Festival Internacional de Poesía de Medellín


Metamorfosis eróticas

Ahondamos nuestros secretos
el uno en el otro
hasta llegar al vacío
en el cual todo nace, donde nada este pájaro
para recordarnos el error.

Lo vemos de espalda al pensamiento ladrón…

Pero la respiración nos separa del miedo
como el esparadrapo se separa de la piel…

Al principio es la mano que palpa al vacío
imaginando sus formas
(a veces cerrando el puño)
después es el vacío que palpa y que imagina la mano.

De lejos me saluda la paloma

Que mi caricia libera

De tu cuerpo

el pájaro que atraviesa
Caribdis y Escila…

Lluvia reciente


Bienvenida la lluvia reciente
nuevo verbo
buena noticia
cae sin miedo
¡te bebo!

Mujer nueva,
nueva tierra
devengo.

Lava mi ropa
lava las armas
de matadores y matadoras
asesinados y asesinadas
plantados en míllena
de sangre
llena de “sin”

Hazles brotar flores
Hacedles brotar hijas
Hacedles brotar hijos
Hazles brotar los gritos
Gritos de amor
y de ternura
Gritos sin miedo
Gritos de alegría
porque la tierra es nuevamente tierra
y el cielo va a amarla


Cena con amapolas


Un día las mentiras brillaran como amapolas
y no serán mentiras
sólo amapolas brillando

Beber aquel rocío entonces me recordarás
con un collar rojo
día de Pascuas, llegaré y no estaré pálida
con tanto color a flor de piel
y un anillo bajo la axila
te llevaba en su hueco
desliza el amor se eriza
el suave vello cercano al cuerpo
al crepúsculo
cuando la depredadora mirada de los árboles
se apaga
se apagan las hachas
pintadas de rojo
entre los dedos se pule un sol
una gota

me reconocerás
porque esta noche todos cenarán juntos
cada uno clavando la herida
una puesta quebrantaolas
las olas altas como la caída en los sueños
entonces desanudarás tus puños
que beba
este instante antes del diluvio
ruega que este instante se prolongue
tanto como perdure la luna
para que aprendamos
el camino simple
la ruta de mi casa a tu casa.

Que tu relato se acurruque espumee la constelación
como tu poesía esta noche
que sea
contigo como el fuego con el árbol
sólo un beso
imposible

van a llorar también los que van a cenar a su alrededor
y sus ojos se llenan de olas altas de diluvio

te diré entonces: ¡“mira, qué azul, qué blanco tiene el mar hoy!


Mezclado en la memoria de mis células
en las estaciones de la cruz de mis ignorancias
refugio de mis pasos en el interior de la noche
fragmento de cometa en mi tierra
salida de urgencia esperada en mi cadena ADN
faro en el mar agitado de infinito
sangre y barro de cálculos… miseria!
otro semejante de mi único
eres
mi comercio bajo
mi confianza más loca
en mi
¡tú!

 

Dostena Lavergne  Nació en Plovdiv en 1972. Diplomada en el Liceo de lenguas y civilizaciones antiguas en Sofía, recibió una maestría en antropología cultural y política en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París. Autora de tres libros de poesía. Traduce textos filosóficos y literario del búlgaro, griego, francés e ingles y trabaja en el campo de la promoción de las pequeñas literaturas en Europa.
¡Anda la poesía!/ Como si no supiera/ qué es andar/ y menos aún hacer “como si”// No puede quejarse/ de heridas en los pies/ de los zapatos de charol/ no puede volar/caerse// toma impulso y aprieta/ con los dientes las barras de hierro/ las matemáticas de la infancia, alguien dirá luego haberla visto por la calle silbando/ llevando gafas negras// entonces piensas/que la metáfora es un vestido de tul/ un poco de aquella u otra manera/la rozas, chasqueas los dedos /te enrollas un hilo rojo//pero no se le antoja hablar con desconocidos/mira a través de ti/ y en sus ojos/ aflora una ciudad triste/ con puentes/ en puntos / de suspensión.// Madre,/ vi a los poetas atravesar los muros/pagan al salir y no preguntan el precio/ no quiero volverme como ellos/ desgarrada/ viviendo/ cuerpo entre muros,/ no tengo más lengua/ solo un soplo/ a empeñar...”.

Mapa del Sitio
Gulliver: