir las ventanas que el pudor mantiene cerradas. El humor (no la vulgaridad de cantina) es un ejercicio de la inteligencia”. 

Última actualización: 28/06/2018