Festival Internacional de Poesía de Medellín

GUSTAVO GARCÉS

Colombia, 1957


EL PODER

Qué lograrás
con ascender
hasta ese cielo que sangra

MALA ESPINA

Por decir la rosa
sangro y fracaso
con esmero

LIBRO DE GRABADOS

Me detengo en la página
de la rana
y creo sentir
su sangre fría

EL ÁNGEL MALO

El primer verso tiene carta blanca

el segundo un hambre devoradora

el tercero es un animal enorme

el último verso excede nuestras fuerzas

 

LAS PALABRAS

¡Ah! las palabras
que se las dan de exactas

las que se sienten
de mejor familia que el silencio

EL POEMA

Las palabras
se pasean como hormigas
por el cuerpo de la noche

doy fe del comezón

EL POEMA

Palabras que vacilan
en el paladar

dudas
en el cielo de la boca

 

 

MIS AMIGOS

Tuve un insomnio feliz

pasé la noche en vela
pensando en mis amigos

increíble tanta risa
en la memoria

INFANCIA

La infancia
regresa en silencio

siento que me aprietan
las manos de mi padre

ESTRELLAS INVISIBLES

Hay noches
en que uno descubre
la escalera
la puerta
y la cerradura

pero la habitación
sigue siendo secreta

 

DIFICULTADES DE LA POESÍA

La idea era
beber un poco
ponernos alegres
pero nos emborrachamos
en exceso
y lo que hicimos
fue tener una opinión
demasiado buena
de nosotros mismos

FORTALEZA

Para impedirte el paso
tendría que levantar
el puente levadizo

siempre
que la excavación fuera profunda
y circundara la fortaleza

pero qué hacer sin foso
sin puente
sin castillo


DRAGONEAR

Cuáles asuntos
afligen al dragón

por qué su gesto
desapacible

de cuáles actos
se hace responsable

con qué afán se esmera
en ser un monstruo

El taller de la llama. Poesía, pedagogía y derechos humanos

Sentido de las poéticas

Gustavo Garcés nació en Medellín en 1957. Abogado de la Universidad de Antioquia y Magister en Ciencias Políticas de la Universidad Javeriana. Ha publicado: Libro de poemas, 1987; Breves Días, Premio Nacional de Poesía Colcultura, 1992; Pequeño reino, 1998 y Espacios en blanco, 2000; Libreta de apuntes, 2006. Al decir de Edgar O’Hara “…Garcés, abogado de profesión, podría ser en su escritura un pico de oro más de los que Latinoamérica produce en cantidad, como el maní dulce. Sin embargo, sigue en poesía la línea de conducta verbal de otro abogado y grandísimo poeta: don Fernando Charry Lara. Enseñanza mayor: alejamiento del palabreo conocido, entrada en el reino de la exactitud. Dentro de esta ética verbal, Charry Lara pertenece a una familia poética distinta: su diálogo es con Gorostiza, Chumacero, Anguita y otros enamorados de la palabra hermosa y sugeridora. Por su parte, Garcés también continúa en la línea de oposición a la verborrea y se nos muestra devoto de lo minucioso. Y tiene otras cercanías: William Carlos Williams y los objetivistas estadounidenses, José Manuel Arango, Pacheco, Creeley, Ungaretti, la poesía japonesa y china…”

Mapa del Sitio
Gulliver: