English

El texto estentóreo (La tensión de la partida): Hanan Awwad

Poetas invitados al 25 Festival
Internacional de Poesía de Medellín

Julio 11 al 18 de 2015

Poetas de Asia



Hanan Awwad   nació en Palestina en 1951. Es poeta, narradora, académica, ensayista, investigadora, profesora y activista política en defensa del pueblo palestino. Es presidente del Pen en Palestina y  miembro del Consejo Nacional Palestino. Fundó la Asociación de Escritores Palestinos, la Asociación de Periodistas Palestinos y La Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad. Ha representado a su país en más de 500 encuentros internacionales de literatura, política y derechos humanos.
Realizó estudios en educación, literatura, lengua árabe, periodismo y filosofía, en destacadas universidades del mundo. Fue asesora cultural de Yasser Arafat entre 1998 y 2004 y es miembro de la Comisión de Paz para el Medio Oriente.

Ha publicado, entre otros libros: Escribo con mi sangre, 1983; El retorno prometido, 1988; He elegido el peligro, 1988; Desde atrás del alambre de púas, 1993; Memoria del asedio, 2002; En el comienzo TÚ Palestina, 2004.  

Obtuvo, entre otros reconocimientos, el Premio de la Academia de Artes y Ciencias de China, 2002; el Premio de Poesía de Italia, 2004; el Premio de Literatura de la República de Mali, otorgado por su presidente; y el Premio Yasser Arafat, 2004.

Palestina: Memorias del sitio Por Hanan Awwad. Libros Google.
Es tiempo de que triunfe. Lectura de poemas Canal YouTube Revista Prometeo
Antología de poemas Festival Internacional de Poesía de Medellin
Antología de poemas Festival Internacional de Poesía de Medellin
Woman International League for Peace and Freedom
Live With Talat FK VIDEOS

El texto estentóreo
(La tensión de la partida)


Por Hanan Awwad
Traducción de León Blanco con la colaboración de G. Leogena

El hombre que ha morado en nuestros corazones,

Nos abrazó a través de las vetas de la llama, y viajó hasta nosotros con Ojos cananeos.

El hombre que no intenta sino por nosotros y con nosotros. Que parte a encontrarnos dignificados en el diseñar el resultado de la integridad y la grandeza.

La tensión de la partida era abrasadora, se prendió el alma en llamas. Se montó el alma herida sobre las ramas de la tribulación. La rama se quebró adhiriéndose a sus partes restantes.

La grieta empeoró, en conflicto con una ramita melancólica y un arbusto,

Tratando de abrazar lo que permanecía.

La reminiscencia solía seguir tus ojos y envolverse en el regazo de mi cálida memoria.

El lugar está desolado. Oh Invisible y en Persona Propia.

Tu presencia conglomera la calidez del universo en el banco hundiéndose en el silencio del momento.

Te he extrañado al recordar la relajante melodía cuyo ritmo se tornó discordante cuando el lugar carecía de tu presencia.

Visualizo tu llegada como las afiladas ruedas del destino para cargarnos de confianza y escribir el testamento.

¿Quién me compensará por tu pérdida?

¿Quién compensará al pueblo palestino por esta pérdida y separación?

¿Quién verterá anestésicos sobre las dolorosas heridas?

Y ¿quién cuestionará, interrogará e investigará?

Mis alas todas se rompieron
Mis alas todas se rompieron.

Oh Padre, eres el concepto nacional y mi voz digna.
Oh Padre, eres el retrato de la gloria en el atavío de la esperanza.

¿Cómo hicieron las horas su camino hasta nosotros con sus esfuerzos amargos y en el vapor del momento entrelazado con alambres de púas y tronos?

El trágico momento advino y sucedió la despedida insoportable.

Te hemos extrañado, Padre, cuando nuestros ojos se apartaron de ti; y sólo nos permitimos las tentaciones circundantes.

Te hemos extrañado, Padre, cuando nuestro comportamiento era sólo a favor de nosotros mismos, y nos quedábamos satisfechos con él como nuestro símbolo y lema.

Te hemos extrañado, te matamos, padre, al ignorarte y viendo sólo tu firma roja y a ti, colgado en la horca de César.

Te extrañamos, en la lujosa memoria de nuestro egoísmo.

Eres la voz del guerrero, luego el aventurero.

Te extrañamos, te asesinamos cuando ocultamos hechos y pecados cometidos.

Te extrañamos cuando dormitabas en los cuarteles de las dificultades.

Seguimos caminando por la senda de los amantes, los ausentes.

Te extrañamos, Padre, cuando al rodearte nuestras voces se desvanecían, y chupábamos el agua del romance fugaz.

Te extrañamos y te dejamos solo, firme, duradero y en el dolor de las heridas abiertas, con una protesta en cada rincón y esquina, en regiones cercanas y lejanas,

Lluvia, huracanes y revoluciones estallaron cubriendo toda la excrecencia de la Patria.

Qué repugnante situación. ¿Tiene el corazón un pulso y tiene el pulso un esfuerzo, mientras ofrecemos despedirnos del esfuerzo?

¿Estamos satisfechos con la investigación y las Altas Cortes de la Historia?

¿Estamos satisfechos con las decisiones y las disculpas?

¿Serán suficientes las lágrimas en los ojos y el corazón y nuestra parcialidad inmortal hacia ti?

¿Cómo podrían las diminutas partículas de arena osar acumularse en  la dirección de tus manos? ¿eres el núcleo de la semilla que siempre prevalece, y el concepto?

Y me pregunto cómo doblaron las campanas para delinear un horizonte en preparación para el "Terminus AD QUEM” de la muerte.

También me pregunto cómo podrían las voces atreverse a levantarse después de tu muerte en el intercambio de conversaciones hacia el punto final del túnel.

También me pregunto cómo observadores, embajadores, poetas, príncipes y  amigos se atrevieron a anunciar la noticia de tu desaparición antes de que realmente ocurriera.

¿Qué diré sobre este tiempo belicoso?

¿Qué diré sobre este tiempo de apostasía?

¿Qué diré sobre esta época de Mameluco?

¿Qué puedo decir de la confusa situación?

¿Qué puedo decir de las promesas que reposaban en las cuentas bancarias de sus dioses y perdieron el símbolo inmortal?

¿Qué podía decir al sentir tu voz estrangulada cuando fuiste retratado, el más reverendísimo y digno Profeta árabe.

Querían un hombre ordinario, uno laico que temiera al destino, la pobreza y la lluvia.

Querían que te asustaras por el ASEDIO.

Te acusaron de ocultar una cuenta para que los “locos” pudieran vivir.

Acaricio tu rostro enrojecido
Y tus ojos que destellan fuego y desafío

PREPÁRATE... ALERTA

No te inclines

EL TRIUNFO ES LA ABSTENCIÓN DE UNA HORA

PREPÁRATE... ALERTA

"NO SEA TÍMIDO
Y ELEVA TUS OJOS HACIA MÍ

PORQUE CUELGAS A MI LADO SOBRE LA HORCA DEL CÉSAR

TAL VEZ, SI TUS OJOS CONFRONTAN LA MUERTE EN MI OJO, NINGUNA ENTIDAD SONREIRÁ DESDE MI INTERIOR,

PORQUE HAS ORGULLOSAMENTE LEVANTADO TU CABEZA UNA VEZ

¿Qué puedo decir después de haber descubierto la verdad?

¿Quién ha decidido mantener en frío depósito tu nombre y asociarse con el fin de ser el héroe y el centro de atención en una ilustre obra?

¿Qué debo decir a quienes plagian la sublime posición a  través de una decisión usando sello en relieve y la tinta aprobada con la estampa del sello del gobierno central?

Hay colores dispersos... polvo, polvo y polvo.

¿Qué puedo decir? Lo rojizo está aquí y allí, la amarillenta y dudosa decisión.

El polvo me quema y la niebla me mata cayendo sobre mi memoria, tratando de descifrar y dar detalles adecuados.

Qué puedo decir, y la árabe Fátima en medio de un momento sin esencia clama el manejo de un negocio, y todos corren llevando las bolsas pecuniarias 'cantando dinero'.

OH... OH no he visto a mi madre... No he visto a tu madre,

A nadie veo a tu alrededor.

Pero la batalla de UHUD se ha manifestado ella misma en el tiempo del pecado.

El monte se ha sacudido y sigues esquivando el viento volando con salvaje abandono en tu dominio.

Las mesas de alimentos (los banquetes) se han ampliado enormemente en la zona.

La vida nocturna se ha vuelto próspera y en pleno apogeo.

A'shah es atento y Jadiya indiferente.

Y Mustafa se ha envuelto en un Kuffiyah monologando

Creyendo en el momento de la desaparición

Que él puede llegar a ser-puede llegar a ser la otra cara donde se oculte
En sí mismo.

Él floreció, se tornó amarillo, floreció entonces y luego se volvió adverso.

Era una escena repugnante y tú fuiste la pulcritud.

Fátima esperaba tu salida esperada, tu salida.

La escena era grave y fuiste la belleza sublime.

Querías dignidad y ellos querían que no existieses, fuiste la primera esperanza de la primavera.

Querías el testimonio, y ellos querían una persona perdida.

Querías grandeza y ellos querían un amante carente de esplendor.

Querías seguridad, querías redención.

Ellos querían el banquete antes de sonar las campanas.

La matanza comenzó sin prisas.

No hubo concesión de respiro... no hubo concesión de respiro.

Pero ellos sentían las venas de tu conciencia y la determinación bien construida en ti.

Establecieron la cruz por ti.

Amigo y compañero deambularon.

El hijo, el padre y el tío fiel, participaron todos en la crucifixión.

Como quien lleva el turbante testigo de la salida silenciosa.

Establecieron todas las cruces de madera para el amado, para el amado.

Y todos las cruces se inauguraron clavadas en las uñas de la perdición,

Y surges Grande y Glorioso.

Eres lo suave de la fidelidad. Observas nuestra lealtad, llamas,

Los compañeros parecen extraños

Los parientes son extraños – Los amados son extraños

En busca de la 'Montaña de oro' fabrican peligros y errores.

Cada día asumen una máscara dentro de una máscara.

La sangre se derramó en el umbral de la primera juventud.

Y la sangre es Palestina.

La gloria eres tú PALESTINA.

Ellos apresuraron los instrumentos de la salida.

Los apresuraron en la aceleración de la memoria.

Se apresuraron en la preparación del texto de despedida.

Se apresuraron en la "Última Cena"

Y mientras hacían la despedida, aprobaron el canto, aprobaron la apuesta.

Se apresuraron a resumir el destino.

Formulan seguridad esplendorosamente presente como si la escena fuera tan luminosa como el resplandor del día.

Como si estuvieran satisfechos con la escena,

Tejiendo los rayos del sol en medio de la oscuridad.

Abrazando el día en prisión,

Flotante con el texto estaba el sol de la mañana.

La despedida tropieza.

Rosas amorosas despiertan al laurel y las guirnaldas como expiación al silencio eminente

Y la revolución del que es largo.

Disculpas a tus ojos que nos desaprobaban seriamente,
Mientras mirabas desde el avión que habías abordaste para ir
Allá.

Tú estás con nosotros, querido amante.
Oh, amante Sublime

Oh, el más querido amante

Te pido disculpas

En tu elegía, no habrá informes,

La lealtad y la fidelidad se aproximan a ti,

Te pido disculpas... a tus ojos, a su franqueza y sentimiento filantrópico.

Lo siento por el espíritu sublime de tu pecho volando con nosotros a la libertad absoluta y la justicia.

Lo siento, Padre, mientras escribo mi historia de afiliación

Y eres la fortaleza para nosotros, para mí

Lo siento, Padre, el más amado

Oh, Gran Padre, Gran Líder

Que lanzas una mirada furtiva a los hombres

¿DÓNDE ESTÁN LOS HOMBRES? DÓNDE ESTÁN LOS HOMBRES?

Llamaste toda la noche y tu voz penetró el aire

El sueño te abandonó lejos, muy lejos

Cruzaste los mares, pero seguiste siendo una fuente francesa a pesar de la falta de docilidad a tu alrededor.

Huelo un extraño olor emanando de allí,

Huelo el olor del horror allí,

Huelo el olor de la desgracia y la destrucción,

Y el silencio premeditado

Y el escape a la fuga

Y las cortinas caen... y las cortinas caen

Yo glorifico todo en ti - glorifico todas las cosas
Yo glorifico las cenizas que te abrazaron

Yo glorifico el ataúd blanco que guarda tu cuerpo

Yo glorifico tu idioma especial

Que usaste en la comunicación con los tronos del Sultanato

Yo glorifico tus mandamientos y la gesticulación de tu ojo

Y todo lo que dices

¿Cómo madurarte a ti, que eres las dulces gotas en el cáliz inmortal de la existencia?

Cómo madurarte a ti y a las mariposas de la primavera Palestina que se juntaron a tu alrededor.

Resplandece.

Pinos y olivos han asumido su grandeza declarada

Y las velas de la fidelidad se encendieron en un sagrado aceite brillante.

Oh, los bautizados por Jerusalén, el suelo y el perfume

Ataviados de gloria y fidelidad,

Elegidos para el beneficio divino,

¿Dónde, estremecido por la conspiración cuyos rasgos fueron esparcidos sobre tu cuerpo casto, te condujeron por el camino de sufrimiento sin retorno?

¿Cómo despedirnos de ti?

¡Con clavel y guirnaldas, rama de olivo, y aplausos!

Y la voz de ALLAHU AKBAR (DIOS ES EL MÁS GRANDE) ¡saliendo de las paredes de nuestra ciudad-Jerusalén!

Por cuál prosa o poema o verso

Por cuál visión, rosa, cuento y novela cuya inspiración proviene de tu transfiguración.

Su esfuerzo es un susurro del canto... Himnos.

Dame tu mano para besarla dos veces, tres veces y para los tiempos

Dame tu frente alta para decorar aquello que pueda descansar en tu laurel.
Y regarlo con exhalante fragancia.

Dame tu voz inmaculada.

Dame tu Kuffiyah tejido con el pacto.

Descansa en Paz, lo prometemos y juramos

Por tanto lo prometemos

Oh, Yasser, Oh Abu Ammar

Concédenos horas extras.

No salgas.

Concédenos un gran momento de magnanimidad para procrastinar la salida.

Concédenos nuestra Dignidad en ti

No partas... No partas.

Concédenos espacio suficiente para postergar la salida.

Concédenos un poco de paciencia.

No partas

No partas

Concédeme el esfuerzo de tu presencia.

Y acéptame en tu protección de espada

Nunca serás un emigrante

Nunca serás un extranjero.

También serás el amado, el amado.

Nunca serás sino un

Amante íntimo.

Serás suavizado con la grandeza.

Eres la señal de nuestro secreto.

Eres la pureza y por medio de ti la fidelidad.

Eres la conciencia que nunca morirá.

Eres la gente que se negó a morir.

Adiós... Adiós.

Este adiós impregna la profundidad de las heridas.

Adiós... El adiós me explota, me mata y causa sufrimiento y dolor.

El adiós... El adiós me interroga, me pide cuentas.

La luz en lo absoluto, es tu luz.

Ensayo tu retórica dos y tres veces.

Tecleo. Lloro. Rompo los papeles que me desgarran.

Oh despedida, ¡me desgarras!

LA HERIDA EN LA PALABRA ES LA SANGRE DEL VENADO APRESADO.

Adiós, oh guerrero, en las ciudades del volcán.

Hasta siempre, él, que teje un concepto eterno.

Hasta siempre, él, compacto en el tiempo de la similitud.

Hasta siempre, él, profuso con grandeza.

Hasta siempre, él, el guardián de la promesa.

Expandiendo la seguridad y diseminando tranquilidad desde las jaulas del horror.

Adiós, tú, erguido en los cielos de los justos.

Tú, el vengador difundiendo el mensaje de aquellos que se han apartado del himno nacional.

Saltaste sobre el asedio del alma y de la tierra

Armándote de valor y espíritu para un LARGO ¡VIVA PALESTINA!

Adiós, Oh querido, conquistador de lo imposible,

Adiós a la tortura de los muros.

Adiós a la tortura del asedio.

La paz sea contigo,

Hombre milagro de la profusión

Y la genuina afiliación.

Publicado el 11 de febrero de 2015

Última actualización: 04/07/2018