English

Atahol Behramoglu (Turquía)

 

 

HE APRENDIDO ALGUNAS COSAS

Después de tanto vivir, he aprendido algunas cosas:
que si estás vivo, debes gozar con todas tus fuerzas cada experiencia,
que debe quedar exhausta tu amada de tanto besarla
y que debes caer rendido después de oler cada flor.

Que una persona puede pasarse horas mirando al cielo,
puede pasarse horas mirando a un pájaro, a un niño, al mar.
Que vivir en la tierra es hacerse parte de ella,
es arrancar las raíces que no se quieren separar.

Que si te apegas a algo, no dejes de abrazar con fuerza a un amigo
lucha por lo que crees con cada músculo, tu cuerpo entero, toda tu pasión.
Y si te tiendes por un momento en el calor de una playa,
descansa como descansa la arena, como una hoja o un cantal.

Escucha cada canción maravillosa, plenamente
como colmando todo tu ser de sonido y melodía.
Uno debe hundir primero la cabeza en la existencia
como zambulléndose de un acantilado en el esmeralda del mar.

Que tierras distantes te atraerán, gentes que no conoces
y debes arder en ansias de leer cada libro, de conocer la vida de los demás.
Que por nada debes reemplazar el gozo de un vaso de agua
y debes llenar tu vida de anhelos sin importarte cuánto sea el placer.

Que debes sentirte orgulloso de conocer el sufrimiento en todo tu ser
porque los dolores, como las alegrías, hacen crecer a quien por ellos pasa.
Que tu sangre ha de mezclarse con la gran circulación de la vida
y en tus venas ha de fluir interminable la fresca sangre del vivir.

Después de tanto vivir, he aprendido algunas cosas:
que si estás vivo, debes buscar toda experiencia, fusionarte con los ríos, los cielos, el cosmos  pues aquello que llamamos vivir no es más que un regalo entregado a la vida
y la vida es un regalo que nos han puesto en las manos con el vivir.


ES COSA DE DOS PERSONAS EL AMOR

 

Cambia su dirección el viento
y de repente se marchitan las hojas.
Si pierde su rumbo el barco en la mar,
vana es su búsqueda de un puerto.
La risa de un extraño
te robó a la persona amada
y has acumulado tanto veneno
que acabarás destruyéndote a ti mismo.
A solas se encuentra uno con la muerte.
Es cosa de dos personas el amor.

No queda rastro en la memoria
de una larga noche de pasiones.
La piel que mil veces tocaste
está a mil años de distancia de ti.
Los poemas que hubieras podido escribir
están ya escritos y acabados.
A solas se encuentra uno con la muerte.
Es cosa de dos personas el amor.

No pueden ya darte consuelo
ni las canciones que de memoria recitas.
La congoja ha liberado sus cadenas
y las aguas ahora fluyen al revés.
Si sacas al amor como una daga
esto sólo te servirá para matar
al pájaro desenfrenado de la pasión
que hace tiempo levantó el vuelo y se fue lejos.
A solas se encuentra uno con la muerte.
Es cosa de dos personas el amor.

No eres más que una perdida melodía
tocada hasta el cansancio y que ha perdido su favor.
En tus sueños hay un niño que solloza
mientras la noche se restriega en el cristal de las ventanas
porque no hay mariposa
que se entrega a la pasión a solas.
Ningún insecto se ama en solitario,
ningún pájaro está solo al amar.
A solas se encuentra uno con la muerte
Es cosa de dos personas el amor.

 

 

LEGENDARIA CANCIÓN, LA DE GUEVARA

 

La canción de las montañas y los ríos
quiero cantar
del cielo infinito y las vastas colinas;
La canción de las flores azules
quiero cantar
de la esperanza y las pasiones;
La canción de un bravo corazón quiero cantar
La canción del Che Guevara, corazón de león.

Me han rodeado habitaciones y pasillos,
sillas, mesas y vajillas,
Los cielos me han rodeado,
tengo el corazón adolorido
miedos, sospechas, tradiciones
me han rodeado.
Material de prensa y armas y leyes.

Ah, se hacen más cortos los días,
amada, amor;
cae sobre las montañas
el manto de la noche;
no cesa un niño
de extrañar los grandes ríos poderosos;
este corazón añora incesante
los gozos que se le han perdido
al pasar por los montes
la sombra de las guerrillas.

La canción del ciego y el huérfano
quiero cantar
de la madre cuyo retoño ha muerto;
la canción del sufrimiento quiero cantar,
la del hombre solitario en su prisión,
el canto del amado corazón quiero cantar
de mi hermano, Che Guevara.

Ay, cuán amargo es
quedarse callado, cuando
este pueblo mío desespera
en manos de matones, bajo el puño del infame,
cuando funcionan al revés las fábricas
y al revés los campos se cultivan,
cuando la calva ha llegado a ser la suela,
cuando la suela en calva ha devenido.

La canción quiero cantar
de lucha y libertad,
de la sangre caliente derramada por los libres;
el canto de la igualdad quiero cantar,
de la bandera que ondea en lo alto en nombre de mi pueblo.
La canción de la honestidad, de las cosas simples, del pensar en los demás.
Quiero cantar
su canción, la de Guevara, la del Che.

 

Traducciones de Rei Berroa

ESTAMBUL

 

Dibujo un Estambul sobre mi pecho
Con el pulgar, en forma de mariposa
Como un niño frente al espejo
Acariciándome el pelo sobre la cara

De Kadıköy evoco inseparable la mar
un tranvía solitario en Shishli
rememoro las higueras.
de Samatya, quizás de Sultanahmet

Dibujo un Estambul sobre mi pecho
Con mi dedo índice, en forma de mariposa
casi como un inútil, un tanto abatido
a todo el mundo le gustan mis ojos.

 

LO QUE PERDÍ ENTRE LAS LILAS

 

¡Oh, aquellas tardes de primavera tan hermosas
llenarse de  gozo más allá de los sucesos
día tras día lejos del horizonte como apariencia
El olor riguroso de las lilas en este territorio.

Tocaba la mandolina con la locura de la noche
Y tú, mi ninfa de las fábulas de niño
Amor de mis primeros sueños, sempiterno
Qué decoro, purifica tu ensueño

Después del arribo de un barco, un silbato
un venerable abandono en las calles
Oh, amada y grande soledad
¿Dónde estás?

Hay algo perdido entre las lilas
no tan grácil como las viejas memorias
No habrá lugar tan hermoso ya para rancias apariencias
No, entre los dioses no

 

 

HARMÓNICA



Me enloquezco con los silbatos de los trenes
En las pequeñas estaciones las noches cuando nieva
Una mujer sonriente detrás de las cortinas de tul
Me apoyo y me apaciguo a mí mismo en las ventanas

Después de escribir un poema entono una canción
Luego me siento allí a sollozar
Así florezco como un ilota perpetuo
Tocando la armónica en la calle

Llueve cada noche en esta ciudad
Y cada noche muero otra vez y parto
No lo oculten, el tren va para allá
Di lo que quieras, yo continúo mi viaje.

 

QUÉ HORRIBLE CUANDO LOS POEMAS ENVEJECEN AL SER LEÍDOS



Tres puntos: Y había una ciudad detrás de las cortinas azules
¿Qué sábado, ¿Cuántos bultos, los hombres traerían de los bazares?
Yo pensaba en una calle con veleros, amapolas con bonetes blancos
Uno de los hombres dejó caer su cigarrillo al agua
Gaviotas marinas, mujeres presuntuosas en los bazares
escribiría un poema, estaba inaguantable, harto de las cosas viejas
Come, dice mi madre, siempre,  al final .como de costumbre.
Al igual que Camus - y no sé a quién; a la gente le gusta eso, me estalla la conciencia
Todo se resolverá cuando se desenrede tu pelo

¿Es el hecho de que el cuadro incluye su expansión urbana?  Siempre me refugio en las palabras conocidas - Pero, ¿qué clase de color es éste?:
llego a pensar que la poesía es el lugar próximo a estampidos en la noche
a dulces y suaves membrillos ...
Más tarde, exagerando el dolor en mi vientre, tendré mucho miedo
con la tuberculosis del niño a cuestas. Qué decepción tendrán
Todo se derrama en un vacío sin color
Escribir poemas es quizás el más bello desencanto
En seguida harán una imagen o algo, para después ir a beber vino

Si yo fuera Dios tendría a una nueva tripulación
Acaso haya algo nuevo por ahí
Me viene de dentro la locura de escribir, con rabia, como si tuviera, hambre, No sé si me entienden
Dejen que los médicos la llamen como quieran
¿Quién podría saberlo todo mejor?
¿Qué significa conocer algo mejor?
Qué religión no envejece

Mis manos, mis muñecas y mis ojos bullen de deseo
No quiero volver a ver jamás vuestros aburridos rostros de nuevo
Dentro de mí hay un aburrimiento de dinamita y me moriré si no explota
Quiero escribir poesía, estoy insoportable, disgustado con mis hábitos
Si dejo de pensar bajaré las manos, tal vez y tendré algo que decir
Corro en el desván como un insecto solitario
Antes que te pongas vieja y fea, tengo que darte un beso en la nariz.


UN CIEGO

 

La vida atesta el corazón de tristeza
En un atardecer soleado de abril
Todo va camino da la muerte y el niño del vecino
Juega con su caballo de madera

El viento remueve la hojarasca
- Pero la muerte no se mueve -
en la lluvia los pájaros pálidos de otoño
no marchan a ninguna parte
en los aposentos solitarios con olor a naftalina
en las moradas donde se encubre la noche
un niño dormido
los álamos, los nogales, los tilos
se estremecen en el sufrimiento.

Como yo estaba así de enfermo
mi amada como yo estaba enferma!
Yo vagaba en plena noche
con un designio de suicidio en el bolsillo
una esquizofrenia y una armónica cromática.
¡Dios mío! ¡Qué solo estaba! - y a las montañas
partí lleno de lágrimas
trabado a la tierra mi rostro contemplaba
la ciudad
con fastidio evocando mi mocedad
vino en seguida mi amada
- ella era una sirvienta y se decía hija de un juez -
vino con la luna yo lo había escrito en las paredes de mi habitación
al precio del sueño de mis palabras
sobre la insurrección y la inmortalidad de Kafka, etc.
vivían en un pequeño pueblo
se sentaron y hablaron de la muerte
los sombreros eran bocetos
y sus cuerpos simples croquis
que llevaban sobre sus hombros embrionarios
capotes militares
mientras hablaban cayó la noche
e hicimos el amor en el dolor
tus manos olían a cebolla y a jabón
te besé los pies y luego
llegó la noche con un gemido pesado
las sombras recubrían mi cerebro
No encendí la luz
llegó la oscuridad y tu te ibas y yo caí enfermo
y mi cerebro temblaba como un leproso
bajo las sábanas
la noche girando como un tren
sudando hasta perder el aliento.


Corazón!
tú no existes
eres una canción coja
un río efervescente  
nutrida de dolor y de tristeza
cuando caía la noche
en ese pueblo pequeño y polvoriento
de campanas
de ovejas
de tumbas
los niños llorando
el mundo tenía la vaguedad de un dibujo
a tiza débilmente coloreado
y el amor mismo era ambiguo


contemplas la ciudad en silencio, con rencor
detrás de las ventanas la tristeza es ronca
estás lista para el amor y la compasión
para la ternura y el odio
para el sufrimiento en los senderos distantes
nadie conoce
la ciudad que contemples desde lo alto de una torre
 -terraza de sensualidad -
no ofrece ningún camino para la canción de amor
¡ah! todo 
no es que lo que han visto desde una ventana
el mundo mismo no es más que una ventana
por la que pasamos raudamente como si fuera una tarjeta postal
mi corazón
como un niño ciego que cojea.

 

SI MUERO SERA UN DIA AL ACERCARSE LA TARDE



Si muero, será un día al acercarse la tarde
Caerá una nieve intensamente negra
Los caminos serán cubiertos por mi corazón
Yo veré llegar la noche
A través de mis dedos.

Si muero, será un día al acercarse la tarde
Los niños irán al cine
Hundiré mi cara en una flor
Como para llorar.
Un tren pasará imperceptiblemente

Si muero, será un día al acercarse la tarde
A él le gustará que yo me vaya
Y entraré en una ciudad tardíamente
Y miraré el mar
A través de los damascos
Iré a ver un espectáculo

Si muero, será un día al acercarse la tarde
Una nube pasará a lo lejos
Una nube de infancia negra
Un pintor surrealista
Comenzará a cambiar el mundo
El canto de los pájaros, los gritos
El color de la mar
Y los campos se entrelazan

Te traeré un poema
Las palabras brotarán de mi sueño
El mundo se separará en porciones
En una la mañana del domingo
En la otra el cielo
En otra las hojas amarillas
En otra finalmente un hombre
Todo comenzará de nuevo.

REVISTA DE ALANYA



1
Tú viniste como una diosa de la fertilidad
Con el queso, el  pan y el agua en tu cesta
La sal y el azul en tus ojos
tu falda se agita como el Mediterráneo

Tú viniste como una diosa de la fertilidad
Con la promesa de la beatitud cercana
Con las evocaciones de los mares lejanos

Luego el silencio y las flores subyugan por todas partes
Gotas de luz en el canto de los pájaros
Hay palabras que claman al amor
En el susurro de las hojas y de los juncos


Tú viniste como una diosa de la fertilidad 
Con  una gracia a hervir mi sangre
Con granadas que estallaron y ríos desbordados.


2
A fondo, levemente profundos
La tristeza;
Una imperfección en mí me indispone
Tan pronto como se palpa

Pero el viento sabe curar
Heridas con su lengua
Y el Mediterráneo
Con su sal


3
Incluso cuando una abeja se posa
El sueño profundo de las flores no se altera
Estamos exactamente en el mismo estado
En el encanto de un día de verano

Un niño llora, una barca
Se aleja lentamente
Y de tus dedos que yo beso
Una fragancia de albahaca se propaga.

El murmullo infinito de la mar
Aumenta la serenidad
me extiendo en el suelo
Me acallo como un árbol dormido ...

4
Se trata de un mareo, que yo sepa
Desde el tiempo más lejano
Tal vez desde mi infancia
Tal vez desde el momento en que nací


Es un vértigo que yo sepa
Son reflejos que vienen
ríos misteriosos
Tus ojos

Es un corazón que late sé
Se eleva en mí constantemente
Y el sol brilla de nuevo
Cuando nuestros cuerpos caricia

5
Recuerdo algunos poemas
donde la mujer es el mar;
Sin embargo,
En las olas
Que cargan la tierra
Con todas sus fuerzas
Veo al hombre;
Las olas en retirada
Dejan en su piel
Espuma
Antes de cargar de nuevo
Con fuerzas renovadas ..

O ya agotados
Por sus movimientos
se duermen
A los pies
De la tierra ...

Es la tierra
Quién es mujer
Fuerte como un útero,
Inmóvil
Insatisfecho
A la espera de ...

La madre en la noche
Las olas que suben y bajan
Hacen pensar en las emociones del hombre
Y en su arrogancia ridícula
En esta unión
Perpetua.

 

CANCIÓN NEGRA



Una vez más a esa hora de las tinieblas
Aparecen en aguas tenebrosas negras
Canciones oscuras pasan ante sus ojos
Mienten despiertos mirando a la oscuridad

La mujer de pelo negro oscuro
Las manos del hombre negro oscuro
Al igual que los porqués sin respuesta de nuevo
La sala, los cuatro lados, cuatro paredes negras

Una línea con dos extremos en la oscuridad
En la negrura fueron falseados
Compusieron versos oscuros en la oscuridad
Y al igual que dos negros estuvieron en silencio

En el sitio más benévolo del amor
Exclamaron de repente sin aliento
Poco a poco sintieron la muerte
Quedando abandonados en la oscuridad

UN DÍA SEGURAMENTE


Hoy hice el amor y luego me sumé a una marcha
Estoy agotado, es primavera, tengo que aprender a disparar un arma
este verano
Los libros se amontonan, mi pelo se está haciendo largo, en todas partes hay
un sobresalto de ansiedad
Aún soy joven, ansío ver el mundo, lo sublime que es
un beso, qué admirable pensar que un día sin duda vamos a vencer
Un día, sin duda vamos a ganar, cambistas de la antigüedad,
¡qué cabezas de ganso, ,¡qué gran visir!
Mi amada es una muchacha de dieciocho años, caminando por
el bulevar, comemos un sándwich y hablamos del mundo
Las flores se abren sin cesar, las guerras siguen su curso, ¿cómo puede
terminar todo con un coche bomba?, ¿cómo pueden ganar, los indecentes?
Durante un largo rato medito, me lavo la cara con agua, me pongo
una camisa limpia
Esta acoso terminará algún día, el saqueo  final de esta morada
Pero estoy cansado ahora, y fumo mucho, con un abrigo sucio
en mi espalda
El humo de la estufa se eleva al cielo, en los bolsillos mis
libros de poesía en vietnamita
Pienso en mis amigos en los otros extremos de la tierra
en los ríos de otros confines
Una niña muere en silencio, allá lejos, muere en silencio

 

*

Cruzó puentes, en un día oscuro y lluvioso, camino
a la estación
Estas casas me entristecen, en este mundo defectuoso
La gente, los sonidos de motores, la niebla, el agua que fluye 
¿Y si lo hubiera hecho? ... ¿Y si lo hubiera hecho?  ... en todas partes un residuo de tristeza
Inclino mi frente contra el hierro frío, mi mente se llena de épocas distantes
Y yo ... yo era un niño, por supuesto, que quería amar. 
Evoco regresar a las tardes de cine, a mi madre,
¡Cómo todo fenece!, ¡Qué humano es el olvido!
¡Oh, Santo Cielo! Solía permanecer inmóvil debajo de ti, ¡Ah esos campos
relucientes!
¿Y si lo hubiera hecho? ... ¿Y si lo hubiera hecho? ... luego leía a Descartes ...
Mi barba crecía, estaba enamorado de esa muchacha, sólo
un pequeño paseo a Chankaya
Un domingo, un iluminado domingo por el sol, 
como latía mi corazón,
Como me fundía con la gente
Un niño mirando desde una ventana, un niño con grandes ojos soñadores
Después de mirar las fotos de la infancia que se parecen a las de
su hermano Lermontov
Escribo un poema en la máquina de  
escribir, Me intriga saber si los periódicos saldrán a la calle,  
trinos de pájaros invaden mis oídos
Soy un poeta modesto, amada mía, todo me enternece
tal ver llorar a un hombre en medio de la gente.

 

*

Miro las orejas de un individuo, su cuello, sus ojos,
las cejas, el perfil de su rostro
Oh pueblo, digo, oh niño, y la forma como lo digo me dan ganas de llorar
Maldigo a todos los poetas egoístas, voy al mercado
a comprar una naranja
Maldigo a las multitudes chachareras, sus almas marchitas,
la liberación del individuo y sus semejantes
Maldigo a los ratones de biblioteca, y luego los perdono a todos.
Después de largas noches de invierno, quién sabe quién es
Después de largas noches de invierno convertidas en cuentos de hadas 
Una y otra vez pienso en esas imágenes, una goce sigue
de cerca a una pena
Mi corazón es un cielo primaveral cambiante, al fin y al cabo,
es un corazón turco
Las esperas me hartan, las vanidades
de la izquierda y la derecha.
Me subo a un autobús, examino atentamente a un insecto
sosteniéndolo por las alas
Acostumbraba a salir a caminar por los campos en floración 
en medio de ruinas y praderas
Se me vienen a la mente, unos viejos versos americanos
que hablan del otoño
Había llanuras que me recuerdan aún la primavera
en ese poema 
Así que ahora me dispongo para una nueva emoción, 
salir corriendo de nuevo hacia la calle
Para tirarme de cabeza desde un acantilado

 

*

 

Algo grande y azul dejó una impresión en mí, era de una película que vi, ¡o algo así!
Un sombrero, un cielo ansioso, un mundo artificial ardiente
Cuéntame me dicen, nunca termina, nunca termina, esta nostalgia en mí
Podría sacrificar todos mis amores de una sola vez, todos los caminos de lluvia vienen a la mente
Los olores a gasolina, los postes eléctricos mojados, las manos
regordetas y calientes de mi padre como bollos marrones
Yo solía dormitar, había visto una nueva película
en el cine, una muchacha nueva en la ciudad, una camarera nueva en la cafetería
Ella se quedaba allí en el balcón con su bata de levantarse
Ok, así que ¿Qué es eso de estar triste ahora?, ¿por qué
este corazón palpitante, esta ansiedad?
Parece que voy a morir mañana, vendrán los guardias
un poco más tarde, o bien
Van a venir y quitarme mis libros, mi máquina de escribir, este poema,
la foto de mi amada en la pared
Pedirán el nombre de mi padre, donde nací, y,
si sería fuera tan amable, acompáñenos a la estación de policía
Pienso en mis amigos en los otros extremos de la tierra,
en los ríos en los otros confines
Una niña muere en silencio, muere en silencio en Vietnam
Casi llorando, dibujé la imagen de un corazón en el aire
Me despierto llorando, sin duda un día tenemos que ganar
Un día, sin duda le derrota, Ah importadores, exportadores,
Ah gran clérigo del Islam
Un día, seguramente te venceremos, un día sin duda te derrotaremos
lo diremos una y mil veces
En seguida, una y mil veces más, luego mil veces más, vamos a multiplicar
las marchas con canciones
Yo y mi amada y mi amigos todos vamos a caminar por el bulevar
Vamos a marchar con el arrebato de la regeneración
Multiplicándonos cada vez que marchemos…


 

LA MUERTE Y SU ESTADO MAYOR

Una tarde la muerte reunió a
Su Estado Mayor:
El Hambre, el Terremoto
La Guerra, la Enfermedad ...

Ella les dijo: "¿Qué haremos
con el mundo de los humanos?
La tasa de mortandad
va decreciendo...

Canciones populares en vez de elegías
Suben las viviendas
¿Qué es lo que sucede?
¿Cuáles son los motivos? "

El Hambre expuso: "Señora,
No puedo evitarlo
Sin tener necesidad de la lluvia
ellos riegan sus campos

Han construido espaciosos estanques
Para acumular el agua
Ellos arrebatan a su antojo
Todo lo que esté a la deriva ... "

La Enfermedad habló a su vez:
"Señora, para ser honesta, estoy abrumada
Ellos se nutren bien y se encajan ropa gruesa
Por eso estoy muy sorprendida

En caso de padecimiento
Usan métodos sorprendentes
Y no tardan mucho
en remediarlo todo con la mayor prisa posible "

El Terremoto, expuso: Señora,
Los edificios de ellos son maravillosos,
No puede destruirlos, incluso si me
apoyo con fuerza sobre ellos tanto como puedo ... "

El Incendio, el Accidente, la Inundación
Todos los otros desastres...
apuntaron lo mismo en el mismo sentido

La Muerte rugió repentinamente
dirigiéndose a la guerra:.
"Pero, ¿qué esperas ahora,
 …tú especialmente? "

La Guerra explicó: Señora,
Por cierto, el problema está ahí
es que aún no se ha concebido algo
que se llama la Paz

Morir en la guerra es un final acertado
para los infantes y las mujeres
sucumbir en masa
es también concluir

Y el dinero que no es derrochado
en la fabricación de armas
el hombre lo aprovecha
para su vida y su salud

                                             1988

 

PRIMAVERA 



Erguí mi rostro hacia las nubes
Susurrando como si fuera una oración
Las aves allí mojándome entre las hierbas 
El viento, la primavera

El sol cálido sobre mis párpados 
¡Ah! Qué calor de primavera veleidoso
¿Estoy soñando o es la tajante realidad?
Ambas parecen ser posibles, pero no es ninguna

En un pueblo del sur, un café a la orilla de la costa
En las olas, las espigas se dispersan en grafía perpetua
Aquí, solo conmigo mismo
Para hacer virtuosa mi vida 

Yo nunca he arrullado a un pájaro en su lengua
Algún día, quizás seduzca a alguien así
Algún día seré, tal vez, una ráfaga de viento
Y a través de las espigas partiré a volar
Mi corazón se fundirá en un día de verano
En el canto de los pájaros al germinar de nuevo

 

Ataol Behramoglu  nació en Çatalca, Turquía, en 1942. Poeta, ensayista, dramaturgo, crítico literario, profesor universitario y traductor. Por razones políticas debió vivir, parte de su juventud, exiliado en  París y Moscú. Co-organizador del Festival Internacional de Poesía de Esmirna. Ha publicado los libros: Ni lluvia… Ni poemas, Estado de sitio, La épica de Moustapha Suphi, Cuartetos, Los bebés no tienen naciones,Tú eres mi amada,  El amor es cosa de dos personas, Gazal de un nuevo amor. A propósito de la poesía en su vida nos dice: “Fue en el período de la infancia en el que la música entró en mi vida. Probablemente durante aquel tiempo debí haber sentido la relación entre las voces de las palabras y sus significados.  Las otras compañías de aquellos años fueron las bellezas y la magia de la naturaleza y mi soledad.  Tampoco estaba yo inconsciente del sentimiento amoroso. Otro profundo sentimiento que recuerdo de aquellos años es mi dolor y rabia contra la injusticia. Hoy, en este momento, aun después de más de media centuria, mantengo mi credibilidad en aquel niño. Ésta es, al mismo tiempo, mi credibilidad en la poesía también”.

Última actualización: 28/06/2018