English

Dida Aguirre, Perú, Nación Quechua

 

Jarawi

¿Acaso
Polvo de los muertos
he masticado
para
que
mis labios estén sellados
en
silencio de muerte?

Mis ojos de paloma
urgen vivir
aquí en la muerte
en el fuego de roca
en el incendio del mundo
y en mi árido corazón

¡Ay!
Estoy tapiando tierra negra
a mis pies de barro
a mis manos de agua

¡Lluvia llega ya!
¡sol alumbra ya!
Todos mis huesos
están temblando
y
mi corazón seco
se está derramando
en el arroyito
quebrada de alisos

¡Ay!
Sangre de mis venas
Ancestrales jintiles
antiquísimo Dios

Mírame ya!
vivir ahora ya no es vida
el
hediondo puquial
está borbotando
en este doliente,
ciego y sordo cosmos

tal vez
ya soy arcilla de muertos
¡madre mía, padre mío!
ya no soy de esta vida

solo mi jarawi
se está escuchando
desde esta tierra y del otro mundo
para
despertar de nuestro letargo.

 

Jilguero


Ichu
crecido
desde las cañas bravas
no
me hagas llorar no,
desde
tus ropas como matorrales secos

el
jilguero lucero de la
mañana
solito
está cantándonos

con sus
alitas
desgajadas, en colgajos
como
el más pobrecito
de los hombres

con su piquito
desfallecido y hambriento

y con sus
alitas a punto de volar
al
río zorro
al río de sangre.

En la tierra de candela


Es mi cabeza
plomo puro

mis ojos
brasas ardientes
gusanito
de
candela fría
en
tu fuego helado
me cuajara
con
estas llamas
habitado en mi corazón
hojitas de capulí
¡ay si tus hojitas
yo
fuera!
en este
holocausto del
mundo
yo que
en el nudo
de esta tierra
estoy
enraizada.

Fotografía Nidia NaranjoDida Aguirre  Nació en Perú en 1953. Poeta aborigen perteneciente a la Nación Quechua. Sus libros publicados en quechua y español son: Arcilla, 1989; Jaawi, 1999, libro ganador del primer premio, en el Segundo Premio de poesía en Lengua Quechua organizado por la Universidad Nacional Federico Villarreal. Actualmente trabaja como profesora en la Universidad Daniel Alcides Carrión en su país.
Acerca de su percepción poética, afirma: “La función de mi poesía en esta era, no puede ser el arte por el arte, su función es dejar testimonio de la época, es transmitir y dejar escrito que con el idioma quechua se puede hacer poesía, digo, porque hay escritores que plantean que el idioma quechua es muy pobre y que no puede crear una literatura universal, el idioma quechua es uno de los idiomas más fraternos, José María Arguedas lo demostró.
Agrega: “...Las fuerzas de la naturaleza se personifican en los hechos de tal manera que los mitos y creencias han delineado la vida más antes que ahora, han dado sentido de vivir, donde la literatura no es adorno ni acompañamiento de cultura, sino la vida misma. De pronto cuando somos separados de nuestros quereres (nuestras tierras, lagos, ríos etc) y estamos solos, huérfanos, forasteros en nuestro país, cunde el desarraigo. Entonces ocurre lo que Arguedas llamaba el sentimiento cósmico de la soledad”.

Última actualización: 28/06/2018