English

Jorge Torres Medina, Colombia

 

Un exterminio

Cabezas sin cuerpos
Troncos a la deriva
Dolor doblado en los escombros
Fisuras y cráteres
Tarareo de aves metálicas
Untando de rojo los muros

Ruinas ahumadas
Alambradas y garitas
Para apaciguar el instinto
Y una legión de agujeros
Buscando el sabor de la muerte

Todos los quejidos al unísono

De rodillas juego la salvación
A la espalda atadas las manos
Y dentro una multitud de gritos
Una lagrima extraviada
En el incendio de huesos

El filo del miedo sentado
en el vértigo del humo
amputando los lamentos

Todo para el equilibrio
en el exterminio

Una plaga


¿Qué avizora el sapiens
Sentado en el lomo de la inmundicia
entre polvo ferroso y chatarra ?

Invadido de círculos de caucho
En el reflejo de su veneno
Deshecho a la intemperie
En las laderas de la avaricia

¿Qué avizora el sapiens
Con ojos soñando en frondas
Entre árboles desnudos?

Mientras la savia se agota
Brota una avalancha de vegetales cadáveres

Prevalece la amnesia
Dormito en el tiempo
Cabalgo en la ciencia y arrugo la morada
Invado mi cerebro de conciencia haragana

La basura se acrecienta
Para testimoniar mi inteligencia
Y poco a poco acumulo
La sabia manera de condenarse a sí mismo

Ungido de aceite y humo
Soy la plaga de todas las plagas


Tósigo


Alguien taja la bondad
Y muerde al moribundo
En el hambre del sueño

Alguien anestesia las circunvoluciones
En la cárcel craneana
Mientras se pudre su sombra

Alguien instala el absurdo
Haciendo malabares de conciencia
En las nervaduras del delirio

En la conjunción del asalto
En el extravío de la impotencia

Alguien que he visto sonámbulo
Visita los aposentos de mi ser
Y exige que guarde silencio

Alguien dulcifica su tósigo
ofreciendo el manjar
que me lleva a la muerte

Passerelle de la grange
Aux Belles

Desde la esclusa, turbia en el agua
la ciudad invertida, un hombre sumergido
en sus ondulaciones habita siempre
la soledad del líquido

Versos líquidos
(Licuefacción)

Absorto en las ondulaciones del agua
tomo forma líquida

(Permanente alivio para la sed
en un cuerpo indefinido
en el letal desasosiego)

porque la química
desahució lo estático
nombró lo sólido lo líquido lo gaseoso)

(En su eterno movimiento)

y fue asumida
por la poesía

siempre al borde de la sequía

y la tinta es líquida
como el flujo de este desbordamiento
que se deshidrata
en la desesperanza

(Persistiendo en la forma)

líquido para los líquidos
sólido para los sólidos
gaseoso para los desapercibidos

(Insisto en la química)

insisto en la substancia
desisto de la palabra sólida
desisto de la palabra gaseosa
me vuelvo líquido

(Insisto en el agua)

que fluye sin queja y aún persiste
hoy un día cualquiera
atrapando en mi retina
la ciudad sumergida en su naufragio.


_________________________________


Fotografía Nidia NaranjoJorge Torres Medina   nació en Chiquinquirá, Colombia, en 1956. Es poeta y veterinario. Ha publicado los libros de poesía: Instantes y Profanaciones; Exilios varios; Memoria del ocio; La ciudad sumergida; y, Umbral de errancia. Fundó la revista de poesía Vericuetos, en la capital francesa, donde reside actualmente.

En palabras de Jorge Torres: “…Hoy la poesía es tempestad, sale de los laberintos donde ha estado ceñida y con el viento viaja por el rugoso glóbulo contra los carceleros del sueño y la utopía; es la certeza contra los verdugos de la verdad, contra los propietarios del deseo, contra los exterminadores de lo vital e inconmensurable del ser humano y su equilibrio con la matriz que lo engendró y lo hizo consciente…”.

Sobre su oficio de poeta destaca: “...Todo hombre lleva un poeta en sus entrañas y hay que despertarlo. Élite y culta minoría cultivan el acto de anestesiar al monstruo de la belleza, pero el acierto araña el inconsciente que muta y se expande en miles y miles de delirantes. Hoy la poesía es tempestad, sale de los laberintos donde ha estado ceñida y con el viento viaja por el rugoso glóbulo, contra los carceleros del sueño y la utopía; es la certeza contra los verdugos de la verdad, contra los propietarios del deseo, contra los exterminadores de lo vital e inconmensurable del ser humano y su equilibrio con la matriz que lo engendró y lo hizo consciente...”

“Y en la edad del fuego: Combustión y enfriamiento: Sedimento, exhalación, oscuridad y tenue luz; azar de la naturaleza sin conciencia. Entonces se engendra la vida, el vegetal, el animal y luego la edad del hielo y en el andar molecular: el homínido, el homo neandertal, el homo sapiens que avanza entre la piedra, el bronce y el hierro. Mientras la jeringonza muta a palabra y esta hace al verdadero hombre que es sonido y canto en la lengua, jeroglífico y alfabeto en la mano, lenguaje para usar su cerebro: Inteligencia, pensamiento para explicarse a sí mismo y apreciar esta naranja, para andar y desandar, fundar, instalarse en su morada, construir la polis y hacer sonar la lira, inventar y descubrir, invadir y dominar la gran fuerza de la materia y al más débil, poseer la tierra a su albedrío, civilizarse, abrir la pupila y grabar en la retina la dimensión del cosmos, del infinito y medir el tiempo y la velocidad del rayo solar que nos alumbra...

-Uno no sabe adónde va Youtube
-Poemas bilingües Vericuetos
-“La diversidad” Canal de Youtube del Festival Internacional de Poesía de Medellín

 

Última actualización: 28/06/2018