Festival Internacional de Poesía de Medellín

 

 

IV TRANSPARENCIA

Monólogo

                      1

Habita en mí una fuerza extraña
(mi ser es  su trabajo predilecto)
que majestuosa indica el camino perdido.
Hay un brillo dorado que me llama
En el Cenit está mi puerto
— ¿Ves?

                               2
Oigo voces cantando con sordinas
canto misterioso que me señala con los pies.
Hay una armonía transparente
Flujo y reflujo de energía creadora 
— ¿Oyes?

                             3
Siento el paso permanente del tiempo
mi espíritu es esa paloma vítrea.
¡El pasado, el presente y el futuro
son constelaciones de la misma clave!            
— ¿Sientes?

                             4
Es la eterna peregrinación del espíritu
la reconquista del Edén  perdido.
Como el Tao de la vieja China
Hay que descubrir el valor oculto de las cosas 
   — ¿Entiendes?


V TRANSPARENCIA

  Hablando del amor

Hablo del amor
que te roba y devuelve la sangre
que es guerra y paz continua
alivio y desgracia permanente
hablo del amor que no es sexo

Hablo del amor
que se expresa en las uñas
que es sudor y pelos encendidos
cejas y tacto en ebullición
hablo del amor que no es carne

Hablo del amor
políglota, el que desconoce razas y creencias
que es un océano de emociones
el que es cicatriz sin haber sido herida
hablo de ese amor que no es sexo

Hablo del amor
interplanetario y atómico
(neutrones, protones e iones en contradicción aparente)
naves y corazones que despegan
como transitan los símbolos en el Zodiaco
hablo de ese amor que no es carne

Hablo del amor
que es renacimiento
como alguien que lanzando piedras al charco
se va bañando por dentro
mientras que por fuera su tamaño se confunde
con el mundo
hablo de ese amor que no es sexo

 

Hablo del amor
que no es lengua
pero abundante saliva
de las manos
hablo de ese amor que no es carne...  

 

VII TRANSPARENCIA

    Ella levita

 

Las sillas se ponen de pie
cuando ella habla

La mesa camina
cuando ella piensa

El piso se dobla y desdobla
cuando ella tose

El aire aumenta su movimiento y baila
cuando ella respira

El ruido de las calles
es el silencio cuando ella medita

Y cuando el amor
se da a conocer, - ¡ella levita!

 

 

EL ÁFRICA QUE OBSERVO CON LOS DEDOS

 

                          1
El África que observo con los dedos
no es igual a aquella que mis pies oyeron
aunque aún produce caderas siglo a siglo
como pirámides para pasto y repasto de
buitres intemporales.

                         2
El África que observo con los dedos
y que transporto en la mirada,
ya no usa sandalias de piel de cobra,
para encantar mozas  de mi tiempo.
Ella flota diariamente en paños coloridos
con matices occidentalizados.

                         3
El África que observo con los dedos
y en ella poso mis labios —Percibo 
que no soy yo quien la absorbe,
cuando la veo gemir entre manos expansionistas.

                        4
El África que observo con los dedos
me deja  el olor del Nilo en la epidermis
y en la dermis el gusto a harina ácida.
Todavía respiro sus marcas púrpuras
como déndém fresco…

                        
                       5
El África que observo con los dedos
cuando se levanta vierte una luz abrasadora
que me acaricia al inicio de cada jornada.
(¡Ay! Su elegancia apaciguadora en el dolor diario
de mis hermanos hambrientos, como yo…

 

                       6
El África que observo con los dedos,
África de N’Krumah, Lumumba, Neto y Cabral
fue naciente y será desembocadura,
tronco continental que quedará del holocausto
de nuestra pudrición mental. Y renacerás
¡Oh África! Entonces, te observaré no con los dedos,
sino con las manos y el cerebro…

 

2DA VOZ DEL 1ER CAMINO
(¿Y si la vida terminase con la muerte?)

 

¿Y si la vida no terminase
con la muerte?

¿Y si la muerte fuese
nada más que atravesar
una pared o un límite?

¿Y si después de ese límite existiese
otra forma de vida?

¿Y si la muerte fuese sólo
vivir con otra envoltura?

¿Y si la muerte fuese
 la verdadera vida?
¿Y si la vida actual
fuese una forma de muerte?

¿Y si la vida de los muertos
fuese la más auténtica?

 ¿Cuántos estarían preparados
 para el descubrimiento?
¿Cuántos?

 

   3RA VOZ DEL 2DO CAMINO
(Cuidado con la forma como haces las cosas)

1. El campesino cuida la tierra,
    la cuida con esmero
    para que ofrezca frutos saludables.
    En silencio tira la semilla y riega.
    Riega con agua y sudor.
    Con el tiempo podas las ramas.
    Canturreando siempre canturreando.
    Poda, con esfuerzo y sudor.
    Después caerá el fruto maduro,
    duro o blando como quiera la naturaleza,
    verde o rojo,
    amarillo o carmelita,
    dulce o amargo,
    producto de magia y sudor.
                ¡Cuidado con la forma
                 como haces las cosas!

2. El pescador conversa con las aguas,
    tira el anzuelo y espera.
    Pacientemente, espera,
    y recuerda a la mujer que ama.
    Entonces sonríe y con él la naturaleza a su alrededor
    y cuando menos imagina
    allí está el pez vivo y asustado.
    El pescador pesca por necesidad
    pero también por vicio
    es su perdición
    es su oficio
    su otro amor
    con el cual da de comer a los demás.
                ¡Cuidado con la forma
                 como haces las cosas!

3. Cada artista cuida de su mundo.
    El campesino es un artista de la tierra,
    el pescador recoge los frutos de las aguas
    (dulces, saladas, superficiales o profundas).

    El poeta cuida de las palabras,
    ellas deben tener la medida perfecta
     ni cortas ni largas.
    Deben decir todo con exactitud.
    Deben ser milimétricas como un balance
    o espectacularmente geométricas.
    ¿Al final no se trata de un acto de creación?

    El poeta cuida las palabras
    y las escoge a dedo, con delicadeza,
    o es escogido por ellas,
     y las trata como al último amante
    y ellas lo retribuyen con el mismo ardor.
    Así obra el arte. Así el arte es obra.
                ¡Cuidado con la forma
                 como haces las cosas!
                ¡Cuidado con la forma
                 como haces las cosas!

 

 

1RA VOZ DEL 3ER CAMINO
           (La serenidad)

                                                                                                                                                    Mientras lo corto
                                                                                                                                             veo que el árbol tiene
                                                                                                                                                                serenidad
                                                                 
                                                                                                                                                                   ISSEKIRÓ 

La serenidad
es una conquista interior
un estado de calma absoluta
un aprendizaje del espíritu despierto.
Serenidad tienen los troncos
Serenidad tienen los bosques
Serenidad tienen las copas de los árboles
Serenidad tienen los minerales
Serenidad tienen los ríos
      (caudalosos o no)

Las aves tienen serenidad
Los peces tienen serenidad
Las montañas tienen serenidad
Las piedras tienen serenidad
La luz tiene serenidad
El azul y el blanco tienen serenidad.

Serenidad tiene la mirada de un gato
Serenidad tiene la mirada de un bebé
Serenidad tiene la mirada de un anciano
Serenidad tiene la mirada de un monje
Serenidad tiene la mirada de un profeta
Serenidad tiene la mirada de una santa
Serenidad tiene la mirada de un poeta.

La Tierra cuando quiere tiene serenidad
El Mar cuando quiere tiene serenidad
El Viento cuando quiere tiene serenidad
El Fuego cuando quiere tiene serenidad

Serenidad tienen los cuatro elementos.
¿Qué sabe el hombre sobre serenidad?

 

2DA VOZ DEL 3ER CAMINO
(¿Alguna vez conversaste con el mar?)

                                                                                                                                       Sin hablar todo el día,
                                                                                                                                          y al dirigirme al mar,
                                                                                                                                                    subía la marea.

                                                                                                                                                        SANTOKA

¿Alguna vez conversaste con el mar?

¿Alguna vez te dirigiste a él contando tus fracasos?
¿Contando tus secretos?
¿Hablando de tus ansias?
¿Hablando de tus proyectos?
¿Hablando de tus angustias?
¿Presentando tus dilemas?
¿Presentando tu alma?
¿Enumerando tus derrotas?
¿tus conquistas?
¿tus tristezas?
¿tus alegrías?

El mar es una doncella a conquistar.
A él tienes que dirigirte con dulzura.
Tienes que dirigirte con claridad.
Tienes que dirigirte con elegancia.
El mar es una fiera caprichosa.
A él tienes que dirigirte con humildad.
Tienes que dirigirte con reverencia.
Tienes que dirigirte arrodillado.

El mar tiene poder discrecional.
Tienes que tratarlo de Excelencia.
Tienes que llamarlo su Majestad.
Evocarlo Señor Rey.

¿Alguna vez conversaste con el mar?

¡Háblale de tus amores
y bésale la mano con los pies!

 

5TA VOZ DEL 3ER CAMINO
(¿Quién es más hombre que quien?)

                                                                                                                                         ¡Ah! ¡Qué caliente
                                                                                                                                      la piel de una mujer
                                                                                                                                      la piel que esconde!

                                                                                                                                                            SUTE
Pasamos siglos adornándolas con vocablos.
Por ellas inventamos guerras
Poe ellas anexamos territorios
Por ellas negociamos la paz
Por ellas coleccionamos trofeos
Por ellas descubrimos petróleo
Por ellas explotamos minerales
Por ellas desbrozamos bosques
Por ellas perseguimos bosques
Por ellas perseguimos tesoros
Por ellas traicionamos amigos
Por ellas matamos hermanos
Por ellas violamos la ley
Por ellas nos alimentamos de poesía.

Y son las divas de las artes universales.
Discretamente gobiernan el planeta.

¿Quién es más hombre que quien?

 

4TA VOZ DEL 5TO CAMINO
           (Una ciudad)

Una ciudad
es como un cuerpo humano:
tiene cabeza, tronco y extremidades.
Órganos por donde se alimenta
y otros para expulsar el excedente.

Una ciudad lleva venas
por donde pasa la sangre,
las aguas son la sangre
de una ciudad: ríos o mar.

Una ciudad tiene un olor característico
¡como una mujer transparente!
Hay ciudades con un olor para olvidar
y otras con aromas de orquidearios.

Hay ciudades esbeltas y elegantes,
se visten diariamente con sus mejores trajes.
Otras hay que son naturales,
auténticas damas que no
necesitan maquillarse.

Hay ciudades que son gordas,
los habitantes viven unos encima de otros,
sin espacio para una respiración pausada,
(ellas tienen orificios nasales).

Amo las ciudades silenciosas
que se entregan a primera vista y se dejan amar
sin hacer preguntas:
De dónde vengo, qué tiempo estaré o para dónde voy…

Amo las ciudades paradas en el tiempo
donde los cines ejercen su vocación natural
y las parejas pasean abrazadas, despreocupadas,
donde los amantes se besan en cualquier esquina, a cualquier hora,
humanos y otros animales.

Amo las ciudades que tienen memoria
y que al caer la tarde, cuando me envuelven en sus brazos
me hablan de sus aventuras, de sus amores
antiguos, actuales y venideros.

¡Amo las ciudades que me aman a distancia
y desinteresadamente!


ORACIÓN MATINAL

Heme aquí Padre

Como una crisálida para una jornada diaria más
reniego de la codicia desmedida
de los días anteriores.
Reniego de los pensamientos malignos de la madrugada.
(Incluido el deseo de depositar
un beso en la cabeza de la prostituta
más fea de la ciudad)
¡En el pasado todos los días eran iguales, hoy no!
Despierto como alguien sin pecado
Que vive el primer día de creación.
No conozco el sabor de la manzana.
Tampoco tengo recuerdos
del pasado atroz que cubrió a la humanidad.
No conozco la guerra
ni el sabor detestable de la envidia.

Heme aquí Padre

En una nueva aventura
a tu altura.
Desayunaré,
con leprosos y sido portadores
(mis hermanos)
Les daré parte de mi vestuario.
Hoy no almorzaré
en solidaridad con los hambrientos del planeta.
Merendaré en un hogar de la tercera edad.
Y antes de caer la tarde
visitaré la escuela especial para niños discapacitados.

En la comida haré lo que siempre soñé:
distribuir sopa con pan para los pobres – ¡mi semejantes!

Heme aquí Padre

para renacer en mí mismo
apagar el pasado sin gloria
(Prehistoria de la era de la espiritualidad)
¡y degustar vida a mi manera!

Heme aquí Padre 

 

COMPARTIENDO

Nuevamente la sensación
de beatitud total
la voluntad de ofrecer
solamente cosas bellas
como concebir el mayor
y mejor espectáculo del mundo
donde la platea fuese
toda la humanidad.
Y allí todos se olvidarían
de la muerte, enfermedades e infortunios.
Vivirían
momentos de amor compartido,
momentos de paz absoluta,
momentos de inocencia verdadera.
Un espectáculo al que asistirían
todos los pueblos del planeta
al aire libre.
Como escenario el cielo, los actores los ángeles.
La motivación el Amor, la Fe y el Perdón.
Un espectáculo que sería único.
El escenario el cielo
y los protagonistas los humanos
abrazándose entre sí.
Compartiendo sonrisas guardadas,
compartiendo canciones escondidas.
Nuevamente esa sensación
de beatitud total
¡ojalá me mantenga
así eternamente
                               compartiendo canciones guardadas
           compartiendo sonrisas escondidas!

SÉPTIMA VOZ DEL SÉPTIMO CAMINO
                                      (Ahora rehúso a escribir poesía)                             

1
Ahora rehúso a escribir poesía,
poesía simplemente de amor
(este amor que ahoga a cualquier mortal)
¿No será también el sonido del barro húmedo
un poema de amor?
¿O el chero de la locomotora
que proclama estar llena de pasajeros?

O el llanto vehemente de un párvulo
adivinando el infierno que resolviera visitar.
O el canto de un anciano moribundo
presintiendo en la mirada la dulzura
del descanso esperado.
¡O la indiferencia analgésica del borracho
beatíficamente transportada
bajo el brazo como una dama impúdica!

O el fingir de la prostituta  mostrando su descontento
ante los modelos y normas convencionales
vendiendo en venganza sus orgasmos.
O la película ocasional
en que dos perros copulan públicamente
y los humanos observando
con una mezcla de desdén, curiosidad y envidia.
¡O cuando el árbol, mi amigo,
(lo nombraré Epifania, como a mi hija)
me acaricia para despojarme del tedio
de haber encarnado entre leones!
¡O cuando los dioses intencionalmente
te fabrican espinas, y gozan de la forma
como los burlas o no!
2
Rehúso ahora a escribir poesía
simplemente de amor
(este amor, bálsamo en la vida de cualquier mortal)
¡Prefiero mezclarla con la discusión armónica
entre compuestos químicos,
con la paciencia del sastre
al trazar el traje que ha de ser moda!
Con el coraje del paralítico
para soportar los años de vida que le quedan…
¡Con la clarividencia del ciego
y su sabiduría sobre colores y movimiento!

3
Ahora, rehúso a escribir poesía
simplemente de amor
(de este amor egoísta que disminuye)

Escribiré ahora sobre el amor que habita
en el corazón de una montaña
y que ilumina sin recompensa
a los seres carentes de luz.

¡Rehúso a escribir poesía,
poesía simplemente de amor!

 

ARTE PRIMERO Y ÚLTIMO

Poesía. Palabra alquímica
o alquimia verbal.
Rito. Sacramento. Salmo.
Criatura que engendra
todas las artes. Madre.
Silencio meditativo. Soplo.
Sufro por toda la humanidad.
Arte primero y último. Poesía

 

RENACER SIN CUERPO

Renaceré en la mano del arquitecto
que proyectó esta ciudad
que habita en mis venas
en las cenizas que se dispersen
después del final de una batalla
cuando el silencio avergonzado
se esconda de la malicia de los tigres.

Renaceré como mar
y tendré especies y vegetación marinas
tendré olas enormes, audaces
o estaré calmado, enamorando las piedras.

Seré árbol y sombra
árbol que alimentará a mis nietos
sombra que inundará países y pueblos
pueblos y países enteros.

Renaceré sin cuerpo
sin uñas
sin dedos
sin manos
(no tendré que escribir)
sin brazos, sin pies, sin pecho.
Sin abdomen y sus incómodos intestinos…
Sin sexo para dar o recibir placer.
Sin pulmones para no tener que respirar
Sin corazón
para no embriagarme de amor
para no contaminarme con sueños
Seré el sueño de los demás.

Renaceré sin cuerpo
sin cabellos
que con el tiempo cambiarían de color
sin cuello
sin cráneo
sin cerebro
sin ideas
sin inspiración para construir
o destruir ciudades materiales.
Quiero ciudades espirituales
sin límites geográficos
sin entradas ni salidas
sin visas ni pasaportes

Renaceré como un sueño
tierno, eterno, efímero
pero veloz, relámpago y total

porque renaceré sin cuerpo.

 

TIEMPO VEGETATIVO

¡Oh! tiempo, padre y madre de las desgracias
y fortunas de la humanidad.
Oh! tiempo, criatura insólita, dueña de los destinos
y caminos recorridos o por recorrer.
Tiempo de abundancia. Tiempo de necesidades.
Tiempo de calumnias. Tiempo de victorias.
Tiempo corto. Tiempo largo.
Tiempo cuadrado. Redondo.

¡Oh! tiempo mortal.
¡Oh! inmortal tiempo de los justos.
Tiempo de sembrar y amar
de recolectar y sufrir.

¡Oh! tiempo piramidal cósmico
¡Oh! tiempo reductor, desigual.
Tiempo endémico, térmico, kármico.
Tiempo astral, casual, celestial.

¡Oh! tiempo, medida exacta del bien y del mal.
¡Oh! tiempo acuático, terrestre, aéreo.
¡Oh! tiempo vegetal, mineral, animal y espiritual.
¡Oh! tiempo, Aire, Fuego y Tierra.
Tiempo mar marino, marítimo.
Tiempo río, tilapias en abundancia, llenura completa.
Tiempo de hambre, desgracias, guerras.

 

¡Oh! tiempo, calificativo.
¡Oh! tiempo imberbe, niño abandonado, niño de la calle, niño en la calle.
¡Oh! tiempo cruel, desintegrador.

 

¡Oh! tiempo reunificador, parejas reunificadas,
Animales reunificados, tolerantes, tolerantes, tolerantes.
¡Oh! tiempo ganado, recuperado.
¡Oh! tiempo fatal.

¡Oh! tiempo que falta para tornarme Hombre.
¡Oh! tiempo que falta para tornarme dios
¡Oh! tiempo que falta para tornarme Ave.
¡Oh! tiempo mal oliente, malicioso.
¡Oh! tiempo egoísta, deshumano que me cansa.
¡Maldito tiempo vegetativo!

 

DUEÑA DE UNA PLAYA SITUADA EN UN RINCÓN DE MI MENTE

Dibujé su figura
en barro en una playa
situada en un rincón de mi mente

Le llevé el molde a un herrero
que habita en un corazón
herido de amor.

En poco tiempo
el molde se enamoró del herrero
y para consolarlo
resolvió asumir forma humana

Sus curvas tenían la precisión
de dos círculos incompletos
que se atraían, funcionando
como un despertador tic, tac, tic, tac, tic tac. ¡Permanente!

Yo, actor o herrero
en esta encrucijada de emociones y sentidos
decidí transformarme en molde
y ella se encargó de colocarme...
En el horno, renací en los gestos de su cuerpo
cuando bailaba rumba y tocaba el tres
 
Sentí envidia del Arquitecto
que creó esa figura, dueña de la playa
situada en un rincón de mi mente.
                       

COMO UN PAÍS PROHIBIDO

Como un país prohibido
tu cuerpo tiene ciudades
que recorro con la lengua
seca de no caminar.

Avenidas
que invento con mis labios;
calles peligrosas –¡esas
deben ser atravesadas todas
con paciencia y arte!

Cuando de noche
los planetas que nos guían
dosifican su brillo
en función del aroma
que nuestro tacto exhala,
o por los puntos que definen la figura geométrica
que nuestras formas dibujan.

Todo eso sucede
cuando no estás en mi órbita
y te transformas cual lagarto
en un país distante y prohibido.

 

SABES DESPERTAR LA AURORA


Sabes despertar la aurora
y ofrecerla a los mendigos
esos seres que se parecen
a los árboles desnutridos.

Guardo
(así siempre será)
los truenos que me brindaste el año pasado
y el relámpago que sembraste
en esta planicie, mi cuerpo.

No viviré lo suficiente
para presenciar tu ascensión
al cielo como lo prometí.

¡Pero se que vigilaré el universo
para cuando él decida alojarse
medio segundo en tu ombligo
te apercibas que fue hace siglos
que el mismo dejó de pertenecerte
por la apuesta que hiciste con los ángeles
...y perdiste!

 

CUANDO FUI…

Cuando fui sabio
(quinientos años atrás)
aprendí a no sorprenderme
con los encantos que la vida nos proporciona.
Y aun así tu esencia me arrebató
como a un niño embriagado.

Cuando monje
(setecientos años atrás)
me di cuenta de que la serenidad
era un atributo de seres especiales.
Pero bastó degustar tu raíz
para descontrolarme como el volcán Fuego*

Cuando fui un enano
(mil años atrás)
llegué a la conclusión
de que para sobrevivir
debería ser como un árbol fuerte y erecto
o transformarme diariamente
en un Hércules inmortal
hoy por ti soy este tronco
esa torre intemporal que alimentas
siempre que nos acariciamos
en cada viaje astral.  

 

Cuando mago
(cuatro mil años antes de Cristo)
dominaba como nadie
el arte de prever la trayectoria
que cada nueva estrella recorría
ahora sin querer los astros nos visitan
siempre que cruzamos la mirada
cual dos palomas cómplices.

Cuando profeta
(diez mil años antes de nuestra era)
preví Apocalipsis, maremotos y tsunamis.
En cambio soy un cataclismo permanente
o algo semejante a lo que sucede
cuando entiendes que debes jugar conmigo a la cabra ciega**
…¡y ganas!

* Hace referencia al volcán de la Isla de Fuego en Cabo Verde.
** Juego de niños en que uno de ellos vendado intenta atrapar al otro. En  Occidente, La gallinita ciega.

 

Antonio Gonçalves  nació en Luanda, Angola, en 1960. Desde  1994, con su primer libro de poemas Gemido de la piedra hasta el 2011con Renacer sin cuerpo, su más reciente libro de poemas y editado en Santiago de Cuba, ha realizado un gran número de publicaciones de sus obras poéticas. También publicó en 2003 una novela titulada Escenas que el museke conoce. Su preocupación por la problemática del continente africano ha hecho de su poesía una voz que trasciende las fronteras. Actualmente es el Consejero Cultural de la República de Angola en Cuba. Ha pronunciado varias conferencias sobre cultura, arte y política, de las cuales algunas ya han sido publicadas en periódicos y revistas de Angola y de Cuba. El poeta Antonio Gonçalves expresa: “Unos cierran los ojos y hasta las mentes, pero otros no. Entre los que se mantienen despiertos están los constructores de sueños y utopías, los creadores de mitologías, guardianes de los mejores tesoros de la Humanidad. Seres incomprendidos que a muchos les parecen “insignificantes,” y que llaman poetas. Esos no tienen armas biológicas ni atómicas, tampoco cañones o armas ligeras. Estos guardianes del tesoro humano utilizan una única y eficaz arma: la palabra.”

Mapa del Sitio
Gulliver: