Festival Internacional de Poesía de Medellín


Julio 8-15, 2017

POETAS INVITADOS

Gustavo Adolfo Garcés (Colombia, 1957)



Gustavo Garcés   nació en Medellín en 1957. Es abogado de la Universidad de Antioquia y Magister en Estudios Políticos de la Universidad Javeriana. Ha publicado: Libro de poemas, 1987; Breves días (Premio Nacional de Poesía Colcultura, 1992), Pequeño reino, 1998; Espacios en blanco, 2000; Libreta de apuntes, 2006; Hasta el fin de los números, 2012; y Una palabra cada día, 2015.

Su poesía, reconocida por su delicada precisión e intensa y expresiva brevedad, rebosa de humor, inteligencia y celebración, reflexión y memoria, de la naturaleza y el mundo.


POÉTICA


Cada palabra
funda su reino


ALDEANO


El poeta
de estos
pagos
cría vacas

muchos
tienen voz
en sus
historias

mientras
despluma
una gallina
cuenta cómo
su pueblo
se fue
a pique

sonríe
al saber
que es
el personaje
de estos
versos 


WALLACE STEVENS


Le gusta
husmear

dice
su biógrafo

glosa
matices

los ojos
siempre
en las
palabras

las que
zumban
y las que
retumban

camina
por
el sendero
de las moras
hasta
la charca
de los ciervos

acude
a lo que
murmura

en pantuflas 


VISITA


Un pajarillo
en mi ventana

rojo
como brasa

va a la hierba
y regresa

le presto toda
la atención

no contesto
el teléfono

EL PODER

Qué lograrás 
con ascender
hasta ese cielo que sangra

MALA ESPINA

Por decir la rosa
sangro y fracaso
con esmero

LIBRO DE GRABADOS

Me detengo en la página
de la rana
y creo sentir 
su sangre fría

EL ÁNGEL MALO

El primer verso tiene carta blanca

el segundo un hambre devoradora

el tercero es un animal enorme

el último verso excede nuestras fuerzas

 

LAS PALABRAS

¡Ah! las palabras
que se las dan de exactas

las que se sienten
de mejor familia que el silencio

EL POEMA

Las palabras
se pasean como hormigas
por el cuerpo de la noche

doy fe del comezón

EL POEMA

Palabras que vacilan
en el paladar

dudas
en el cielo de la boca


MIS AMIGOS

Tuve un insomnio feliz

pasé la noche en vela
pensando en mis amigos

increíble tanta risa
en la memoria

INFANCIA

La infancia
regresa en silencio

siento que me aprietan
las manos de mi padre

ESTRELLAS INVISIBLES

Hay noches
en que uno descubre
la escalera
la puerta 
y la cerradura

pero la habitación
sigue siendo secreta

DIFICULTADES DE LA POESÍA

La idea era
beber un poco
ponernos alegres
pero nos emborrachamos
en exceso
y lo que hicimos
fue tener una opinión
demasiado buena
de nosotros mismos

FORTALEZA

Para impedirte el paso
tendría que levantar
el puente levadizo

siempre 
que la excavación fuera profunda
y circundara la fortaleza

pero qué hacer sin foso
sin puente
sin castillo


DRAGONEAR

Cuáles asuntos
afligen al dragón

por qué su gesto
desapacible

de cuáles actos
se hace responsable

con qué afán se esmera
en ser un monstruo

*

Sentido de las poéticas


Por Gustavo Adolfo Garcés
Especial para Prometeo


Intento un verso
de espíritu leve

un poema bello
como un insecto

1

Las palabras se pasean como hormigas por el cuerpo de la noche; doy fe del comezón.

2

Hay noches en que uno descubre la escalera, la puerta y la cerradura, pero la habitación sigue siendo secreta.

3

Como la construcción de las catedrales de la Edad Media, que duraba siglos, así tu poema.

4

Palabras que vacilan en el paladar, dudas en el cielo de la boca.

5

El primer verso tiene carta blanca; el segundo, un hambre devoradora; el tercero es un animal enorme; el último verso excede nuestras fuerzas.

6

Por decir la rosa, sangro y fracaso con esmero.

7

¿Qué hace el poema con un penacho de plumas? Con él nunca se sabe, nada es del todo lógico, las plumas no se caen de su peso.

8

¡Ah!, las palabras que se las dan de exactas, las que se sienten de mejor familia que el silencio.

9

Llegas al alma por el esplendor de lo inútil, y entonces las palabras se hacen ciencia.

10

¿Qué milagro hizo que entraras en el tiempo sereno del poema y descubrieras el vigor de la hierba?

11

Las palabras, pequeños episodios que ruedan al olvido, voces que no están siempre a nuestro alcance, versos, segmentos de la tregua.

12

El primer verso no lleva a ninguna parte; ¿de qué se hace eco el segundo?; el tercero es un límite que asusta; el cuarto, sólo una pregunta; el quinto cuesta verlo; el sexto se parece a la soledad; el séptimo y los restantes son un lugar imaginario.

13

Las formas que no llevan a la verdad son la verdad.

14

Lo que lleva dentro son palabras; sabe muchas, pugna por una.

15

Se arruina el verso, se ablanda y apoltrona; ha oído decir que su tema es pura tontería, pero él se obstina en turbar las reglas. Mira la mosca, quiere aprender de su zumbido.

16

El verso no es lo que deseabas decir, tampoco lo que dices; las palabras a un tiempo arden y envejecen.

17

Palabras que llegan después de un día oscuro, el poema.

18

Palabras dichas al azar, bellas sin saber por qué, con esa extraña capacidad de ser inútiles. ¿Qué ocultan?, ¿por qué nos afectan?, ¿en cuáles bocas han estado?

19

Escribe con cierto estupor, un poco a ciegas, cavila de la primera a la última palabra, de uno a otro silencio; defiende la extrañeza.

20

Hablar al aire, en una lengua que no llegó a ser cosa común.

21

Para que cantes, muchacha, toco la cítara. Tu voz mitiga la ruina de la casa, y trae de nuevo los sueños y el convite; por ella hemos esperado tanto tiempo a la puerta.

22

Nada altera el verso: permanecen iguales el agua y sus orillas, los trenes que se van y los que llegan. Tus ojos no supieron ser otros.

23

Una palabra cada día: la montaña vuelta sombra en el río, el exilio rojo del poniente, los hábitos que siempre tienen que ver con los errores, las luces que no se apagan en la memoria, un muro en medio de la vida, lo que no se sabe y lo que no se dice.

24

El hallazgo lo hizo lento. Fue casi amable, pasó por alto muchas opiniones; nadie creería que fue un ser atormentado, cauteloso con su devoción.

25

Los versos miden fuerzas, son todo curiosidad y expectativa. A veces permanecen inmóviles, incapaces de hablar; otras muestran los dientes. Muchos caen en un lago de fuego.

26

A medianoche, unas pocas palabras hormiguean, miran los escalones de piedra de un viejo almanaque, hablan en voz baja: una página las abandona para siempre.

27

Se despertó, preparó el café, leyó los titulares del periódico, escribió algo acerca de las luces fluorescentes sobre la calle mojada, y pensó que todo lo escrito eran disparates; miró por la ventana, volvió al cuaderno.

28

El poema se nos escapa, no quiere ser un animal doméstico; desobediente, crece sin ritmo.

29

La ceremonia es lenta y solemne, el verdugo saluda y la guillotina hace lo suyo: el ojo muerto del poema nos enferma.

30

Final: ningún verso vendrá a buscarnos.

31

Texto: creí que ya estaba terminado, nada de trazos arbitrarios, todo cabía, las calles, el río, la lluvia; las lámparas y una avenida perdiéndose en el horizonte. Me gustaba vivir allí, nunca soñé con abandonarlo.

El taller de la llama. Poesía, pedagogía y derechos humanos

Actualizado el 27 de mayo de 2017
Publicado en mayo 5 de 2015

Mapa del Sitio
Gulliver: