English

Luis Eduardo Rendón, Colombia

 

Rebeldía de la savia


Plomo
el más anciano

entraste al joven Beethoven
a través de peces contaminados del Danubio

lo ensordeciste
y lentamente
murió

pues gradualmente devoras
para no ser destronado

plomo nunca melódico
somos con Ludwig
repudio contra ti

resistencia de sangre musical
contra el metálico absolutismo

Sigilo de las grandes ostras


La belleza que les crece producirá su muerte
como la fatalidad que desolla al tigre

ninguna perla las acusa de encerrarlas
ninguna vecina les envidia la gema

en las manos puras
en el óvalo de una lágrima
en la inmensa cuna del mar
las perlas perdidas brotarán

de las profundidades del sueño


Hojarasca razón


Raíces del caos
prenden de los sueños
jardines de los muertos

ramas del pensamiento
arden en la noche
del fin de los números

frutos del héroe
se pudren
a gran velocidad
las flores del amor
en olvidos irrompibles

Vamos


¡A un baile de pingüinos!

¡hacia jirafas de vino
pintadas lingualmente en las bailarinas!

¡a olvidar el armario!
no hay llaves para la brisa
cajones para la niebla
espejos para cabellera de cometa
ni vestidura para cinturón de asteroides!

¡a saltar sobre cuerdas de chelo a otros cielos!

¡hacia la carne cristalina de la pitahaya!
¡hacia el ojo de cuarzo de la luna!
¡hacia la carroza con relojes de sandía!

 

Fotografía Natalia RendónLuis Eduardo Rendón Nació en San Roque en 1972. Libros de poemas: Arpa a merced de las manos invisibles, 1996; La velocidad de las piedras es azul, 1997; Universal Gong Night, 1997; Tras la loba espectral, 1998; La Plaza Mercurio, 2000; Libro de presagios, 2011. Pertenece a la organización del Festival Internacional de Poesía de Medellín y al Consejo Editorial de la Revista Prometeo.
Reflexiona: “El mundo es un gigantesco árbol eterno, y la poesía la savia, el alimento que lo sostiene. Infinitamente diversa e inagotable es esta savia: una sola gota puede nutrir a generaciones enteras. Por mágica interconexión intrínseca e intemporal entre los seres vivientes, el comportamiento de una especie, dondequiera que fuere, puede modificar de forma invisible otros comportamientos de esa misma especie, y quizá a otras formas de vida, a gran escala. Lo que alguien cantó hace 5.000 años, puede aún escucharse, elevar la moral, alimentar un oído, una mirada, una boca que lo transmite de otra forma; consigue todavía erizar una piel, suscitar una caricia, acompañar un enamoramiento. Imagen de la unicidad del universo, el sistema circulatorio semeja lo fluvial. Somos un mismo bosque inundado por sentimientos, comunicadas entre sí las ramas del pensamiento. La poesía devela nuestra conexión con la totalidad a la que anhelamos enchufarnos, de neurona a nebulosa. La sensibilidad, como una red entrelaza los seres, despliega la compasión y las estrellas son poros de un gran cuerpo, el nuestro...

@LuisERendonE

Última actualización: 28/06/2018