Festival Internacional de Poesía de Medellín

 

De: Hechizos ojos para las cosas inombrables
Libro ganador del Primer Premio de Poesía Jóven de Medellíun y su Area Metropolitana

 

 

EXORDIO

Siempre hay algo innombrable
al comienzo y al final de mi voz
por eso una palabra parecida a la memoria
 me fue sorbiendo, y cuando no hubo un nombre
tuve que ser magia: existía y nombraba con los misterios del tiempo
Así me hice hombre, llamando lo innombrable a través de la ceguera.
   

 

CON LOS OJOS DE TIRESIAS


Perdí el sonido que era ave
para anunciar mañanas

Y una flecha lanzada
zumbando nacimientos de nombres

Me han robado un ojo
y con él una libertad improfesa
que me guardaba mi patria

Dentro del ojo
una juvenil forma
de conjurar vientos

Ahí estaba la última sangre
que era fuego
que era dragón de lluvia

Era el último ojo
que algún cíclope se lamía
con los labios del destino

Mi manera de guardar el mundo
en un arca de ojo
se ha inundado
                                             y un cristal
                                             llama de luz
                                             triunfa en la pirámide del norte
                                             sobre el equinoccio
                                             del planeta antes nuestro

 

            Del otro ojo
            mana una vieja angustia
            que lloraba por los ríos

           Si fueran solidarios
           ustedes, los ladrones,
           me otorgarían ese insecto
           que pretende ser
           crisálida de nube

Así no dudaría en poner palabra
en la palabra ciega

como si viera el destino
y se hundiera en un rostro.

 

DON


Se me dio una voz
parecida al júbilo
después de una guerra endiablada

Para con ella escribir
                                en tonos altos
los colores del recuerdo

Condensar en ella
aquelarres y sonrisas de la noche:
oráculos comisuras del futuro sueño

Las cosas:
               lo insondable vuelto ojo en mi rostro
--------

                      Entonces parpadeo
                      llamados mamíferos
                      en busca de madres
                      gobernadoras próceres del consuelo

Grito la poderosa maldición
que callaron por siempre los árboles

Tengo una burbuja de pez
en donde se condensa estruendoso
                                                        el rugido del mar

 

Bramo los henchidos
                                  cantos que produce la arena
cuando el sol se estaciona
abierto con su sangre triste

Tengo adentro
 las ensordecedoras
                               y lisas profundidades del cielo

Jadeo maullidos gatos verdes esmeraldas
como salinas cuevas
que silban petróleos brillos diamantinos
---------
Rechino volcanes aéreos tronando
                                           balazo y cacería
explosión de cuerpo
despertando orquestas orgásmicas
en la piel aún erizada
--------
Tambores de seca luna
aturdiendo los chasquidos
en la llama
La tierra entera
alcanzando mi voz
vaciada en rocíos de tinta
sobre la misma voz
que insinúa destruirlo todo:
                                           en  un nacimiento prolongado 
Al nombrar cada estrella
la voz se aproxima
como una luz que no guía nada.

MEMORIA


En un rezo

 

                Inventé la nada
                con todas las palabras
                y cada voz pululaba
                mientras en el viento
                otros escombros
                ya no eran infinitos

Como si esto fuera la primera vez
Se oía
la memoria del comienzo.

 

 

 


AUGURIO


I

Cuando nunca pudo el aire camino
                                           suavizar mis pasos
                                           entre baldíos sueños

Cuando las riveras eran cunas de arrullo
                                                        a un hombre gris
que huele asombra
cuyo cuerpo es un recuerdo desmelenado
vomitado por la industria de aguas negras
                               
 

Cuando la montaña fabrica los no peces
se envuelve silenciosa en la no agua de lo no fresco

en trastornos de fuego
que se chupan las hojas
para emborracharla
de bálsamos azules
subiendo al sol
de los últimos verdes
para una resaca de cenizas
y calaveras recordando
lo que antes era

--------
Cuando las ciudades eran oro o espejo
                                         reflejando cielos titilando nubes
                                         y se enmarañaban de gente
                                         caminado las fronteras del cansancio

Y cuando eran esas calamidades vestidas
en venganzas de moda
o en hijos desconsuelos
que podían perdonar

Cuando yo me alce
susurrando un presentimiento
desplomado en las artes
de la voz de las cosas

El día en que las montañas
cerradas como un libro
destellando un ojo
untando el tiempo
de una tempestad que arrecia
una casi poesía
del fin antiguo de las musas
del inicio del augurio

 

EL OJO CUANDO ES FUEGO


Extensión de una sangre otra
más que sabia enamorada del madero
arde un resoplar de raíz, antiguo
fundición del bosque todo
una selva inabarcable
se encuentra dentro: chispa
y eternidades verdes, hojas ardientes
nunca dichas, fulminante
fuerza de árbol, este el secreto
también guardado en el centro de la tierra
un latido de planeta
que palpita en volcanes bostezos
choque de piedra y roce violento
magnetismo de cristales  
gritos encerrados, todo el hierro
las arenas juntas alquimiadas del susurro
metal incierto y magia del trueno
venas mías que guardan esa lava
astros y menguantes sobre el río puestos
esta magia de corazón ardiente
apenas luces, calor mismo
de todas las cosas, espíritus guardados
en límites suspiros, roce de mitologías
y otras máquinas del tiempo
una  tinta que se había extraviado
y este fuego arde un beso de aire
cruje un temblor de piedra
arrasa invocación de viento
figura apenas esbozada
como temblor…
otro crepitar líquido en ascenso
azules fugaces
amarillos atentos
la chispa renace, el universo:
fuego guardado
tiene el sello de flama
en la unión  secreta
de la fuerza
en la fuerza
potencia en potencia
adentro del corazón del mundo
este hechizo
duerme…
ronca…
vuelve…

 

CUANDO UN HOMBRE SE ACERCA


Imagíname al otro lado
de la noche oscura

Embebido en los contornos
desconocidos de mi cuerpo
                                                 invocándote
                                                 mientras te escabulles
                                                  en mi profunda voz

Imagíname un ángel
dolorido y sin ranuras
lanzando pétalos de guerra
que abren al sensual tropiezo
como anunciando amor

Imagíname un mendigo
vendiendo caramelos de láudano
en la puerta de la iglesia
ofrendando podredumbres
y caminos de lo eterno
                                     en la mísera llaga
de un asco parecido al miedo que te mira

Imagíname un pecho hirsuto
tendido sobre el musgo
limpiando un beso de semen
para llegar a la victoria

 

Imagíname desnuda idea
con piel blanca seductora
acariciando el río en amante limpieza
cuando el recuerdo es transparente lágrima:
fantasmal barca encallada al susurro desperdicio

 

Imagíname reflejado en la retina
en exóticas fragancias
dibujando perfiles de árbol y anillos de tierra

Andabas esparciendo
aún verdes caballos de madera
resoplando en la llanura
cuando la vorágine del sueño
ya amenaza con tocar tu rostro

No entiendas las verdades ocultas
en todas las brújulas
que señalan adelante
porque esas  son menos dulces
que este canto de cisne
flotando en algún color
todavía en la mirada
reflejando
                                 acaso
un héroe
absoluto y perdido.

 

DESTINAMIENTO


       A ti, desconocido destino,
                                                   enigmático
                                                   y enrollado en tabaco
                        cual circular esfera de bruja presencia
                                                    jugando a las cartas

A ti, distante nombre,
               dicho en una confusión del mío
               en un no sé quién predicho
                por las rutas de los sueños

---------

A ti, aparición forzosa
                                                   de metafísico diálogo,
                                                   he dicho mi cuerpo
             en diminutas y lentas palabras
                                                   temblorosas o frías,
    he dicho la media noche
    o un nuevo día
    que apenas te percibe
    en gatos crujidos  de hambre

                                                 Esto es para ti,
     esta oscuridad tempestuosa
                                                 apenas floreciendo

a dos horas de distancia
                                                 este temblor del alma

------------

Indescubrible

----------

 que también esboza a ese
 que nunca conociste
 pero que aún me revela
                                                   jugando al pasado
 al no olvido o al olvido
                                     cuando son la misma cosa
                                                                                        o al que fui
                                                              en pretérita sensación de vida

 

Este padecimiento
de poesías palabras
                                  con ruidos de grillo
                                         y otras noches
                                                        no parecidas a esta

                   esta noche que te hago eterna
                   dentro de ánforas mortuorias del recuerdo
                                                                                       que ya el destino
                                                                                        había soñado
                              y me ha repetido, nueva, para ti.

 

EL PREMIO


Ahora la parafina
a veces agua y otras sello
se interrumpe en llamas
rumbo a la tiniebla

No hay mesa para indefinir
el circuito universal
a través de mis palabras
implorando hechizos

Solo por hoy escribo
eternos poemas cuadrados
expropiados de exactitud
como corrigiendo la vastedad del horizonte

 Cortándoles bellezas
 frutos, nimbos

Poniéndolos en su pobre
                                     desgastado ruido
botándoles la más extrema antigüedad
--------
¿Qué me pertenece
si no es la envidia?
--------
 Una vela
 que he prestado a la última bitácora

 

PROFETA


I
               Aterrizar sobre lenguas de fuego
                                      ardiendo pasiones
                                          o aletazos de fe

                                                   Anunciar el nacimiento
                                                   de un dios sempiterno
                                                   cuando la virginidad es un arpa
                                                   tocada en las fiestas

                   Esperar que ningún otro oráculo
                               escamotee estas palabras
                                              a ninguna hora
                               de esta humanidad ajada

                                          Para empezar a alzarme
                                                          como una ofrenda de silbido y luz

                                         Para mantener los imanes escondidos
girando
en los pulsvículos movimientos invisibles
--------
Luego intento abrir la boca
Y digo apocalipsis
Transitando los otros lados de las lunas

Digo viento apareciendo
ya no en esferas
simplemente un sutil movimiento
apenas recordado

 

Sin abrir los ojos
                            puedo escupir libros
que secuestraron y esconden esta voz
voz de acertijo impenetrable
                                                       voz nunca dicha
                                                       voz piadosa:
                                                       extremo profundo
 del peso total de las aguas

 Digo semilla de la semilla
 nunca inmóvil
 
Digo silencios y colores del sueño

Todo está escrito en algún cristal de mis ojos
                                  
 Y una fuerza parecida al tiempo
  no me regala la muerte

Su hado me ha puesto de testigo de lo eterno
como si yo fuera necesario
en la hora en que se escogen los mejores vestigios de luz
y rearmar nuevos laberintos
 con un pedazo oscuro de mi voz.

 

II

Recuerdo por qué el caos
ya no esculpe ebulliciones
o teogonías inútiles
de santidad crepuscular

Por esos días cada hoja
tenía un verdor  o sangre de hada
                                                  con un brillo suicida

Las espadas sabían hablar
en mágicos cantares
derramando unas muertes doncellas
que aprendían el arte
de fabricar mapas

A este lado del mundo
el maíz bajó de un aro
de fulgor interplanetario
y al tropezar
con las bendiciones ahora campos
                                                                                                            se hizo una estirpe
                                                                                   que dominaba las entrañas del sol

Serpientes se dormían al oriente
amurallando al rechinar de los bambúes

 

 

Ya no sé cual Perséfone
me regaló este relámpago infernal
en el que una luz me revelaba
                                            en un museo de libros
                                            ectoplasma de muertos tiempos
                                            como si pudiera hablar.

 

III

Se unieron en mí
cada sustancia capaz de fabricar
océanos y esparcimientos de nube

Cada ojo vacío se dilataba en rugidos de león:

Dormirás con tu madre
y matarás a quien ya sabes
mientras cada ojo opaco
cantaba pesares
destierros, náuseas
Nunca  supe por qué el universo y sus neutrinos eran mi ojo

Abrazándome por el estómago
el opositor de todo
puso cada sexo sobre mi pelvis

Supe entonces concebir
linajes que se decapitaban uno al otro
como buscando coronas

Luego puse en cada reina
príncipes para descansar
en estanques imperios

Y cuando no tuve ningún genital entre mis pasos
dije maldades atroces
que sepultaron toda la magia
dejando sin raíces al territorio Natural

Dije verdades divinas:
verbos que un Buda
pronunció en alguna cruz
parecida a su muerte
al sucumbir el olimpo

Dije traducciones de brujos
que desataban los finales
                                              o restos atlantes
                                              perfilando el triángulo de los misterios

Cuando todo era energía
y lo invisible gobernaba
se supo de unas fuerzas
ya enterradas
reclamando sus cuerpos
antes flores
antes hombres
---------
                                 En el principio fue la lucha
                                 el destierro
La oposición dirigió las galaxias hacia un cubo
                                 humillado el equilibrio
                                 se expandió hasta el nuevo umbral
---------
Luego, en el comienzo fue la fuerza
                                          de ella la materia
                                          luego la antimateria
                                          como diluvio o temblor cegador
 
No hubo más
Ni silencio.


IV

                          Un relámpago cerebral
                           haciendo milagros
                           y cosas de esas imposibles
                           cuando no se puede
                           ver más que el lago de los sueños

Uno se escapa del miedo
violando un relámpago
                                                   en el cerebro
                                                   que a dos ojos
                                                   no puede describir
                                                   a este Tiresias
                                                   mudo siempre Oráculo
fantasma o presencia
inmemorial
sujetando mi débil alma

La poesía  ya es otra
No es tormenta de Alá
No es farsa de un Mesías
No es inmolación de Mahoma
A duras penas
podrá ser hechizo
o mirada en espectrales pestañeos
---------
Algo nudoso subiendo por el rostro
---------
                     Arcano escrito
                     de los trasportes míticos
                     ya impresos en las galaxias muertas.

 

SACERDOTE


“Soy de los que giran sin fin
en el círculo de los círculos”
Walt Whitman.
Y como si supiera de qué hablo
aseguro con la cabeza
que cada no sé cuántas palabras
se invocan por mi culpa
a los espíritus arcanos
poseedores del secreto perfecto
vuelto esfera

Y así es que el universo nace
explotando como un huevo
sobre la cabellera de un mundo tímido y sonrojado
íntimamente feliz

Hablo con la certeza
                                                      de una fe robada
                                                      a un millón de soles
                                                      a millones de soles de este cuerpo prestado
Pero no hablo de calor o luz
simplemente he recorrido
las últimas cosas
con el fin
de que el precipicio del tiempo
alcance a acariciar este salmo
que guarda en silencio
 las estatuas de las ruinas de los dioses
Con la intención infinita
de pronunciar las últimas voces
                                                 que fueron dichas
                                                 en conjuros vetustos y fosilizados
Con la estupidez misma
con la que este rumbo
nos lleva a una mutilación de cuello
para los perdidos sacrificios
que hacían reencarnar almas
en variaciones del carbono
                                                                  Entonces juro que no entiendo
                                                                                                  lo que digo
                                                                            porque es más saludable
                                                             creer que los ataques en la lengua                                                                                de mis palabras
                                                                                       son restos fálicos
                                                                             sacerdotes de lo creíble
                                                                      un fetiche puesto en la boca
                                                                          en enfermedad inaudible
                                                                     sembrando una locura ciega
                                                                               semilla en la garganta

Así mismo pronuncio una lengua muerta
transportándose en espíritus
de órbita nefasta
Ahí la condena ya no existe
cuando la eternidad no sabe de silencio.

 

 

 

ENVOLTURA


“Quizá las palabras
envuelvan esto
como la servilleta al pan”

Julio Cortazar.

 

 

Empieza un gran silencio

 

                 Todo enmudece
calla
nada
                 todo silenciado

                                                                                                     tal vez un movimiento
crujido de telas  internas a veces piel
olor a tinta

                             una rayita pasando por los ojos
                             todo el cansancio afónico
                             las músicas ausentes
                             sonidos a años luz de escucharse

                                                  y todo todo todo todo
                                                  todo ese vacío sobre una punta de sol apenas abriendo:
                                              el principio del mal y del bien se agrupa y destila ahí

Pero todo es explosión
---------
Hasta ahora nada de poesía
Litros de sudor intentando metamorfosearse:
                                              ser lágrima de poro
                                              presintiendo una lengua
 toda esta desnudez se descompone y no se deja escribir
---------
Ningún poema se dibuja
                                                                          el silencio brinca
 hasta esa lengua que trae un poco de lluvia
                                                                         sonidos de nube
                                                                         sus rugidos
canciones de perros
y el resto del mundo
gritando que se apaga el silencio
                                                desde mi lengua

 

Y sin poesía aún:                                                                                                                 la piel se mueve
se desbarranca la blandura de la carne
se  apretuja típica la sangre
se enrojece y late
todas las palpitaciones que no datan del corazón
logran censurar la piedra
La lengua también temblando
                                                                              recorre tanta furia

La piedra se alza contra la boca para ser lluvia
agua y canto de sal
poesía naciendo:
el misterio se vierte en la piel
el vello se enarbola por el labio
                                             el labio se expande
                                             y se tarja en besos
                                             la saliva se hace otra en la semilla derramada y silenciosa
las pulsaciones del tiempo
imitan el vaivén de la cintura:
                                            baila poesía nuevamente
 Sostengo tu cabello
 mientras el anverso del mundo es todo lengua
                           escribiendo teamos impronunciables

 

                             Succionas cada milímetro de la piel ahora piedra
                             tratando de amarme con ese silencio
                             amordazando tu boca

Creo que hablas versos de luna
                                                  y flores del río
                                                 y cuando me ingieres entero
                                                 ni el pedazo de roca enmarañada
                                                 que colapsa de vértigo
o por la tibieza en tu garganta
o por lo líquidos que somos
ni nada me recuerda
que mientras vuelvo a encogerme
te expandes  o corres sonriendo
                                                                                                          sin limpiar tu beso
                                                                                                      a redimirme de nuevo
sobre el sudario
el fálico suspiro
de hombres sosteniendo
el enigma supremo
de la primigenia creación.

ESCRIBIDOR


Palidecer palabras
del zumo arcaico
del fósil sonido

Arrancándoles las garras
y las curvas
La redondez del tiempo se les extirpa
Equivocadamente no nombro ninguna de ellas
                                como imitando el silencio

 

 

                                   Lobotomía en las líneas
para embutirles o extraviarles lo olvidado
                                                 lo no dicho:
                                       una palabra nueva

---------

 Hialinas, las palabras,
me pertenecen como
 me es mía la tierra
 las palomas perdidas
 el olor vegetal
 y la ciudad pétrea y flotante
 hasta el colmo por mí heredada

---------

Coger un papel sospechosamente blanco
extra fino, olor a máquina presencia
no doblarlo con el terremoto en la mano de la voz
no empañarlo de sudor o grito
Darle hormas de agua caliente
con mi tono largo
 descorazonado y tamboroso

                                         Hacerlas negras
                                         negras palabras todas
                                         magnetizadas de cabeza
                                         no dejarles sombra
                                         y usurparles el alma

  Dejarlas tiritando de dolor
  para ese papel o hélices del labio intranquilo

Ésa es mi trampa de tiempo:
Ser inmisericorde
con la abstracción de lo escribible
Ser el metafísico contacto
entre la voz y la palabra
esperando
un hallazgo de vida
que he visto dar círculos suicidas
como los hechizos
 en arcana poesía
aquí naciendo ciega
                y profética.

 

ESCUCHANDO TU REZO


A Viviana Restrepo

Mi oración ya no es una barca
que borrascosa cruza peticiones

                       Porque mi voz estrecha
                       gime ausencias perdidas
                       y se acomoda en mi oído
---------
¿Dónde estás con el brazo firme
                                              y remando mi nombre?

---------
¿Dónde está el ojo
que indómito fulmina la entraña
o la órbita de sulfuro
en lágrima ausencia?

Mi oración es un fusil
o un pedazo de liturgia nueva
Arde  mi conexión al fruto
de un poema bailado
en el disparo de una palabra inexorable

 

Mi plegaria se desploma en altares suicidas
canta  a los no dioses,  a hombres desnudos
espira cansancios primigenios
coronas y ceniza de tu polvo

 

Rezo  un trozo de tu vientre
como invocando la noche
traspasando los límites de la humedad
con esta oración dura y erguida

Pido a la Suprema Fuerza
que mi descomunal interferencia
sea un mapa que recorra metafísicas prestadas

Pido un arpa que grite muerte a la muerte
exhorto a la magia a que se funda
en esta reverberación nimia

Y en un coro de cuerda
la sonoridad del rezo
murmure piedad:
perdón coagulado
voz de anciana
estrella del labio
estridencias
arrepentimientos
     ¡ah!

 

SI ESCRIBIR PUDIERA


 y armarme de hojas
 clandestino árbol
 vomitar girasoles tiempos
 o al menos un gorrión de lluvia

Pero no puedo
 Soy estanque o escama de algo silencioso

                                                    Estoy ardido de fiebres
                                                    fiebres nocturnas:
                                                    callo los poemas
                                                    que disparo al cielo

Porque soy estrofa sin verso:
laurel de penitencia
Apenas rasguño
 algún lado mudo
de palabra sempiterna

 

Secuestro el símbolo
y lo dejo desfallecer en mis ojos

Si escribir pudiera
movería las manos
orquestando el cosmos
mientras me enferma una sabiduría insondable:
arañas ojos incapaces de atrapar poesía  fluctuante
a este lado de la Estigia
Estos dedos escamotean una profecía
desgastada y todavía mentirosa
                  
son candados cerrando mis visiones
no escriben poemas
sólo una fuerza habla

y se atraganta en esta voz

que no escribe

esta estridencia incómoda
violación de una antigüedad prestada
como un llanto o un suicidio

Abortar el silencio
si escribir pudiera.

 

SIGNO


Mi voz cansada
insinuación de astros
                       Más sabia que el fin de los pecados:
                       Eunuco papiro de muertos
                       en el altar de la misericordia

Prostituta mitología sudorosa
trabajando en los albores clandestinos

Casta de brujos pies
que noctámbulos entierran las uñas
en la madrugada

Pólvora encendida
en la altura del signo  y del insomnio

Un ojo de fuerza
como un farol
guiando la noche

A duras penas tartamuda
parafrasea seudónimas almas
                                                                 imitando como loras
                                                                 heterónimos infiernos

              En una buhardilla:
              Eclipsadas pasiones
              que no pregonan su sexo
Y cuando es orgasmo
 languidece en el suspiro del jadeo.

Alejandro Palacio  nació el 26 de noviembre de 1981 en la ciudad de Medellín. Hizo parte de la organización del encuentro anual de poetas de la Zona nor-occidental en la Biblioteca Comfenalco Castilla. Es licenciado en educación básica con énfasis en humanidades: Lengua Castellana de la universidad de Antioquia y trabaja actualmente con el municipio de Medellín dando  clases como maestro. Su libro de poemas Hechizos ojos para las cosas innombrables fue uno de los premiados en el Primer Premio de Poesía Joven ciudad de Medellín y del Valle de Aburrá. En su obra se refleja un trabajo con el lenguaje de gran depuración formal y sentido rítmico del poema. Con su primera obra se abre un camino de creación poética que enriquece el devenir de la poesía de Medellín en el momento actual.

Mapa del Sitio
Gulliver: