Festival Internacional de Poesía de Medellín


Exilio



(Fragmento del poemario El Gran Viaje)

                                           La ciudad donde nací
                                           ya no existe
                                           pero seguirás encontrándola

                                           en los mapas de la Europa del Este
                                           Exiliada de la realidad temporal
                                           de varios siglos
                                           no es más que un montón de muros
                                           y fachadas sin alma

                                           Hoy, sus habitantes no son conscientes
                                           de la carga de imágenes que contemplan sus ojos
                                           sin admiración sin horror
                                           Para ellos la ciudad no hizo
                                           sino cambiar de piel

                                           Sus míticos leones ya no cuidan la memoria
                                           de muchos pueblos e idiomas
                                           Aún les sangra la espalda
                                           bajo el látigo del Domador

                                           La casa de la que me arrancaron
                                           sigue viva– según me cuentan

                                           visitada fielmente por sus muertos

*

 

 

                                           Recordé largos años
                                           el olor de aquella calle
                                           Guarda hasta hoy todavía
                                           en su cofre de piedra cubierto con la bóveda
                                           del mismísimo cielo
                                           cuatro embarazos de mi abuela materna,
                                           sus llantos al oído del confesor,
                                           sus anillos de oro, aquella férrea mano
                                           que tan bien conocían sus sirvientes, sus hijos,
                                           visitas de las cuñadas solteronas que llegaban de Viena,
                                           las postales ya ocres que llegaban del frente
                                           de una guerra inconsciente de ser la primera,
                                           las rondas de mi futuro padre un pobre estudiante
                                           de medicina alrededor de “la fortaleza”
                                           de la gente acomodada donde una doncella
                                           nostálgica lo seguía con la mirada desde su ventanilla
                                           (una versión más de la historia de Romeo y Julieta)

                                           ¿Acaso perduran allá, en el gran cofre de piedra,
                                           los pequeños comerciantes y la catedral de los armenios?
                                           ¿Persisten en el aire las mínimas huellas
                                           del acto de desesperación de mi abuelo materno
                                           cuando supo por fin apretarse
                                           la soga en el cuello?

                                           ¿Adónde se fueron los que admirababan
                                           la hermosa voz de cantante de mi joven abuela paterna?
                                           ¿Enclaustrada ya para siempre en los lazos
                                           conyugales con el mundo de cantos ortodoxos?

                                           Cerraba los ojos a lo largo
                                           de mis años insomnes de huérfana,
                                           prosiguiendo a tientas el olor
                                           de mi ciudad natal –olor tabú, prohibido–
                                           en otros templos, otras puertas, escaleras,
                                           hasta que llegó el día, un día fatal,
                                           en que el dios oculto de mi olfato,
                                           dios guardián de mi infancia de exiliada,
                                           absoluto como la madelaine de Proust,
                                           me abandonó a mi suerte sin remedio

                                           Desde este instante, empujada
                                           por los recuerdos que perdieron sus ojos,
                                           sin ayuda del bastón blanco de los ciegos
                                           no pude menos que visitar
                                           esta ciudad de más, la ciudad extranjera,
                                           que apenas empezaba a abrirse
                                           al turismo bien disciplinado

                                           Con otros del grupo
                                           de los nostálgicos
                                           recorríamos la necropolia ilustre
                                           donde aun las tumbas han sido violadas
                                           
*

                                           El regreso al país profundo
                                           está minado
                                           Las hierbas crecieron demasiado altas

                                           Pesa cada vez más
                                           la carga de muertos sin descanso

                                           El paisaje no recuerda mi idioma

                                           Las manchas blancas carcomen la memoria

(1978-1980)

* Se trata de Lwow (Ciudad de los leones) – ciudad multiétnica, plurinacional, que
durante varos siglos perteneció a Polonia; era uno de los más importantes centros
culturales del país en sus confines del Este. Después de la Segunda Guerra Mundial y los acuerdos de Yalta, pasó a manos de los soviéticos y ahora se encuentra en Ucrania.

Reescrito en castellano por la autora, en octubre-noviembre 2006.

 

Krystyna Rodowska (Polonia). Fotografía: Festival de Poesía de Medellin Krystyna Rodowska  Nació en Polonia en 1937. Poeta, traductora de literatura hispanoamericana y francesa, ensayista, crítica literaria y periodista cultural. Obtuvo su maestría en Letras Francesas en la Universidad de Varsovia. Es autora de siete libros de poemas, entre los cuales el penúltimo Abajo fuego, arriba fuego, 1995, le valió el importante premio de la Fundación de la Cultura. Al final del 2012 publicó el libro de sus poemas selectos Poemas colados 1968-2011. Pertenece a la Asociación de Escritores Polacos y del PEN-Club. Ha traducido y publicado en Polonia entre otros a Vicente Huidobro, Pablo Neruda, Jorge Luis Borges, Octavio Paz, Jaime Sabines, Rosario Castellanos, José Emilio Pacheco, Eduardo Lizalde, José Revueltas, Juan Rulfo, Nicanor Parra, Gaston Baquero, Roberto Juarroz, Reina María Rodríguez, Roberto Sosa, Alejandra Pizarnik, y muchos más. A raíz de la publicación de los poemas escogidos de Octavio Paz, Wciąż te same widzenia (Siempre las mismas vistas) en el año 1991 recibió el premio de Literatura en el mundo, en reconocimiento a sus traducciones de poesía hispanoamericana.

Publicado en agosto de 2013

Mapa del Sitio
Gulliver: