Festival Internacional de Poesía de Medellín

El sonido del agua que corre


Santa Muerte lleva un traje nupcial
& una (chasquido) lista de novias como brida
ella sabe lo que quiere. Paracaidistas o danzarines
entran a la luz áspera.
Ten cuidado con lo que enciendes
– velas rojas
por el amor del que hemos huido, hueso por la paz
una mezcla explosiva, nosotros
luciendo blanco & tatuajes.

La nueva fe en la aldea,
su mausoleo es como un ámbito apaleado de discotecas
en una película de bajo presupuesto. Pero…guau...
guitarra, latas
su traje envuelve tugurios & engendra energía.

Nuestra Señora de la Ambulancia
espíritu marginal
droga & rosas
álzate, siempre álzate
al resplandor del desasosiego.
Sonrientes nos arrodillamos junto a ella & escogemos nuestro fin, raponeamos tus bolsillos, ella entiende pero
está celosa.

Sella los libros,
tintura nacarada de lamento su
nido es un compostaje de plata.
La Niña Blanca nos vigila, luego nos devora.
Estamos a mano, tal vez
confites bajo dientes quebradizos
pero regenerándose.

 

Pradera africana

Traemos la muerte y nuestros prados.

Savannah saquea a través de los mares
Vestida de opulencia & se le dice colonización.

Francotiradores, arquitectos -
sin sentido, salmones en zapatos.
Es asunto de pisadas de niños.

La grama se remplaza
la pista, una corbata de alquitrán
ciervos de traje formal fingen
que sólo es una fase.
Las bestias de los más oscuro nuestro
Nos siguen con las colas entre las patas
una falsa concesión
todo esclavista con la certeza de lo puro,
lame la vida que se va.

¿Y del arte qué?
Es llama.
Galopamos hacia el infinito.

El prado medio lleno,
siempre
elige permanecer.

 

Rastro en el Cielo

Ésta es
o es llamada
bruja, quizás. Así desaparece, su
único truco.

¿Por qué viajar? Sin hogar, (una palabra inflexible, juzgada -
errada para cualquiera quien la reclame) pero ella estaba allí
un equivalente resistente y desarmable.
Algunos no advierten la diferencia
de cerca
sometida a tortura tu
cabeza bajo una cruel y limpia laguna.

Su piel es su costal
& ahora, bandera.
Grandes alas del oeste pesan sobre el aire. Extrañamente fríos
sus dedos aprietan documentos, son
una calumnia de rezos contra
tinta adaptable ojos recelosos.
Teme el grito de guerra de estos nuevos empleados.

Pasado el tiempo suficiente
(esa es una historia).
El maestro & la caja registradora.
Algún piadoso
futuro brillante. Nos sorprenderá
cuál se llevan.

Traducciones de H. G. Leogena

Les Wicks (Australia). Fotografía: Festival de Poesía de Medellin Les Wicks  Nació en Australia el 15 de junio de 1955. Es poeta, pedagogo, editor y periodista cultural. Vivió en Sidney y en Londres. Fue un gran activista contra la guerra en Vietnam. Contribuyó a crear la Unión de Poetas en Nueva Gales del Sur. Por 30 años ha sido una figura fundamental en la poesía australiana. Ha publicado los libros de poemas: The Vanguard Sleeps In, 1981; Cannibals, 1985; Tickle, 1993; Nitty Gritty, 1997; The Ways of Waves, 2000; Appetites of Light, 2002; Stories of the Feet, 2004; The Ambrosiacs, 2009; Shadows of the Read, 2011 y Barking Wings, 2012. Ha publicado su obra en cerca de 250 revistas, antologías y periódicos de quince países y en nueve lenguas. Recibió varios premios de poesía en su país. Ha dirigido numerosos talleres de poesía.

Publicado en agosto de 2013

Mapa del Sitio
Gulliver: